Home / Ciencia & Tecnología / Minar criptomonedas: la "vida secreta" de los mineros de dormitorio
Minar criptomonedas

Minar criptomonedas: la "vida secreta" de los mineros de dormitorio

Por Andrés Tovar
13/1/2018

Daniel comprendió lo que es minar criptomonedas más o menos por accidente.

Hace dos años, mientras comenzaba su carrera universitaria, tropezó gracias a un amigo en el “negocio”.

Comenzó en NiceHash, un mercado en línea para que los individuos extrajeran criptomonedas para compradores dispuestos.

Su computadora de escritorio, impulsada con una tarjeta gráfica, fue suficiente para comenzar.

Pensando que podría ganar algo de dinero, Daniel (que pidió cambiar su nombre por seguridad) descargó el software de minería de la plataforma y comenzó a buscar compradores al azar a cambio de pagos en bitcoin.

En unas pocas semanas, había recuperado el costo de su tarjeta gráfica.

También le quedó un excedente suficiente como para comprar otra.

Después de usar NiceHash, cambió a minar éter, entonces la alternativa de bitcoin más popular.

Para aumentar su poder, compró baratas varias computadoras de escritorio viejas.

Pero, ya equipadas con las tarjetas gráficas adecuadas, las viejas máquinas funcionaban bien.

minar criptomonedas

Cada vez que Daniel extraía suficiente cantidad de éter para cubrir el costo, compraba una nueva tarjeta gráfica.

En marzo de 2017, ya tenía siete computadoras, extrayendo éter las veinticuatro horas del día desde su habitación.

En septiembre, sus ganancias totalizaron un valor de bitcoin de aproximadamente $ 4.500 en ese momento.

Ahora, cuatro meses después, después de la carrera salvaje de bitcoin y la diversificación de su cartera de criptocoins, Daniel estima que tiene cerca de $ 5000 en efectivo digital.

“Simplemente pasó, y me monté”, dice.

La fiebre joven por saber qué es minar criptomonedas

Muchos jóvenes de todo el mundo están en la actividad de minar criptomonedas desde sus dormitorios.

Primeramente, motivados por las historias de ganancias.

Pero mucho también por el deseo de aprender la tecnología.

En una operación típica de minar criptomonedas, el consumo de electricidad representa la fracción más alta de los costos.

Las minas más grandes del mundo se encuentran en China, según un documento de investigación del Cambridge Center for Alternative.

Eso es un dato especialmente relevante para un país que, en el último año, ha tenido una posición beligerante contra minar criptomonedas.

Pero, dentro del dormitorio de Daniel, su mamá paga la factura de la luz.

Eso le da a él y a otros mineros estudiantes la posibilidad de obtener mayores márgenes de ganancia.

Y si vives en un país en crisis, más

Mira también: países que han legalizado las criptomonedas

Por otra parte, Daniel es un claro ejemplo de aquel adagio que reza que en las grandes crisis pueden estar las mejores oportunidades.

Daniel vive en Venezuela, donde la depreciación actual del bolívar hace que un dólar equivalga, al momento de escribir este artículo, en más de 150 mil bolívares.

Eso hace que Daniel, en bolívares, tenga unas poderosas ganancias, mucho más que cualquier otro asalariado de cualquier profesión en el país caribeño.

“Y sin matarse mucho”, como él mismo dice.

El caso de Daniel es el de no pocos venezolanos que ver el atractivo de minar criptomonedas. 

Ésto para escapar de la espiral de devaluación en la moneda emitida por el estado.

Asimismo, para obtener las ganancias de un precio de bitcoin que ha sido boyante todo el año.

La comercialización de monedas fiduciarias terminales débiles o volátiles para bitcoin no es exclusiva de Venezuela.

Los argentinos lo han estado haciendo durante años , como informó el New York Times.

Los volúmenes de negociación en LocalBitcoins, una página de clasificados en línea para compradores y vendedores de bitcoins , se han disparado en Venezuela.

Incluso, según sus datos, ha superado recientemente los 300 bitcoins a la semana

No obstante, el comercio bolívar-bitcoin es minúsculo en comparación al global.

Tampoco es una operación fácil de realizar en ese país. Un venezolano debe conocer su camino alrededor de los mercados de bitcoins y los intercambios de divisas.

Venezuela tiene un intercambio importante, llamado Surbitcoin, para retirar su bolívar.

Dentro de la habitación

Gracias a Daniel, pudimos conversar con jóvenes dedicados a minar criptomonedas en Colombia, Chile, Argentina y España.

Muchos mineros jóvenes han abierto comunidades en línea y se mantienen en contacto para compartir experiencias, trucos y consejos tecnológicos y de inversión.

De todas esas conversaciones, notamos que casi todos estos mineros jóvenes tienes una historia similar.

Inicialmente, casi todos comenzaron a extraer porque era divertido, sin costo e incluso rentable.

A medida que crecieron sus operaciones, también lo hicieron su interés en criptomonedas y en blockchain, la tecnología subyacente.

La minería, en otras palabras, fue una puerta de entrada inesperada para descubrir una tecnología que muchos predicen que transformará dramáticamente nuestras vidas.

Si bien es imposible estimar cuántos criptomoneadores de dormitorios existen en todo el mundo, es probable que sus números crezcan a medida que los valores de criptomonedas sigan aumentando.

Y no sólo eso. Desde nuestra óptica, estos jovencitos están preparados para desempeñar un papel fundamental en la configuración de la próxima revolución tecnológica.

La tecnología tras la minería de criptomonedas

Mira también: El glosario de las criptomonedas

Al minar criptomonedas, la potencia computacional, junto con los bajos costos de energía, es la norma.

Los mineros de todo el mundo compiten para resolver problemas matemáticos y tienen la oportunidad de ganar monedas digitales.

Mientras más poder computacional tenga, mayores serán sus posibilidades de obtener devoluciones.

Para minar bitcoin hoy, necesita un circuito integrado específico de la aplicación, o hardware especializado ASIC diseñado para la eficiencia de minería de bitcoin.

Un ASIC puede tener 100.000 veces más potencia computacional que una computadora de escritorio estándar.

Pero los ASIC son caros -los más productivos cuestan fácilmente miles de dólares o euros- y absorben mucha energía.

Si los precios de bitcoin no son lo suficientemente altos como para generar más ingresos que el costo de la electricidad, el costoso hardware no puede reutilizarse para ninguna otra función.

Por el contrario, las monedas alternativas como el éter de ethereum son “resistentes a ASIC”.

Eso significa que el éter puede explotarse provechosamente con un PC bien equipado.

En lugar de depender únicamente del procesador central de una computadora (coloquialmente llamado “CPU”), los mineros lo asocian con tarjetas gráficas (“GPU”) -populares en las máquinas para juegos- para aumentar la potencia computacional disponible.

Mientras que las CPU están diseñadas para resolver un problema a la vez, las GPU están diseñadas para resolver cientos simultáneamente.

Esto último aumenta drásticamente las posibilidades de minar criptomonedas. 

La mayoría de los mineros de la residencia de estudiantes con los que hablamos extrajeron monedas alternativas con computadoras personales y tarjetas gráficas.

Algunos usaban sus computadoras de escritorio, mientras que otros construían sus propias computadoras.

Algunos de ellos incluso usaron sus computadoras portátiles.

Casi todos ya tenía tarjetas gráficas para jugar u otros propósitos antes de darse cuenta de que cumplían con los requisitos de hardware para la minería.

“Se gana rápido, se pierde más rápido”

Mira también: Criptomonedas en 2018: 10 predicciones

La frase de arriba fue casi una máxima repetida por todos los jóvenes con los que conversamos.

En el vertiginoso y no regulado mundo de la criptografía, una fortuna ganada un día puede perderse rápidamente la siguiente.

Ésto no solo por la alta volatilidad del mercado.

La falta de regulación aumenta la susceptibilidad al fraude y las infracciones de seguridad.

Varios de ellos nos revelaron que, como han ganado mucho, han tenido importantes pérdidas.

Muchos, asustados con las burbujas, vendieron sus criptomonedas que posteriormente se revalorizaron.

“Lo que sí es que sabemos de minar más que nadie”, afirman felices y sin desesperanza.

Nadie aún entiende completamente cómo las criptomonedas cambiarán la forma en que hacemos negocios entre nosotros, pero muchos expertos predicen que provocarán una revolución.

Esa idea se reflejó en 2017, cuando el precio de Bitcoin aumentó un 1,000%, y aun así se quedó por debajo de las 10 principales criptomonedas del año, cuando los futuros de bitcoin ya son una realidad en el mercado bursátil y cuando los bancos ya comienzan a invertir y probar pagos basados en blockchain.

Pero, jóvenes como con los que conversamos, creen como un dogma que las tecnologías blockchain van a mejorar el mundo.

“No sé como ni cuando”, dice Daniel. “pero lo disfruto y es divertido”.

Check Also

Nobel de Economía 2018 relaciona cambio climático y desarrollo macroeconómico

Nobel de Economía 2018 interrelaciona cambio climático con desarrollo macroeconómico

El cambio climático es protagonista en la entrega del Premio Nobel de Economía 2018. Los …