Brasil amenaza a Chile con represalias si bloquea su mercado por el caso de la carne podrida

Por Cambio16
21/03/2017

Chile, China y Corea del Sur son los primeros países que han anunciado una suspensión temporal de las importaciones de carne brasileña. Por su parte, Brasil ha prometido este lunes que tomará represalias contra Chile si este país cierra completamente las puertas a su mercado cárnico, informaron medios locales chilenos.

Los vetos se suceden a raíz de un escándalo de corrupción que puso al descubierto adulteraciones por parte de una red criminal de carne, producto clave en las exportaciones del país sudamericano. Mauricio Moscardi, jefe de la Policía Federal de Brasil, destacó que las empresas utilizaban “ácidos y otros productos químicos, incluso cancerígenos, para disimular las características físicas del producto podrido y su olor”.

Después de las semillas oleaginosas y minerales, la carne ocupa el tercer puesto como bien exportador de Brasil, que la vende a 150 países. El presidente brasileño, Michel Temer, ha mantenido este domingo un encuentro con los embajadores de los países importadores para resolver este asunto muy sensible para su presidencia.

“Tenemos un sistema muy riguroso de inspección sanitaria en Brasil. El número de funcionarios del Ministerio de Agricultura involucrados en los fraudes es diminuto”, explicó Temer, citado por EFE.

 

Una investigación interna en Brasil reveló que varios funcionarios adulteraban las fechas de vencimiento de la carne que se vendía en el mercado interno. Las autoridades argumentan que el escándalo solo afecta al mercado interno, y que ya han sido investigados 33 funcionarios de unos 11.000 vinculados a la sanidad, así como 4.837 unidades productivas, de las 21 están sujetas a una investigación federal.

Mediante el pago de sobornos, las compañías vendían carne vencida o contaminada o bien la redireccionaban a otras mercados cuando eran rechazadas en destino.

Como consecuencia, Chile y China suspendieron sus importaciones, mientras que la Unión Europea y Corea del Sur impulsaron más controles a las carnes brasileñas, lo que ha provocado una crisis comercial en el país sudamericano.

En ese contexto, el presidente Michel Temer intentó el lunes calmar la situación invitando a una veintena de embajadores de países que importan productos del país a una cena para despejar las dudas sobre la carne brasileña.

Loading...