Locura utópica de Jean Dubuffet toma las salas del Centro Pompidou de Málaga

Por Cambio16
11/07/2018

.

Jean Dubuffet ha sido considerado enemigo de las etiquetas. Y es que, además, no pudo ser encuadrado en cualquier corriente artística. Este artista plástico francés se embarcó durante su carrera en una búsqueda que lo llevó a comenzar desde cero y pintar como un niño. El resultado de este proceso se puede ver por estos días en la nueva exposición del Pompidou de Málaga, España.

Jean Dubuffet: la visión del arte de un “hombre prehistórico”

“Lo que impacta de Dubuffet es su voluntad un poco loca y utópica de crear arte negando toda la herencia cultural anterior”, señaló Serge Lasvignes. El presidente del Centro Pompidou de París, que posee una extensa colección de este artista, apuntó que Dubuffet ha trabajado como un “hombre prehistórico”.

La muestra de Dubuffet consta de 88 piezas que muestran la evolución del artista.  Dubuffet parecía destinado a continuar con el negocio familiar de venta de vinos. Tardíamente, a partir de los 41 años, comenzó a dedicarse de forma exclusiva a la pintura.

A las obras que había creado antes de ese momento las denominaba “prehistoria”.  Dubuffet las ocultaba deliberadamente, al considerar que contenían referencias demasiado explícitas a otros artistas. Así lo indicó Sophie Duplaix, comisaria de la exposición y conservadora jefe de las colecciones contemporáneas del Pompidou de París.

Desde 1942, su obra se desarrollaría en series. Dubuffet siempre mostró “la voluntad de experimentar nuevas técnicas”, explico Duplaix. En opinión de la comisaria, el artista francés ha intentado “no instalarse en caminos ya trillados y de cuestionarse la forma en que vemos las cosas”.

Jean Dubuffet: locura utópica que toma forma

El primer apartado de la exposición muestra el interés de Jean Dubuffet por los dibujos infantiles, los grafitis y las obras de personas ajenas al mundo del arte. En la segunda sección, se reúnen  las investigaciones del artista francés acerca de la materia.

En un tercer apartado, Dubuffet se dedica a L’Hourloupe. Este último es un lenguaje que el artista inventó. Consiste en una reducida gama de colores con alternancia de células lisas y rayadas. La última sección corresponde a series como Psycho-sites, Mires o Non-lieux.  Con estas Dubuffet propuso nuevas lecturas del mundo y se propuso cuestionar la percepción del visitante.

La directora de la Fundación Dubuffet, Sophie Webel, resaltó cómo el artista siempre se negó a participar en muestras colectivas para que su obra no se relacionara con la de otros creadores. De igual forma, Dubuffet trabajó siempre de forma “muy independiente y con una visión artística que no se podía encuadrar en ningún movimiento”.

“No es un pintor abstracto, pero tampoco es figurativo”, declaró la directora de la Fundación Dubuffet. “Es necesario contemplar un conjunto de obras para entender su trabajo”.

Loading...