Miami enloquecida por la próxima visita de "El Clásico"

Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Share on Facebook0Email to someone

Por Cambio16
21/03/2017

El fanatismo de los estadounidenses por el fútbol sigue creciendo y una nueva prueba de esto es lo que sucedió este lunes. Los más de 60 mil boletos disponibles para el partido entre Barcelona y Real Madrid se agotaron en apenas 20 minutos, lo que significa que el Hard Rock Stadium estará repleto.

Ni siquiera la final de la Copa América Centenario, disputada en Estados Unidos en 2016, había provocado semejante demanda por conseguir una entrada.

El clásico español, que cuenta con más de 100 años de historia, se disputará el próximo 29 de julio en el marco del certamen amistoso llamado International Champions Cup (ICC).

Es la primera vez que ambos conjuntos se enfrentan en territorio estadounidense y la segunda que lo hacen fuera de la península ibérica, después de que se vieran las caras en 1982 en el estadio Farid Richa, de la ciudad venezolana de Barquisimeto.

El Hard Rock Stadium, casa de los Miami Dolphin, cuenta con alrededor de 65.000 butacas y los precios oscilaban entre los USD 400, en la sección standing room (sin asiento), y los USD 4.500.

Loading...
Nº 2.232
Noticias recomendadas
El PP coge fuerza y el PSOE se desploma, según el CIS
Aznar y Uribe exigen a Rajoy que acate el resultado del plebiscito de Colombia
Los votantes que inclinarán la balanza en las elecciones de EEUU
Instagram Stories vs. Snapchat
ETA tiene que ser pasado
Marie Curie: La primera Nobel y víctima de la "búsqueda del bien"
Noticias relacionadas
Marc Gasol participará en su tercer All Star en Nueva Orleans
Lewis Hamilton logra la pole en el GP de Australia
Se viene el evento deportivo más visto en el mundo
¿Qué selección termina el 2016 en el primer puesto de la FIFA?
Ordenan el cierre cautelar de Rojadirecta
Noticias recomendadas
El PP coge fuerza y el PSOE se desploma, según el CIS
Aznar y Uribe exigen a Rajoy que acate el resultado del plebiscito de Colombia
Los votantes que inclinarán la balanza en las elecciones de EEUU