sábado , noviembre 17 2018
Home / Actualidad / Gamusinos

Gamusinos

Por Guillermo Galván, guitarrista de Vetusta Morla

Dicen los entendidos que, a día de hoy, Coca-Cola se ha convertido en una empresa de puro marketing: vende imagen. Para ello ha de mantener el engorroso esfuerzo de seguir fabricando su archiconocido producto. Destinar recursos a mejorar la fórmula es cosa del siglo XX. Sólo así se entiende que, pese a ser una de las marcas con mayores beneficios del planeta, decida quitarse de en medio a los trabajadores de sus cadenas de producción.

Vender experiencias relacionadas y supuestos valores es el hype de las marcas en los últimos años. Con ello, acercan la lógica de la especulación hasta los límites de lo subjetivo: los sentimientos. En este escenario, la música se antoja carne de cañón. Y los festivales de verano, un espacio perfecto: masivos, cuna y escaparate de tendencias, golosos no solo económicamente, han tenido que enfrentarse a la disyuntiva de cuidar y mejorar el producto o invertir en gamusinos, aun a riesgo de descuidar su fórmula secreta: los músicos, los trabajadores que lo hacen posible y el cuidado y respeto hacia de su público.

Festivales, la nueva religión (pulsa sobre las imágenes para leer la información):

Un pistolero sobre la arena post-nuclear, la congregación anti ojeras de la Unión Jack, busca fotos cuidadosamente embarradas llamando la atención de algún fotógrafo con síndrome de Woodstock. Veo estas imágenes e imagino parques temáticos del escape y el bombo a negras. “Me voy de festi, aunque no sé quién toca” dijeron antes de ajustarse el paraguas a rosca en sus cabezas.

Es paradójico que una miscelánea de celebración colectiva se vea atravesada por la necesidad de encontrar y mostrarle al mundo lo más pulido de la individualidad. Por lo menos, aquella parte con la suficiente importancia como para ser publicada en un muro de Facebook o ser subida a un perfil de Instagram.

Resultaría algo cínico por parte de un músico quedarse en la anécdota y negar la importancia de los festivales en el desarrollo de la escena en los últimos veinte años.

La música independiente y su comunión con un público cada vez más amplio no se puede entender sin la labor, casi milagrosa, de un buen puñado de promotores suicidas, grandísimos trabajadores, bandas dispuestas a casi todo y un público fiel y respetuoso con la mayoría de propuestas.

Quizás por ello, y a pesar de los muchos años viviéndolos desde su barriga, me cuesta enfrentarme a estas imágenes con la suficiente familiaridad, sin pensar que a veces se confunde el centro con los extremos, el bombón con el envoltorio.

Mi álbum personal está lleno de imágenes y sonidos distintos, la mayoría de ellos maravillosos y enriquecedores. Le tengo mucho que agradecer a los festivales de verano. Sin embargo, cuando leo ciertas promociones que venden experiencias con gamusinos y carteles inabarcables, me acuerdo de la Coca-Cola y su relación entre el producto e imagen. Asoman sin quererlo, entre promesas sensoriales, los campings sin duchas ni baños; los stages con dos horas de sueño; los matones de antiavalanchas rescatados del primer gimnasio sin noticias de contrato laboral y el hacinamiento colectivo en busca de “ese algo” de lo que también forma parte la música.

Y que así sea por muchos años, pero no como el hilo ambiental de resorts de pulserita, sino como epicentro de todo lo demás, motor de su industria, y ¿por qué no?, también de nuestra economía.

Check Also

El Palacio de Cristal de Madrid acoge la instalación "Invisibles", creada por el artista Jaume Plensa

El Museo Reina Sofía presenta en su sede del Palacio de Cristal un proyecto concebido …