sábado , noviembre 17 2018
Home / Actualidad / En Cuba usan los condones hasta para fermentar vino
En Cuba usan los condones para atar el cabello, pescar y hasta fermentar vino/Reuters
En Cuba usan los condones para atar el cabello, pescar y hasta fermentar vino/Reuters

En Cuba usan los condones hasta para fermentar vino

Ante la escasez de muchos productos, los cubanos han tenido que apelar al ingenio. En Cuba usan los condones o preservativos para pescar, fermentar vinos, arreglar pinchazos en neumáticos o para atar el cabello.

Los condones de látex se incluyen entre las últimas herramientas multipropósitos en la isla, donde la escasez de productos básicos ha obligado a los cubanos a convertirse en maestros de la innovación.

Décadas de sanciones comerciales de Estados Unidos contra Cuba y una economía centralizada de estilo soviético que no funciona hacen frecuentemente carecer de artículos a las tiendas estatales.

Y cuando están disponibles, las importaciones se venden con marcado aumento estatal o se desvían al mercado negro. Los condones pueden ser demasiados costosos para aquellos con un salario estatal promedio de 30 dólares mensuales.

Sin embargo, los condones, tanto los que se producen en el país como los importados de Asia, tienen una oferta relativamente abundante, en parte, al enfoque del país caribeño acerca de la salud sexual.

Los condones son los únicos métodos anticonceptivos que también ayudan a prevenir el contagio de Enfermedades de Transmisión Sexual, incluyendo el VIH. Incluso, si se está utilizando un método anticonceptivo distinto para evitar embarazos, es buena idea también usar condones cada vez que haya alguna relación sexual para protegerse contra las ETS.

En Cuba usan los condones para pescar

Los preservativos son baratos en la isla dado los subsidios del producto concedido por el Gobierno. Por ejemplo, una caja con tres condones cuesta sólo un peso cubano (alrededor de 4 centavos de dólar).

Fuertes y elásticos, en Cuba usan los condones para diversas aplicaciones industriales y recreativas, además de la protección contra las infecciones de transmisión sexual, según los cubanos.

“No podemos permitir que el cliente se vaya con el disgusto de que no se pudo hacer algo porque faltaron las herramientas (…). Entonces buscamos alternativas”, dijo Sandra Hernández, una estilista de una peluquería en La Habana que en Cuba usa los condones como cintas para el cabello.

Los preservativos también se exhiben en conciertos y fiestas de cumpleaños de niños como globos inflados que flotan en el aire. Los pescadores en la costa los emplean unidos a los anzuelos que lanzan al mar.

El objetivo es capturar peces más grandes“, dijo Ángel Luis Núñez, un pescador ubicado en el muro del Malecón frente al mar.

Pero, quizás, el uso más insólito es aplicado por Orestes Estévez, quien descubrió que cubrir con preservativos las bocas de sus botellones de vino ayuda al proceso de fermentación, reseñó Reuters.

Realmente eleva el grado de alcohol natural y el proceso de fermentación e incluso el proceso de clarificación de la bebida“, señaló Estévez en una improvisada bodega de su casa.

La necesidad, sin duda, ha llevado a ser más creativos hasta el punto de que en Cuba usan los condones no solo para protegerse en las relaciones sexuales.

La economía cubana

Desde que las dificultades económicas de Venezuela comenzaron a acentuarse en los últimos años, también Cuba se vio afectada. El gobierno primero del presidente fallecido Hugo Chávez y luego de Nicolás Maduro ha sido sido su gran aliado y proveedor de petróleo en condiciones muy favorables para los antillanos.

Con la caída de los precios petroleros en 2014, los ingresos en divisas y el suministro de petróleo a Cuba cayeron constantemente. Debió recortar sus importaciones y el consumo de energía.

Las autoridades cubanas reconocen que necesitan un mínimo de USD 2.500 millones al año en inversión extranjera directa para garantizar el crecimiento de la economía nacional. En 2016 cerró con la primera recesión en más de dos décadas (-0,9 %) y repuntó en 2017 con un 1,6 %.

Economistas cubanos estiman que el país necesita un crecimiento anual de 3 por ciento para alcanzar el punto de equilibrio. En la última década solo se rebasó esa cifra con el 4 % en 2015, el primer año del deshielo con EEUU.

Trump, una barrera para Cuba

La llegada del presidente Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos significó para Cuba un obstáculo.

El mandatario norteamericano prohibió las transacciones con empresas cubanas en poder de los militares y recomendó a los estadounidenses reconsiderar sus viajes a la isla.

La caída en los ingresos ha llevado a Cuba a posponer los pagos a muchos proveedores y socios de empresas conjuntas en los últimos dos años, según ha admitido el mismo gobierno de Miguel Díaz-Canel.

Al cierre de 2017, el Gobierno cubano se fijó un pronóstico de crecimiento de 2,0 % para el 2018. La Comisión Económica para Latinoamérica y el Caribe (Cepal) prevé apenas la mitad.

No es extraño escuchar o leer que en Cuba usan los condones con múltiples propósitos, luego de décadas de sanciones comerciales de EEUU y con una economía centralizada muy a la usanza de la ex Unión Soviética.

Para más información visite Cambio16

Lea también:

EEUU lamenta que el nuevo presidente cubano “no fuera elegido en las urnas”

Miguel Díaz Canel: un nuevo presidente para la misma Cuba

Check Also

Antonio de Mora (Asemesa)

La aceituna española, última víctima de Trump

Las exportaciones de aceituna negra española han descendido en agosto y septiembre un 72% en …