"Papal athleisure": el nuevo mensaje de Francisco... está en su ropa

POR ANDRÉS TOVAR
15/06/2017

Francisco tiene su propia manera de hacer las cosas. Tras cuatro años de su papado, el líder sin pelos en la lengua de la Iglesia Católica a veces ha tomado posturas no convencionales en temas como la homosexualidad y el divorcio. Y a medida que avanza su pontificado, incluso su estilo de ropa es bastante único.

La cadena de noticias católica Crux dedicó un espacio a este punto tan particular, precisando que el aspecto preferido del Papa es hoy mucho más claro y más práctico que el de sus predecesores, prescindiendo de cualquier exceso de adorno y que tiende hacia los tejidos sencillos y ligeros. Hasta le han dado una definición: “Papal athleisure“, un estilo “relajado, casual y menos formal que ha establecido realmente una tendencia entre el clero católico”.

Mientras las sedas brillantes fueron una vez que el tejido de elección de muchos de los anteriores pontífices, Francisco ha optado por materiales tales como lana. La faja, por ejemplo, no es de seda y, en una ruptura con la tradición, no lleva el emblema vaticano. También se ha apegado al calzado negro simple -lo que recuerda la predilección de su predecesor, Benedicto XVI, por los mocasines rojos-.

Crux habló con algunos miembros del grupo exclusivo de sastres y zapateros italianos que han proporcionado la ropa a Francisco y otros papas. Uno de ellos calificó el estilo de Francisco de “muy humilde”, mientras que Raniero Mancinelli, que ha vestido a la curia vaticana durante décadas, señaló que varios de los miembros de su círculo y otros líderes católicos de todo el mundo están tomando nota del mensaje tras la señal de estilo del pontífice. “Ahora, con la dirección de Francisco, la gente -ya sea del clero o cercano a él- quiere cosas más ligeras, simples y sobrias”.

Los vestuarios también son mucho más baratas que los que Mancinelli ha hecho en el pasado, apunta precisando que, al igual que el Papa, los obispos y cardenales están optando por simples cruces de madera o metal, pasando por alto las versiones chapadas en oro con gemas incrustadas que antes eran populares.

La ropa usada por el clero en los últimos años por lo general arrojan algo de la pompa que una vez que lo caracterizó. Pablo VI suprimió los trajes de armiño largas usados por los cardenales. Benedicto XVI tuvo un giro para rescatar esas tendencias, con lo que algunos sombreros elaborados y brillantes prendas de color volvieron de nuevo a la curia. Pero su sucesor ha ido más lejos en la dirección de una imagen humilde, sin decoración.

Algunos pueden incluso encontrar lógica en la elección de una simple vestidura blanca por parte de Francisco. “Con una agenda tan apretada, es fácil de lavar y llevarlo de nuevo a la mañana siguiente” dijo Mancinelli.

Loading...