La dolorosa lección que Venezuela le está dando al mundo: fotos de Donaldo Barros

Donaldo Barros

Por Cambio16
12/04/2017

¿Cuándo una democracia deja de ser una democracia? Una posible respuesta podría ser, cuando su corte suprema usurpa todas las funciones de su congreso elegido para cerrar los últimos vestigios de la oposición política y concentrar el poder en manos de un líder autoritario  y luego, tres días más tarde debido a la presión internacional, aparentemente invierte el curso. ¿ Y cuándo debería llamar esto la atención del mundo? Tal vez cuando la población de ese país se levanta en una incesante protesta luego de haber llegado al punto extremo de las privaciones más básicas, incluyendo el colapso de todo el sistema de atención médica, una escasez de alimentos extrema en casi todos los rubros y una inflación de tres dígitos.

Ahora, si el país en cuestión es uno que cuenta con las mayores reservas de petróleo, la cosa llama aún más la atención. Desde el título, ya usted sabe que estamos hablando de Venezuela; pero es quizá ahora que de verdad el mundo conoce con más cercanía lo que ha venido sucediendo en el que era uno de los países más prósperos del mundo. Pocas fueron las discusiones en los organismos multilaterales del mundo, llámense ONU, OEA -con la excepción de los llamados constantes de su secretario general, Luis Almagro– o los parlamentos del mundo; hasta que la bomba de relojería explotó, el pueblo y su oposición salieron a las calles y el mundo por fin se enteró de lo que había detrás.

Nicolas Maduro, “heredero” político del fallecido mandatario socialista Hugo Chávez, ha sido la cabeza más visible de este colapso del bienestar económico y democrático de su país casi desde el día en que fue elegido. Las predicciones de una inminente caída de Maduro y, de hecho, de todo el experimento izquierdista de Chávez – su revolución socialista bolivariana – se hacían con una regularidad que resultaba tediosa. La corrupción, la caída de los precios del petróleo, un posible golpe de Estado… un montón de títulos fueron escritos en todo el mundo para decir que el sueño socialista se caía a pedazos. Hoy el sueño está muerto y reencarnó en un régimen de corte autoritario.

Donaldo Barros

A finales del mes de marzo, el Tribunal Supremo de Justicia (corte suprema), llena de magistrados-compinches a favor del gobierno, comenzó la “esterilización” del Parlamento, del cual la oposición obtuvo el control de la misma con una amplia mayoría de votos de los venezolanos en diciembre de 2015; anulando prácticamente cualquiera de sus acciones -y vengándose, de alguna manera, de un intento constitucional de esa oposición de pedir la destitución de Maduro antes del final de su mandato en 2018-. Tras esa decisión el propio Tribunal se abrogó las competencias del Parlamento. Y – al fin – sus vecinos y el resto del mundo comenzaron a tomar nota.

“El presidente Maduro está haciendo de su propia población rehenes de sus propias ambiciones de poder”, declaraba un portavoz del Gobierno alemán. “Si la división de poderes se rompe, entonces la democracia se ha roto” decía el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. E incluso el Departamento de Estado de Estados Unidos lanzó una declaración pública pálida de oprobio. La presión hizo la diferencia y se obtuvo la respuesta: el presidente socialista, ampliamente ridiculizado, tuvo que pedir al Tribunal que revirtiera la orden.

¿Fue allí cuando se cruzó la línea?, ¿Maduro fue perdiendo cualquier pretensión última de preservar la democracia en Venezuela? Por supuesto, y los venezolanos verdaderamente democráticos lo saben.

Donaldo Barros

 

La maravilla, tal vez, es que los venezolanos se levantaron. No, no sólo para protestar la ruptura de una legalidad, sino a darle una demostración al mundo de lo que muchos sabemos: de cómo los regímenes populistas son proclives a convertirse en dictaduras. Las protestas en Venezuela llevan una semana, siendo fuertemente reprimidas por el aparato policial y militar venezolano. Muchos dirán que es lógico que la autoridad se despliegue cuando un conglomerado protesta, pero en Venezuela lo que se cercena es el derecho legítimo a la misma que toda democracia garantiza. La oposición ha intentado cinco veces llegar a los organismos públicos venezolanos para llevar su protesta, siendo atacados durante las manifestaciones.

La OEA y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, se han hecho eco de ello. Hasta el momento, la represión ha dejado al menos una decena de fallecidos en varios puntos de la nación caribeña, unos 200 heridos y un número similar de detenidos.

Donaldo Barros

 

Donaldo Barros

Y esta semana se ha sumado al panorama algo muy importante: las protestas -que hasta el momento se escenificaban en las zonas urbanas de Caracas, la capital, y otras grandes ciudades; ahora están estallando en los sectores más pobres y marginalizados de esas ciudades, esos que han sido durante mucho tiempo un baluarte de apoyo a los líderes socialistas de Venezuela. Apenas este martes, Maduro asistió a un mitin en el pobre estado oriental de Bolívar el martes por la noche cuando una multitud se volvió hacia él. La transmisión oficial del evento se cortó, pero los vídeos que circulan en las redes sociales muestran a la gente lanzando objetos al vehículo del presidente y maldiciéndolo.

Donaldo Barros

Más tarde esa noche, se registraron fuertes protestas barrios marginales fuera de Caracas y otras ciudades que durante mucho tiempo habían rechazado participar en cualquiera de las protestas casi cotidianas que han envuelto barrios de clase media.

 

El congresista Alfonso Marquina dijo que un niño de 14 años murió en las protestas el martes por la noche en la ciudad de occidental Barquisimeto, al parecer por disparos de partidarios del gobierno. El niño es el tercer manifestante muerto en los últimos días. Funcionarios dijeron el miércoles que estaban acusando a dos policías de matar a un estudiante universitario de 20 años a principios de semana.

Si una rebelión popular viene para Venezuela, puede comenzar con los pobres – una vez chavistas – que brotan de los barrios pobres de las laderas de Caracas o de otras ciudades. Pero si no lo hace todavía existe la posibilidad de que las instituciones de gobierno resurgirán a tomar las medidas necesarias. Es revelador que el llamado del presidente por algunas voces valientes de gobierno ya había comenzado antes de media vuelta de la corte. Luisa Ortega, la poderosa fiscal general y por lo general una aliada del régimen, dijeron el viernes pasado que el amordazamiento de la legislatura equivalía a una “ruptura del orden constitucional”.

La oposición tomó sus palabras como una señal de que el régimen puede estar empezando a fracturarse desde dentro. Para esta semana, ya ha anunciado una agenda de movilizaciones en la calle advirtiendo que no detendrán la lucha. Entretanto, el Parlamento ya comenzó a dar las primeras señales de un encuentro político de cara a pensar en un post-conflicto y un rescate de la nación. Aún queda preguntarse si los militares, que hasta ahora se han decantado por el régimen, podrían elegir este momento para comenzar a empujarlo fuera del poder. Desear la intervención militar conlleva sus propios peligros, por supuesto.

¿No era predecible lo que hoy está sucediendo? En América Latina, han pasado casi 30 años desde que Brasil, Argentina, Bolivia, Uruguay, Paraguay y Chile arrancaron sus dictaduras. Cuba ha seguido siendo la única nación despojada de toda la tradición democrática. Hoy Venezuela da lecciones y nos corresponde a todos en el mundo al menos prestarle mucha atención, ya que ahora se encuentra al borde de revertir la tendencia o convertirse en una dictadura más. El mundo debe elevar sus votos y acciones para apoyar a los venezolanos.

Loading...