Home / Actualidad / El polémico gasoducto Nord Stream 2 logró los permisos de construcción en Rusia
Nord Stream 2 recibe permiso de construcción por parte de Rusia
El Nord Stream 2 es uno de los proyectos energéticos más polémicos desde el punto de vista geopolítico que se haya propuesto

El polémico gasoducto Nord Stream 2 logró los permisos de construcción en Rusia

El Nord Stream 2 recibe permiso de construcción de parte de Rusia. La polémica tubería de gas natural parece convertirse en realidad. Esta semana el consorcio que administra el oleoducto dijo que tiene todos los permisos rusos necesarios para la instalación.

“Estamos contentos de anunciar que Nord Stream 2 recibe permiso de construcción por parte de Rusia, lo que significa que el proyecto Nord Stream 2 se está desarrollando de acuerdo con el cronograma planificado”, dijo en un comunicado el director de proyectos, Henning Kothe. El permiso cubre una sección que mide 114 km en el mar territorial ruso.

Nord Stream 2 es un gasoducto de gas natural de 759 millas (1,222 km) que se extiende sobre el lecho del Mar Báltico desde los campos de gas rusos hacia Alemania, evitando las rutas terrestres existentes sobre Ucrania, Polonia y Bielorrusia. Duplicaría la capacidad anual actual del ducto Nord Stream de 55 bcm  y se espera que entre en funcionamiento a fines del próximo año.

Nord Stream 2 recibe permiso y podría decirse que es uno de los proyectos energéticos más polémicos desde el punto de vista geopolítico que se haya propuesto. Alemania sostiene que la tubería es necesaria para aumentar el suministro de gas natural ya que algunos miembros de la UE se alejan de la energía nuclear para la generación de energía, pero no todos están de acuerdo.

Nord Stream 2 recibe permiso en medio de críticas

Asimismo, Polonia y los países bálticos consideran que el oleoducto del gigante ruso Gazprom es otra arma geopolítica de Moscú. Analistas estiman que puede usar a su antojo para mantener sus clientes dependiendo del suministro de gas ruso.

Luego están los estadounidenses preocupados de que Moscú erosione continuamente la seguridad europea si se construye el gasoducto. El presidente Donald Trump, como era de esperar, ha ofrecido lo que él ve como la solución perfecta: más importación de GNL de origen estadounidense en Europa.

El problema con ese plan, sin embargo, es que gran parte de Europa considera que este empuje de GNL estadounidense es una estratagema egocéntrica, básicamente orientada a las ganancias, si no también con aspectos de hegemonía, para ayudar a Trump a lograr su llamada agenda de independencia estadounidense. fructificando al mismo tiempo que apacigua a la industria del petróleo y el gas de los Estados Unidos, un gran partidario del presidente durante las últimas elecciones presidenciales.

En las últimas semanas, en medio de una disputa comercial entre EE.UU. y la UE, esta última ha indicado que ahora es más serio hacer que las importaciones de EE.UU. de GNL sean una forma de compensar las balanzas comerciales con Washington; y como una forma de diversificar las importaciones de gas. El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, dijo la semana pasada que Europa estaba lista para avanzar con el GNL de los EE.UU. “Si tuviera un precio competitivo”.

Suministro de GNL por parte de EEUU no es suficiente para detener avance de la tubería

Los funcionarios comerciales de la Comisión Europea viajarán a Washington el lunes para dar seguimiento al sorpresivo acuerdo alcanzado el mes pasado entre Jean-Claude Juncker y Trump.

Sin embargo, es casi imposible que las importaciones de GNL de los Estados Unidos compitan en función de los costos con el gas ruso.

Como regla general, el gas canalizado, a pesar de que lleva un gasto de capital exorbitante para poner la infraestructura necesaria en su lugar, es simplemente una forma más barata de enviar el gas que GNL más costoso que tiene que ser licuado, cargado en tanques de GNL que enfrían el combustible mientras está siendo transportado a largas distancias, luego descargado y regasificado.

Rusia, en que, responde que el proyecto del oleoducto es un juego puramente económico. Sin embargo, al observar la historia de Moscú de reducir el suministro de gas a Europa durante los fríos meses de invierno, es obvio que las preocupaciones de Washington tienen un mérito considerable.

Con información de OilPrice

Para mayor información visite: Energía16

Lea también:

Gazprom estima que Europa va a necesitar un tercer Nord Stream por el aumento de su demanda de gas

Check Also

Pedro Sánchez propondrá una reforma a la Constitución para eliminar los aforamientos

El jefe de Gobierno español, Pedro Sánchez, informó que propondrá una reforma a la Constitución …