Buenafuente y Berto: "Ojalá fuéramos Pajares y Esteso, eran los amos"

Por Efe
16/03/2016

Andreu Buenafuente y Berto Romero, pareja televisiva de éxito y compañeros de trabajo desde hace años, acaban de rodar su primer largometraje juntos, El pregón, una comedia divertida y rural en la que hacen méritos para recoger el testigo del dúo humorístico más popular del país.

“Ojalá fuéramos Pajares y Esteso, ellos eran los p…. amos de la comedia. Había bofetadas en los videoclubs para conseguir sus películas”, afirma Romero en una entrevista realizada con motivo del estreno el próximo viernes de la cinta, dirigida por Dani de la Orden y con Jorge Sanz, Goyo Jiménez y Belén Cuesta en el reparto.


“Sí -concede Buenafuente-, a ver si así descansan ellos. Es curioso, porque mira que hay cómicos en este país, pero quizá emparejados no tanto, Martes y Trece, Cruz y raya…, pero ellos son siempre los primeros en el imaginario español”, aunque de inmediato asegura que ellos “no son ese perfil”.

Hasta ahora, Buenafuente había hecho apariciones en Spanish Movie, los Torrente y últimamente en Anacleto, agente secreto, mientras Romero ha interpretado papeles más destacados en cintas como Tres bodas de más o la última, Ocho apellidos catalanes.

El pregón cuenta la historia de dos hermanos que fueron ídolos del pop en los años noventa y que llevan veinte años sin hablarse, desde que se disolvió el grupo y ninguno de los dos fue capaz de buscarse la vida.

Arruinados, los hermanos se comprometen a dar el pregón de las fiestas de su pueblo, donde siguen siendo muy queridos, y, de paso, ayudar al alcalde a recuperar a su novia.

Este argumento, del guionista de Ocho apellidos.. Diego San José, llegó a manos del Terrat en el momento apropiado para que Buenafuente y Romero, por fin, hicieran realidad un proyecto largamente deseado.

“Hombre, aunque parezca que siempre estamos haciendo cosas juntos cada uno tiene su mundo aparte, pero cuando nos juntamos sale otra cosa que tiene una entidad propia y la gente lo reconoce”, explica Romero.

Buenafuente, que ya promovió y rodó El culo del mundo donde hablaba de su propia inestabilidad laboral, asumió “buenos consejos de amigos” que evitaron “el síndrome de la primera película: meterlo todo dentro”.

“No os liéis, nos dijeron, la gente quiere reirse con vosotros y punto. Algo tan sencillo como eso había que traducirlo en una línea de comedia”, explica Buenafuente, a lo que Romero apunta: “Desde el principio quisimos hacer una comedia honesta, poco pretenciosa y que hiciera reír a la mayor cantidad de gente posible”.

Por eso, se trata de una comedia “blanca” y rural, apolítica y desternillante, donde una procesión de nazarenos se convierte en el mayor disparate o tirar a una cabra desde lo alto de un campanario en un acto ecologista de lo más comprometido.

“Nos reímos mucho en el rodaje”, coinciden los dos. Lo mejor, para Buenafuente, “los desnudos y la bajada de la ermita por aquellas piedras, ese toque surrealista, casi de cine mexicano, dándonos latigazos…”, y ambos vuelven a reirse sólo de recordarlo.

Con sólo 26 años, Dani de la Orden ya ha rodado tres largometrajes, las destacables Barcelona, nit de estiu (2013), y Barcelona, nit d’hivern (2015), rodadas con sus compañeros de la Escuela de Cine de Cataluña (ESCAC), y ahora El pregón por encargo, que supone el salto al gran cine comercial.

“Creo que el problema de la gente que estudia cine ahora es que intentan explicar cosas demasiado complicadas para lo que ellos saben. Yo siempre he hablado del primer amor, del primer beso, de las relaciones, porque mi vida es esa, no tengo más”, se confiesa el joven director.

A destacar, Jorge Sanz como el alcalde del pueblo, “nuestro Alec Baldwin”, según Buenafuente, para quien El pregón, completa Romero, “va a ser su Pulp Fiction“.

“Sanz aportó cosas que yo no creía en mi mente que fueran graciosas”, apunta el director, que eligió a Belén Cuesta porque necesitaba una actriz capaz de mezclar “la inocencia de una chica de pueblo, fan de dos mitos de la música de los noventa, que no sabe que están arruinados, con el carácter de una persona decidida”.

“A mi me apetecía más rodar la parte bruta del personaje”, se ríe la actriz, que coincidió con Romero en Ocho apellidos catalanes y pronto estrenará Kiki, el amor se hace y La llamada, un musical que lleva cuatro temporadas en el Teatro Lara de Madrid.

Loading...