miércoles , mayo 27 2020

Amazon quiere mostrarnos su visión del futuro de la compra

POR ANDRÉS TOVAR
17/6/2017

El anuncio de Amazon de su entrada al negocio alimentario en EEUU con la compra de Whole Foods vaticina el comienzo de una nueva era del negocio, cuando una vieja industria resistente a cambiar de repente dio paso a algo moderno e innovador. Sin embargo, los supermercados fueron una vez un concepto de vanguardia a sí mismos.

No fue hace tanto tiempo que los compradores tenían que ir a la carnicería a comprar la carne, visitar al panadero para hacerse del pan, y a la tienda de verduras para comprar lo propio. A partir de 1930, el supermercado puso todo junto, con las economías de escala para reducir los precios y ayudar a la gente en los suburbios. Hay una historia que cuenta que la generosidad de los supermercados, con sus torres de papel higiénico y congeladores llenos de carne, era tan arrebatadora que una vez, unos funcionarios soviéticos visitaron una tienda de comestibles en Houston en 1989 y que esa experiencia “destruyó” su fe en el comunismo y ayudó al fin de la Guerra Fría. 

La consolidación del negocio de los supermercados modernos fue posible por una serie de cambios, desde la agricultura a escala industrial hasta el desarrollo de un sistema de carreteras. Pero después de una revolución pionera logística que abrió el camino a los centros comerciales y las grandes tiendas por departamentos, el progreso prácticamente se detuvo. Mientras que prácticamente todos los demás dominios del comercio han cambiado radicalmente con la llegada de Internet, las tiendas de comestibles en línea fueron bloqueados por el reto de ofrecer productos perecederos mientras opera dentro de los estrechos márgenes que mantienen a las tiendas de comestibles como un negocio competitivo.

No son pocas las empresas que han tratado de descifrar el código, con algunos fracasos notables, ninguno ha ganado fuerza. Entonces, ¿por qué con Amazon la historia será distinta? Parte de ello es el historial de la firma de Jeff Bezos: de los libros a los programas de televisión, aún no ha existido algún producto que Amazon no haya sido capaz de vender en línea.

Pero la estrategia importa, también. Vender alimentos no es vender libros o programas de TV. Es un negocio que requiere confianza absoluta en el vendedor y en el producto, porque -literalmente- te lo vas a llevar a la boca. Además no tiene márgenes de paciencia; el abastecimiento debe ser rápido, accesible y eficiente. La compra de una cadena como Whole Foods -con más de 400 establecimientos en todo EEUU- seguramente quiere responder a eso y a sembrar miedo en los corazones de todos los minoristas de todo su país.

Con $ 136 mil millones en ventas anuales, Amazon ya es un gigante. Es la empresa más grande de 12 en la lista Fortune 500. Si logra poner sus garras y dientes en una parte considerable de los casi $ 600 billón que los estadounidenses gastan en los supermercados, el crecimiento será notable. Walmart, la famosa cadena estadounidense, genera por este concepto unos $ 486 mil millones en ingresos. Y Bezos subirá más escalones en la lista de las personas más ricas en el mundo.

Amazon se dirige hacia lo que hoy es su más ambicioso proyecto. Y al igual que los teléfonos plegables se volvieron obsoletas el día después de la introducción de los iPhones, la compra de alimentos pronto podría hacer que nos preguntemos cómo se hacía antes.

Conforme a los criterios de
Saber más

Sobre Andres Tovar

Avatar

Check Also

Mundo contagiados y muertes por Covid-19

5,5 millones de contagiados y 346.700 fallecidos en el mundo

La OMS advierte que con las desescaladas se entra en una fase crítica