Una Constituyente en Venezuela; ¿la disolución de la República?

Por Cambio16
02/05/2017

La posibilidad de una Constituyente, aunque ya se había asomado semanas atrás, se concretó este lunes en medio de una  movilización del chavismo a propósito del Día del Trabajador en el centro de Caracas. Sirviendo de artículos en la actual Constitución de 1999, establecida a su vez a través de una constituyente uninominal en la que la bancada chavista votó en bloque, Nicolás Maduro y su gobierno hacen así pública la polémica medida que tendría el poder de reorganizar el Estado y podría llevar a la redacción de una nueva Constitución nacional. Una medida que, en un país altamente politizado y con una notable crisis económica e institucional, representaría la apertura de un proceso que podría disolver por completo la disidencia y, con ella, el ejercicio democrático en el país caribeño.

Tras firmar el decreto para convocar a la Asamblea Nacional Constituyente, Maduro señaló que esta instancia “no será una Constituyente de partidos ni élites, una Constituyente ciudadana, obrera, comunal, campesina, una Constituyente feminista, de la juventud, de los estudiantes, una Constituyente indígenas, pero sobre todo hermanos una Constituyente profundamente obrera, decisivamente obrera, profundamente comunal. Convoco a los comuneros, a los misiones“. En este sentido, precisó que hará llegar al Consejo Nacional Electoral (órgano electoral venezolano) las bases de la Asamblea Constituyente y que la misma será electa por voto directo del pueblo para elegir unos 500 constituyentes, “aproximadamente unos 200-250 electos por la base de la clase obrera de las comunas”.

Ante tal anuncio, la oposición venezolana, que ha estado batallando en las calles por casi un mes, alertó lo delicado de tal medida. El presidente de la Asamblea Nacional (Parlamento) de Venezuela, Julio Borges —quien ya había advertido que Maduro iba a convocar una constituyente para evitar las elecciones presidenciales que deberían celebrarse por período en 2018- calificó la medida como un fraude y alertó que este es el golpe de Estado más grave en la historia Venezolana, haciendo un llamado al pueblo a rebelarse y no aceptarlo.

¿Qué es una Constituyente en Venezuela?

Según el ordenamiento jurídico venezolano, una Asamblea Constituyente tiene como objeto “transformar el Estado, crear un nuevo ordenamiento jurídico y redactar una nueva Constitución”. La Constitución de la República Bolivariana de Venezuela incluye en el artículo 348 en el Capítulo III artículos que establecen que “la iniciativa de convocatoria a la Asamblea Nacional Constituyente podrán tomarla el Presidente o Presidenta de la República en Consejo de Ministros”. Además, el presidente “no podrá objetar la nueva Constitución” y los “poderes constituidos no podrán en forma alguna impedir las decisiones de la Asamblea Nacional Constituyente“.

El poder legislativo, la Asamblea Nacional, también habría podido convocar a la constituyente, pero en este momento no tiene dos tercios de mayoría para hacerlo.

Maduro apeló al artículo 347, que dice que “el pueblo de Venezuela es el depositario del poder constituyente originario”. Una vez anunciado el proceso, debe aprobarse el decreto de convocatoria a la Asamblea Nacional Constituyente. El presidente Maduro lo rubricó la noche de este lunes.

Posterior a esto, deben elegirse un total de 200 a 250 constituyentes de cualquier signo político por votación directa, universal y secreta para conformar un congresillo, que quedará encargado de redactar el nuevo texto constitucional. El Poder Electoral debe verificar que la convocatoria fue debidamente ejercida. Al conformarse este congresillo, el Parlamento cesará sus funciones, puesto que el congresillo de constituyentes será el encargado de legislar.

Lo que apruebe el congresillo debe estar ajustado a la Constitución vigente. Si, por ejemplo, se propone un artículo que permita la pena de muerte, eso entra en contradicción con los principios de la Carta Magna actual, por lo que puede activarse el artículo 350 que faculta al Tribunal Supremo de Justicia a decidir sobre el asunto.

Lo que representa una Constituyente en la actual Venezuela

Lo primero que habría que destacar es que Nicolás Maduro, al firmar la convocatoria a la Constituyente, ha precisado que la misma será electa por “voto directo del pueblo” para elegir unos 500 constituyentes, “aproximadamente unos 200-250 electos por la base de la clase obrera de las comunas”, encargando al exministro, exdiputado y exvicepresidente oficialista Elías Jaua, una de las más reconocibles figuras del chavismo, como líder de esa convocatoria junto a otros líderes del partido de Gobierno. Así, la medida tiene una alta probabilidad de ser convocada con un mecanismo distinto a una elección universal, directa y secreta y, mucho más grave, sellarse con un referéndum aprobatorio posterior, como lo hizo Hugo Chávez cuando convocó a la Asamblea Nacional Constituyente en 1998 para aprobar la Constitución venezolana actualmente vigente.

El otro punto que reviste una alta gravedad es que este proceso -convocatoria al congresillo, recolección de propuestas para una posible nueva Carta Magna, su redacción y aprobación- eventualmente podría durar un año o más, siendo muy probable que se desechen las elecciones regionales y las presidenciales en 2017 y 2018, por las que ha venido luchando la oposición como derecho constitucional.

Desde que el 30 de marzo el Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela (TSJ) emitió una sentencia para asumir las competencias de la Asamblea Nacional –de mayoría opositora–, el país se ha sumido en una profunda crisis institucional agravada por los problemas sociales y de desabastecimiento de productos básicos. Tres días después, el alto tribunal dio marcha atrás, pero el descontento de los venezolanos no se detuvo y han seguido saliendo de manera masiva a las calles.

La violencia durante las manifestaciones y la respuesta de las fuerzas del Estado han dejado 29 muertos en ese periodo. Así, nada que no sea una elección universal, directa y secreta ayudará a resolver la crisis venezolana, por lo que esta nueva convocatoria de Maduro solo agudiza la crisis.

Esto, sin contar que Venezuela cuenta únicamente con 10.000 millones de dólares en reservas, el dinero destinado a mantener la economía estable y capear los momentos difíciles, y tiene que pagar unos 6.000 millones en deudas por el resto del año. Venezuela cuenta únicamente con 10.000 millones de dólares en reservas, el dinero destinado a mantener la economía estable y capear los momentos difíciles, y tiene que pagar unos 6.000 millones en deudas por el resto del año.

La respuesta opositora

La oposición advierte que no puede ser una asamblea constituyente comunal y dice que el Gobierno le está quitando al pueblo el derecho a votar, que según ellos es la vía adecuada para una solución a la crisis y constituye un verdadero diálogo nacional.

“Maduro destruye lo único que quedaba de Chávez, la Constitución; que lo sepa el pueblo chavista”, dijo Borges en una rueda de prensa en la tarde del lunes, e hizo un llamado a la Fuerza Armada a no permitir ese llamado golpe de Estado.

Por su parte, el gobernador del estado Miranda y ex candidato presidencial, Henrique Capriles Radonski, sentenció que “frente al fraude constitucional de constituyente que acaba de anunciar el dictador, Pueblo a la calle y a desobedecer semejante locura!”.

Los diferentes factores que componen la oposición venezolana han convocado a nuevas medidas de calle desde hoy, entre ellas mantener la calle y aumentar la presión internacional, además de organizarse para convocar el ejercicio de la desobediencia civil, contemplado en el artículo 350 de la Constitución Venezolana.

Lo que se espera es lo pronosticable: Una constituyente sin elección democrática une a la oposición, aísla más al gobierno y refuerza la lucha de calle. El camino es espinado en Venezuela, la crisis se agudiza.

Loading...