El Titanic atraca en Madrid

Por Benito Guerrero

El 1o de abril de 1912 el mayor trasatlántico del mundo comenzaba su viaje inaugural desde Southampton (Inglaterra) a Nueva York (EEUU). Solo cinco días después, el 15 de abril de 1912, el Titanic se hundió en las gélidas aguas del Atlántico Norte. Ahora, 100 años después, la muestra internacional Titanic the exhibition atraca en Madrid.

Echará amarras hasta el 6 de marzo en el Fernán Gómez Centro Cultural de la Villa. La exposición hace un recorrido desde que se cruza la pasarela que lleva al barco hasta el momento del hundimiento. La colección incluye más de 200 objetos originales recuperados del barco.

Algunas de las piezas que se exponen se muestran por primera vez en Madrid después de meses de restauración. La mayoría de los objetos tienen una trágica historia tras de sí. Entre los objetos personales que forman la muestra se encuentra el camisón que la pasajera Carolina Byström llevó puesto la noche del naufragio.

Una de las principales protagonistas es la joya que inspiró a James Cameron al hacer la película Titanic. Otros de los objetos son el anillo de la pasajera Gerda Lindell o relojes parados justo a la hora del hundimiento. Detrás de cada pieza, su historia real ayuda a diferenciar lo que había de cierto en la película y qué es fruto de un guión.

Por ejemplo, la historia de Jack y Rose -nombre de los personajes de la película- nunca fue como se vio en el cine. Ellos se conocían antes de subir al trasatlántico, de hecho habían comprado esos billetes con una identidad falsa para hacer una huida romántica a Nueva York. Nueve meses después del naufragio, y de la muerte de él, ella dio a luz a un niño.

Una de las historias más singulares que se cuentan del barco más famoso del mundo es la de los calcetines de Malkolm Joakim Johnson. Viajó a Suecia para adquirir la granja familiar después de haber trabajado duro en Estado Unidos para conseguir fortuna. Al no llegar a un acuerdo, volvió a Nueva York en el Titanic con una gran suma de dinero.

Le confesó a su hermano antes de zarpar que había escondido el dinero en sus calcetines para no levantar sospechas. Cuando le entregaron el cuerpo a la familia, sorprendentemente no llevaba calcetines. La familia nunca recuperó la fortuna de Malkcom a pesar de los trámites que realizó, solo su documentación.

Uno de los interesantes elementos con los que cuenta la exposición es una audioguía de 90 minutos que está incluida en el precio de la entrada. Además de los cinco meses que dura la exposición, Titanic the exhibition ofrecerá un programa científico y cultural formado por varios encuentros temáticos relacionados.

Las entradas podrán adquirirse a un precio de 12 euros para las visitas de sábados, domingos y festivos y de 10 euros de martes a viernes. Existen otras tarifas reducidas para niños, las personas con discapacidad, estudiantes, titulares del carné joven, mayores de 65 años, familias numerosas y desempleados.

Descubre parte de la exposición en esta galería. Haz click para ampliar las imágenes:

Loading...