sábado , enero 19 2019
Home / Actualidad / Diez habilidades para la vida

Diez habilidades para la vida

Por Patricia Matey | Ilustración: Cinta Arribas
30/04/2016

En 1993, la OMS lanzó una iniciativa internacional para la educación en ‘Habilidades para la Vida’: aquellas capacidades necesarias para tener un comportamiento adaptativo y positivo que permiten enfrentarse eficazmente a las exigencias y retos de la vida diaria.

Para ello son necesarias estas diez habilidades psicosociales:

1. Autoconocimiento. Representa el punto de partida para crecer como persona, avanzar y dar sentido a la vida. Implica admitirse, quererse y valorarse.

2. Empatía. Es necesario entender al otro. Conectar con él y “ponerse en su lugar” para comprender sus emociones, sus motivaciones y las razones por las que actúa.

3. Comunicación asertiva. Expresarse con claridad, honestidad y de forma apropiada.

4. Pensamiento creativo. Utilizar la creatividad puede ayudar a mejorar la forma de actuación, la solución de problemas, actuar, crear valor añadido y oportunidades.

5. Pensamiento crítico. Si la forma de pensar se basa en premisas, sin cuestionarse el mundo, gran parte de las ideas, comportamientos, valores, maneras de afrontar los problemas y los retos cotidianos puede estar sometida a las presiones sociales y conducir a la estandarización y el conformismo.

6. Manejo de emociones y sentimientos. Hay que aprender a conocer, expresar y gestionar las emociones y los sentimientos. El objetivo: conseguir que la emoción y la conducta se ajusten al signo e intensidad de cada situación y no sean indeseadas.

7. Manejo de problemas y conflictos. No es posible ni deseable evitar los conflictos. Gracias a ellos se renuevan las oportunidades de cambiar y crecer.

8. Relaciones interpersonales. Hay que establecer y conservar relaciones significativas, así como terminar aquellas que bloqueen el crecimiento personal (relaciones tóxicas). Hay que aprender a iniciar, mantener o terminar una relación y conocer la forma de hacerlo de forma positiva con las personas que nos rodean.

9. Toma de decisiones. Actuar proactivamente para hacer que las cosas sucedan en vez de limitarse a dejar que ocurran por azar u otros factores externos.

10. Manejo del estrés. Muchas situaciones generan tensiones. Hay que enfrentarse a ellas y aprender a controlar el nivel de estrés diario buscando respuestas más adaptativas, identificando las fuentes de tensión en la vida diaria, reconociendo sus manifestaciones y encontrar fórmulas para eliminarlas o contrarrestarlas.

Check Also

¿Es el voto nuestra única alternativa de participación?

¿Puede un emprendimiento cambiar las formas de participación política?

El voto no es la única forma de participación política que conocemos; están las marchas, …