Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea, ha dicho que el propósito de su iniciativa es reducir la "fuga de cerebros" del este de Europa hacia el oeste y la pobreza

Comisión Europea adelanta consulta para fijar salario mínimo

Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea, inició un proceso de consulta a los agentes sociales de la Unión Europea para fijar un salario mínimo comunitario.

A pocos días de asumir el cargo, von der Leyen ha asegurado que dará cumplimiento a varias metas durante su gestión, entre ellas, la de establecer un ingreso justo a los trabajadores europeos.

Según ha dicho, el propósito de su iniciativa es reducir la “fuga de cerebros” del este de Europa hacia el oeste y rescatar a una parte de los 110 millones de europeos en riesgo de pobreza.

Entre otras prioridades prevé alcanzar un Pacto Verde Europeo, una Europa adaptada a la era digital y un impulso a la democracia de la UE.

Salarios precarios y desiguales

Por lo pronto, von der Leyen lanzó la consulta salarial a los agentes sociales que fijan los tratados.

La Comisión estima que a comienzos de verano habrá cerrado los procesos previos a la redacción de una propuesta legal para remitir al Parlamento Europeo.

La presidenta ha insistido en la necesidad de disminuir la brecha económica existente en la geografía de la UE.

En el norte, se ubican los mejor remunerados, mientras que en el sur y el este, están aquellos con mayores limitaciones en ingresos y precariedad.

Un salario común para la Unión

Países nórdicos como Dinamarca y Suecia, han mostrado su desacuerdo con la propuesta de perfilar unos criterios únicos para todos los países miembros de la UE en el establecimiento de un salario mínimo.

Les preocupa que esta medida pueda perjudicar unos modelos de negociación colectiva con más de un siglo de antigüedad.

El ministro de trabajo de Dinamarca, Peter Hummelgaard, ha señalado a The Guardian que está a favor de que los trabajadores con peores políticas salariales cobren más.

Pero ha resaltado que “los medios para lograr este objetivo deben respetar las tradiciones nacionales y los modelos que están funcionando”.

“En Dinamarca”, ha asegurado que, “son los patronatos y los sindicatos los que negocian los salarios y así lo hemos hecho desde hace más de un siglo”.

Achicar la brecha de ingresos

En ese sentido, la presidenta de la CE ha indicado que el objetivo del planteamiento es “garantizar que los Estados miembros establezcan un salario mínimo equivalente al 60% del salario medio en ese país”.

Según las condiciones de la consulta, se respetarían “tradiciones nacionales, la autonomía de los agentes sociales y la libertad de la negociación colectiva”.

22 países de la UE tienen un salario mínimo, mientras que otros seis lo fijan mediante la negociación colectiva.

Por ejemplo, el salario mínimo actual de Bulgaria para un trabajador a tiempo completo es de 286 euros al mes. Mientras que en Luxemburgo es de 2.071 euros mensuales.

Para más información ingresa a Cambio16

Lee también: Salario medio de los españoles es 433 euros menos al de la Unión Europea

Salario medio de los españoles es 433 euros menos al de la Unión Europea

Conforme a los criterios de
Saber más

Sobre Mariela León

Areas of Expertise:

Mundo
Economía
Energía

Location Expertise:

Venezuela
Madrid, España
Iberoamérica

Official Title:

Subcoordinadora y redactora de Cambio16

Phone Number:

+34 914 201 199

Email Address:

[email protected]

Avatar
Venezolana radicada en Venezuela. Licenciada en Comunicación Social en la Universidad Católica Andrés Bello. Subcoordinadora y redactora de las versiones digitales e impresas de Cambio16 y Energía16. Redactora de la revista Cambio Financiero. Con gran experiencia en la cobertura de las fuentes Ciudad, Educación, Iglesia, Laboral, Partidos Políticos, Cancillería, Parlamento y Palacio de Gobierno, para periódicos como El Mundo, Reporte de la Economía y El Universal. Membresía: Asociación de Revistas ARI, Colegio Nacional de Periodistas (CNP) y Sindicato Nacional de la Prensa de Venezuela (SNTP).

Check Also

La COVID-19 Gran Hermano

¿Puede el uso de nuestros datos acabar en un Gran Hermano?

Un tercio de los ciudadanos –una mayoría en el caso de los alemanes– piensa que estas empresas son malas para la democracia.