.
jueves , junio 20 2019
Home / Actualidad / 75 años de la operación militar más grande de la historia: el desembarco de Normandía
Desembarco de Normandía
Se cumplen 75 años del desembarco en Normandía, la operación militar más grande de la historia

75 años de la operación militar más grande de la historia: el desembarco de Normandía

Este 6 de junio se cumplen 75 años del desembarco de Normandía, la operación militar más grande de la historia de la humanidad. También llamada “El Día D”, produjo un quiebre en la Segunda Guerra Mundial, marcando el principio de la derrota de los nazis en el conflicto bélico.

El 6 de junio de 1944, las fuerzas aliadas conformadas por Estados Unidos, Inglaterra, Francia, Canadá y otros países, dieron un vuelco a la historia.

La acción militar que recibió el nombre clave de “Operación Overlord”, estuvo compuesta por más de 170 mil soldados, 1.200 aeronaves de combate y más de 5 mil barcos.

En esa fecha iniciaron el contraataque a las fuerzas alemanas que hasta el momento habían atravesado toda Europa arrasando con los ejércitos que se les oponían.

El comandante de los aliados, general estadounidense Dwight Eisenhower, comandó la gigantesca operación militar. Mientras, Adolfo Hittler dormía y las tropas alemanas estaban apostadas al norte de Francia, esperando el eminente ataque por el Paso de Calais.

A partir del desembarco de Normandía, los aliados retomaron Francia e hicieron retroceder a los alemanes, que habían invadido Francia en su totalidad el 25 de junio de 1940.

Mientras, al otro lado del mundo, el ejército nazi se encontraba estancado en Moscú a causa del invierno, coyuntura que aprovecharon los soviéticos para contraatacar.

Así comenzó el principio del final de la Segunda Guerra Mundial y del imperio nazi.

Antecedentes

Luego de finalizar la batalla de Francia en junio de 1940, las fuerzas expedicionarias británicas rescataron 338 mil hombres para retirarse a Inglaterra, en la llamada evacuación Dunquerke. A partir de ese momento, los países aliados se plantearon la opción de reconquistar Europa.

No obstante el panorama no era alentador. Por una parte, Hittler se vanagloriaba de su invasión en Francia, la que denominó “la victoria más famosa de la historia”.

En la otra cara de la moneda, los militares británicos le informaron al primer ministro británico, Wiston Churchill, que incluso con la ayuda de los Estados Unidos no era posible reconquistar Europa y derrotar a los alemanes.

Churchill intensificó sus defensas navales por toda la isla, disuadiendo cualquier intento de invasión alemana.

Precisamente, la marina inglesa era uno de los aspectos en el que el ejército británico superaba al germano.

No obstante, Hittler ordenó atacar a Inglaterra con intensos bombardeos. La ciudad de Londres quedó en ruinas, pero Churchill se negaba a rendirse y decidió hacer frente.

El primer ministro inglés ordenó la operación “Día de Águila”. La producción en masa de aeronaves, el desarrollo del “SpitFire” que era un nuevo avión de mayor velocidad, y la innovadora tecnología del radar, le dio a la Fuerza Aérea Real (RAF) ventaja sobre la aviación Nazi.

Mil bombarderos y 700 cazas hicieron frente a los ataques aéreos alemanes y le propinaron la primera derrota a Hittler.

Un año después, con la guerra estancada por no poder conquistar Inglaterra, Hittler decidió romper el pacto de no agresión e invadió a la Unión Soviética, hecho que condujo a que Iósif Stalin presionara a Gran Bretaña y Estados Unidos para que invadieran.

Los miedos de Churchill

Churchill descartó en primer momento la invasión. El primer ministro británico no quería repetir el mismo error que cometió en 1915, en la batalla de Galípoli durante la Primera Guerra Mundial.

En aquel momento, el joven político fue el planificador de la operación militar que tenía como objetivo desembarcar en la capital del imperio otomano. Sin embargo, el resultado no fue el esperado y las fuerzas inglesas sufrieron 250 mil bajas.

Entre 1942 y 1943, se expusieron dos planes de reconquista de Europa, pero ambos fueron rechazados por Churchill. No obstante, las fuerzas aliadas emprendieron la invasión al norte de África, Sicilia y el resto de Italia, derrotando al fascismo de Benito Mussolini.

La decisión de invadir a través del Canal de la Mancha se tomó en mayo de 1943, durante la Conferencia del Trident, realizada en Washington.

Churchill, Stalin y el presidente de los Estados Unidos, Franklin Roosevelt, decidieron planificar el contraataque que la postre sería “El Día D”.

La planificación

A cargo del plan estaba el general estadounidense Dwight Eisenhower, comandante de las fuerzas aliadas, y junto a él se encontraba el general británico Bernard Montgomery, quien sería el encargado de dirigir las fuerzas terrestres que avanzarían por Europa.

Ambos certificaron que el desembarco tendría lugar en las playas de Normandía, debido a que su posición geográfica permitía amenazar simultáneamente al puerto de Cherburgo y otras instalaciones militares más al occidente, facilitando así el avance hasta la ciudad de París.

La planificación proponía el desembarco de tres divisiones militares y el lanzamiento en paracaídas de tres más. Este gran número de soldados superaría la resistencia alemana en la costa de Normandía.

La costa se dividió en 17 sectores. A los estadounidenses se les asignaron los espacios comprendidos desde las playas de Utah hasta Omaha.

Los británicos debían tomar los sectores que comprendían desde  Sword y Gold. Finalmente, los canadienses tratarían de tomar la playa Juno y crear un frente de batalla en Caumont l’Éventé.

Se estimaba que después del desembarco, se asegurarían las zonas durante las primeras tres semanas y luego las tropas avanzarían al norte a la línea Avraches.

El general Montgomery calculaba que los combates se extenderían por tres meses hasta que las fuerzas aliadas llegaran al río Sena.

La flota del desembarco fue dirigida por el almirante Bertram Ramsey, quien dividió la marina en la fuerza occidental y en la oriental.

La primera, conformada por los estadounidenses, estaría comandada por el almirante Alan G Kirk. La segunda integrada por los ingleses y canadienses, estaría bajo el mando del también almirante Sir Philip Vian.

Antes de llevarse a cabo el desembarco de Normandía, las fuerzas aéreas de los aliados realizaron más de 3.200 vuelos de reconocimiento fotográfico, desde abril de 1944 hasta que se realizó la operación.

La “Operación Overlord” comprendería una serie de bombardeos antes del desembarco y se tenía prevista que las embarcaciones estuvieran equipadas de artillería y cañones antitanque para ofrecer fuego de apoyo cercano.

El señuelo de Churchill

En los meses previos a la invasión, Winston Churchill y la inteligencia británica se dedicaron a crear un plan para confundir a los alemanes.

Esta acción la denominaron la “Operación Bodyguard”, que consistía en una campaña de desinformación y de difundir transmisiones de radio para hacer creer a los nazis que la invasión se produciría desde Noruega.

Los Estados Unidos también crearon un señuelo con un aliado inesperado. Con la ayuda de la industria del cine, los norteamericanos crearon un “ejército fantasma”.

Los especialistas de efectos especiales de Hollywood crearon globos en forma de tanques y soldados de cartón, haciendo creer a Hittler que las tropas aliadas se estaban agrupando en la costa del este.

El efecto más desconcertante fue la presencia del general George Patton, uno de los militares más destacados de los Estados Unidos, pero que se encontraba suspendido por indisciplina. Patton fue parte del señuelo junto al “ejército fantasma” para que los alemanes mandaran el grueso de su tropas al Paso de Calais y no a Normandía.

La invasión

En mayo de 1944, un millón y medio de soldados estaban en Inglaterra a la espera de embarcarse en la operación militar más grande de la historia.

La “Operción Overlord” se llevó a cabo y tuvo éxito en gran medida por la supremacía aérea inglesa y estadounidense.

La fuerza aérea aliada fue clave al destruir la totalidad de los puentes sobre el Sena y el Loria, impidiendo que los alemanes pudieran mandar refuerzos a Normandía.

Los nazis fueron incapaces de cubrir la costa de 4.800 metros de longitud, quedando en desventaja en comparación con las fuerzas aliadas.

Una vez controlada la costa de Normandía, comenzó la reconquista de Francia y de toda Europa, llamada “Operación Cobra”.

George Patton entró en la escena de combate y se encargó de la tercera división del Ejército, controlando rápidamente el territorio de Bretaña y el río Loira.

Por su parte, Montgomery avanzó por el área de Le Mans y protegió su flanco, asegurando el avance por toda Francia.

A partir de ese momento el avance del las fuerzas aliadas no se detuvo. Hizo retroceder al ejército nazi, que también se veía con dificultades en el frente contra los soviéticos.

Por un lado avanzaban las fuerzas estadounidenses e inglesas y por el otro el Ejército rojo hacía retroceder a los alemanes. Así, la guerra se encaminaría a su desenlace.

Adolfo Hittler se suicidó el 30 de abril de 1945, mientras que las fuerzas soviéticas cercaban su bunker en Berlín. Alemania declaró su rendición una semana después, el 7 de mayo de 1945.

Las bajas

El saldo de bajas que dejó “El Día D” son abrumadoras. Entre el 6 de junio y el 21 de agosto, los Estados Unidos enviaron a Francia más de dos millones de soldados.

El ejército americano sufrió aproximadamente más de 124 mil bajas. Los ingleses tuvieron que soportar la noticia de más de 80 mil fallecidos entre sus filas, mientras que las bajas canadienses ascendieron hasta 18 mil.

Del lado de los alemanes se calcula que el número de bajas alcanzan más de 158 mil hombres, lo que fue una de las acciones más trágicas de la historia.

El cine revive la batalla  

Después de varios años, el cine y la televisión recrearon el desembarco de Normandía de diferentes maneras.

Películas, documentales y series, reviven los diferentes aspectos que se vivieron en la época. Desde el ámbito político y estratégico, hasta la adrenalina y el terror que se vivió en el campo de batalla.

Entre las producciones más destacadas está la serie de History Channel, titulada Guerras Mundiales, que reúne la historia de cada uno de los protagonistas de la Segunda Guerra Mundial.

La serie fue nominada a tres premios Emmy en el año 2014, como mejor documental de no ficción, mejor edición y mejor guión.

Otro film famoso sobre el desembarco de Normandía fue “Rescatando el Soldado Ryan”, dirigido por Steven Spielberg, quien ganó el Premio Óscar como mejor director.

Las películas más recientes que hacen referencia a la acción militar  son “Las Horas Más Oscuras”, “Churchill”, y “Operación Overlord”.

En la producción “Las Horas Más Oscuras”,  el personaje principal es Winston Churchill y sus vivencias como primer ministro durante la guerra. Gary Oldman fue el actor que interpretó a Churchill y ganó el Premio Óscar como mejor actor. Asimismo, la producción obtuvo el galardón como mejor película.

Entre las producciones más antiguas podemos encontrar “La Isla de las Tormentas”, estrenada en 1981, “El Escuadrón Gran Rojo” de 1980, y “El Día Más Largo” de 1962.

Para más información ingrese a Cambio16

Lea también:

China censura y arresta ciudadanos por el 30 aniversario de la masacre en Tiananmén

China censura y arresta ciudadanos por el 30 aniversario de la masacre en Tiananmén

Check Also

Biosfera

Nuevas reservas de biosfera para España, solo buenas noticias.

En el marco del Programa Hombre y Biosfera, la UNESCO ha aprobado tres nuevas reservas …