jueves , noviembre 15 2018
Home / Actualidad / Expresidente Ernesto Samper: Países vecinos no pueden dejar de hablar

Expresidente Ernesto Samper: Países vecinos no pueden dejar de hablar

El tema de los flujos migratorios sigue dando que hablar en Latinoamericano, dada la cantidad de venezolanos que en los últimos años abandonaron su país para establecerse en Colombia y en menor proporción en Perú, Ecuador, Argentina y Chile.

Este viernes, el expresidente de la Unión Suramericana de Naciones (Unasur) y de Colombia, Ernesto Samper, recomendó a los gobiernos de Nicolás Maduro e Iván Duque establecer canales de comunicación para atender la movilización masiva que se presenta en la frontera.

”Yo quisiera que las autoridades de Colombia y Venezuela establecieran unos canales de comunicación para que estos flujos no lleguen de manera tan masiva, tan intempestiva”.

Durante una entrevista en la emisora Unión Radio, Samper recordó que en el pasado, como consecuencia de la violencia y la crisis económica,  más de 4 millones de colombianos emigraron a Venezuela para proteger sus vidas. Ahora la migración se está dando en sentido inverso.

Sostuvo que a pesar de las diferencias históricas que han existido entre los gobiernos de Colombia y Venezuela, siempre hubo un canal de comunicación, lo que ahora está faltando e impide que en ciertas circunstancias complejas se pueda intentar resolverlas por vías diplomáticas y pacíficas.

Ciudadanos suramericanos

Cerca de 2,3 millones de venezolanos se han regado en los últimos años por Suramérica, según la Organización de las Naciones Unidas. Más de un millón llegó a Colombia. Es tal la preocupación mundial que este hecho está generando que hasta el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, Filippo Grandi, estuvo de gira para palpar la situación.

Para Samper, la experiencia de haber estado al frente de Unasur le permitió  palpar la complejidad que tiene este tema.

Explicó que en América Latina y, especialmente en Suramérica, se desarrolló un concepto para manejar la migración, en el que las personas que abandonan su país e ingresan a otro no son extranjeros sino ciudadanos suramericanos que tienen la esperanza de contar con derechos y están respaldados por una fuerte identidad.

“Son un factor de integración si se aplica a sus posibilidades de trabajo”, añadió.

Recordó que con la cédula de ciudadanía se puede circular por este lado del continente sin necesidad de exigir un pasaporte. Indicó que cualquier suramericano puede solicitar un permiso de residencia que le permita trabajar por dos años.

La regla general es que cualquier suramericano tiene que ser tratado en Suramérica como si fuera un nacional”, insistió.

No obstante reconoció que la situación de la integración de la región latinoamericana no es buena.

“La crisis económica de alguna manera se convirtió en crisis política y esta se ha trasladado a los mecanismos de integración. Eso explica por qué el avance de Mercosur, Unasur, ALBA, en este momento se encuentran lamentablemente estancados”.

Aunque Samper cree que el proceso de integración no va bien, mira con “cierto optimismo” la posibilidad de salir adelante si los países entienden que es momento de estar unidos y no divididos.

Recursos para atender las migraciones

La crisis socioeconómica que atraviesa Venezuela, que se refleja en la escasez de alimentos básicos y medicinas, además de un proceso inflacionario que según el Fondo Monetario Internacional superará abiertamente el millón por ciento, está impulsando en forma exponencial el éxodo de venezolanos.

Esta realidad ocasiona que las naciones escogidas como destino deban enfrentar graves situaciones en material de salud, vivienda, alimentación e inseguridad, que ha obligado a organismos como Naciones Unidas a solicitar donantes internacionales.

Estados Unidos ha donado 92 millones de dólares para ese propósito y la Unión Europea (UE) aseguró que aportará cerca de 40 millones de dólares. Este viernes, el Gobierno de Guyana anunció que destinará una cantidad cercana a los 25 mil dólares para ayudar a los 2.500 venezolanos que buscan refugio en su territorio, principalmente en las regiones de Barima-Waini, Cuyuni-Mazaruni, Potaro-Siparuni y Alto Esequibo-Alto Takatu.

Para el expresidente Ernesto Samper, la clave para enfrentar situaciones como el flujo migratorio y su impacto está en el establecimiento de esos canales de comunicación que permitan regularizarlos y “atenderlos adecuadamente como ellos se merecen”.

Tengo la esperanza de que muy pronto esto se va solucionar. Los países vecinos no pueden dejar de hablar”, dijo, al tiempo de agregar que espera que Venezuela “logre salir de sus  dificultades y que los venezolanos que han salido puedan regresar a su tierra”.

Para más información visite Cambio16

Lea también:

Migrantes huyen de la miseria en Venezuela para buscar sobrevivir en el extranjero

Migrantes huyen de la miseria en Venezuela para buscar sobrevivir en el extranjero

 

 

Check Also

Los valores españoles con exposición en el Reino Unido generaron la caída del Ibex 35

Reino Unido y el Brexit propician la caída del Ibex 35 este jueves

El Ibex 35 de la Bolsa de Madrid encadenaba su segundo día consecutivo a la …