Un primer ministro japonés estará de visita en Pearl Harbor por primera vez en la historia

Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Share on Facebook0Email to someone

Por Andrés Tovar
06/12/2016

El primer ministro de Japón, Shinzo Abe, hará historia finalizando este 2016 haciendo algo que ningún primer ministro japonés ha hecho nunca: visitar Pearl Harbor.

Abe anunció el viaje sorpresa durante una conferencia de prensa este lunes. Abe estará en Hawai los días 26 y 27 de diciembre junto con al presidente de EEUU, Barack Obama. La visita, dijo Abe, se dirigirá a “consolar las almas de las víctimas” y enviar “un mensaje sobre el valor de la reconciliación entre EEUU y Japón y mostrar al mundo que nunca deben repetirse los horrores de la guerra”.

El hecho de que ningún primer ministro antes que Abe haya hecho esto es un testimonio de cuán cargado de recuerdos de la Segunda Guerra Mundial siguen teniendo japoneses y americanos. Y el hecho de que eso está cambiando ahora muestra la fuerza de la relación entre Estados Unidos y Japón en la actualidad.

También es un movimiento revelador de un primer ministro que, para los estándares japoneses, es un nacionalista bastante agresivo, pero que ha demostrado en los últimos años una capacidad astuta de usar la memoria histórica para mejorar las relaciones japonesas con los poderes mundiales clave.

¿Por qué ningún líder japonés había visitado Pearl Harbor?

Estadounidenses y japoneses ven los ataques de Pearl Harbor de manera muy diferente. Los estadounidenses en general lo recuerdan como un acto de agresión no provocada por un poder totalitario vicioso o un crimen de guerra similar a 9/11. Los japoneses en cambio tienden a verlo como consecuencia trágica de la diplomacia fallida entre los dos países, que culminaría en los más terribles ataques atómicos: Hiroshima y Nagasaki.

“El programa de historia en las escuelas secundarias japonesas se centra principalmente en los puntos de vista de los militares japoneses y el posterior impacto del ataque sobre Japón” escribe Yujin Yaguchi, un historiador de la Universidad de Tokio, que estudia las opiniones del Japón de Pearl Harbor, en un artículo de 2011 publicado por History News Network.

“Para los maestros japoneses, Pearl Harbor es naturalmente conectado con Hiroshima y Nagasaki, porque ambos fueron testimonios del horror”, agrega.

No obstante, el ataque japonés a Pearl Harbor no es tan especial. Es sólo un capítulo histórico de la Segunda Guerra Mundial. “No es Pearl Harbor un tema tan sensible para que EEUU y Japón no puedan verse a los ojos, incluso después de más de medio siglo de una fuerte alianza política y militar, así como estrechas relaciones culturales”, escribe Yaguchi.

En el pasado, los líderes japoneses – en particular los conservadores, como Abe – habían sido reacios a tomar una postura conciliadora con la Segunda Guerra Mundial. En 1991, en el 50 aniversario de Pearl Harbor, los legisladores de izquierda propusieron una resolución pidiendo disculpas por el papel de Japón en la guerra. El partido de centro-derecha de Abe, el PLD, bloqueó el proyecto de ley.

Desde que ganó la posición de primer ministro en 2012, Abe ha mostrado todos los signos de compartir esta actitud. De hecho, ha intentado en varias ocasiones movilizar a Japón lejos de su postura pacifista de posguerra, incluyendo (entre otras cosas) la revisión de la Constitución japonesa para reformar su compromiso con el pacifismo. También se ha referido al profundo pesar nacional de Japón tras la Segunda Guerra Mundial, lo cual calificó como “masoquismo”.

¿Por qué Abe puede haber cambiado de opinión?

Así, que Abe decida visitar Pearl Harbor y específicamente bajo la motivación manifiesta de “rendir un homenaje a las víctimas japonesas y estadounidenses” es una sorprendente bastante radical de postura. ¿Que esta pasando?

Por un lado, la visita de Pearl Harbor es un acto de reciprocidad. A principios de este año, el presidente Obama visitó Hiroshima, siendo el primer presidente estadounidense en hacerlo. Obama dio un discurso expresando su solidaridad con las víctimas de la bomba atómica, pero no se disculpó formalmente por la decisión del presidente Harry Truman de lanzar la bomba.

Abe parece estar devolviendo el favor casi exactamente, haciendo un viaje de importancia histórica, pero sin mayores gestos de una disculpa formal. En términos más generales, Abe está demostrando un enfoque sorprendentemente flexible para el uso de disculpa y de la historia como una herramienta del arte de gobernar.

El legado de la Segunda Guerra Mundial complica seriamente las relaciones entre Japón, Corea del Sur y China. A veces es el resultado de una simple falta de disculpas por parte de Japón; otras veces, es el resultado de las distintas percepciones del mismo sitio histórico o evento. De todos modos, esto puede dar lugar a una enorme presión pública en contra de las relaciones entre los estados. Abe se ha mostrado dispuesto a dar cabida a estos sentimientos con el fin de avanzar en el interés nacional de Japón,  moviéndose más allá del nacionalismo más estridente que siempre caracterizó su política.

“Con cierta condescendencia, Abe ha crecido recientemente como político. Es decir, la cabeza política ha anulado su corazón,” escribió The Economist en agosto pasado. Como ejemplo de ello, cita que en diciembre del año pasado, el gobierno de Abe pidió disculpas a Corea del Sur por el reclutamiento forzoso de Japón de mujeres coreanas como esclavas sexuales de sus soldados durante la Segunda Guerra Mundial (las denominadas “mujeres de solaz” ). Japón emitió una declaración formal y pagó alrededor de $ 8.3 millones en un fondo para las víctimas que sobrevivieron.

La lógica aquí, por parte de Abe, es que tomar una línea dura en la historia no vale la pena para los actuales intereses japoneses. Y eso parece ser lo que está en la visita de Pearl Harbor: Abe está utilizando la memoria histórica para suavizar las relaciones con un estado asociado clave, un movimiento que parece ser especialmente inteligente dado que Japón está escéptico con la llegada de Donald Trump a la presidencia de EEUU.

Loading...