El lado oscuro: los riesgos globales del Mundial de Rusia

Por Andrés Tovar
16/06/2018

Rusia tiene experiencia reciente en organizar con éxito un gran evento deportivo. Los Juegos Olímpicos de Invierno 2014 en la ciudad sureña de Sochi dejaron un buen sabor de boca en sus asistentes. Con la esperanza de replicar ese éxito, habrá una fuerte presencia de seguridad para la Copa del Mundo. Pero el terrorismo sigue siendo un riesgo creíble, junto con la violencia entre los fanáticos y los crímenes de odio.

Si bien el terrorismo es la amenaza de mayor impacto para la Copa del Mundo en Rusia, es probable que los servicios de seguridad lleven a cabo redadas radicales y detenciones para minimizar la amenaza en la medida de lo posible. La amenaza más realista es la violencia entre los fanáticos. Previendo esto, las autoridades rusas han lanzado una ofensiva para controlar a radicales, así como a así como a las grandes manifestaciones de la oposición, los derechos civiles y los grupos activistas laborales.

Pero la presencia de rivales extranjeros hace que el riesgo sea aún más impredecible. Los partidos están programados para tener lugar en 12 estadios en 11 ciudades de todo el país. Hasta ahora, la FIFA ha vendido más de 1,5 millones de boletos en todo el mundo, y las autoridades rusas estiman que otros 500 mil turistas visitarán el país. Acá, algunos de los riesgos globales.

Terrorismo

La intervención de mano dura de Rusia en Siria lo convirtió en un objetivo para el terrorismo islamista. Esto se ve exacerbado por la discriminación sistemática contra los asiáticos centrales, cuya condición socioeconómica a menudo precaria crea las condiciones para que florezca el extremismo. Hasta 2.000 ciudadanos de Asia Central estaban luchando junto con el Estado Islámico en Siria e Irak en 2016; como el grupo ha perdido territorio, muchos de estos combatientes extranjeros han regresado a sus hogares, lo que representa una amenaza inmediata. Antes de los Juegos Olímpicos de Invierno de Sochi en febrero de 2014, se produjeron dos ataques terroristas en rápida sucesión en la ciudad sureña de Volgogrado. Y más recientemente, en abril de 2017, un ataque terrorista mató a 15 personas en el metro de San Petersburgo. El Estado Islámico ha advertido directamente sobre los ataques en el torneo, lanzando carteles que amenazan a estrellas del fútbol internacional como el argentino Lionel Messi y el portugués Cristiano Ronaldo.

La amenaza de un ataque terrorista plantea un gran problema de seguridad en la Copa del Mundo. Es probable que cualquier ataque ocurra fuera de los estadios y en los centros de transporte, especialmente en los sistemas de metro. Tal amenaza es difícil de mitigar, aunque los servicios de seguridad rusos continúan realizando redadas y arrestando a aquellos que perciben como potenciales terroristas.

Homofobia

La homofobia es generalizada en toda Rusia. Aunque la homosexualidad es legal, en 2013 el parlamento aprobó un proyecto de ley vagamente redactado que penalizaba la “propaganda gay”, lo que generó duras críticas por parte de la UE y de muchas organizaciones internacionales de derechos civiles. A nivel nacional, sin embargo, las encuestas mostraron que alrededor del 90 por ciento de la población apoyaba el proyecto de ley, que criminaliza la representación de las relaciones homosexuales o lesbianas.

Es difícil evaluar el número de ataques LGBTQ-fóbicos en Rusia. La gran cantidad de informes insuficientes y el hecho de que la policía no reconozca la homofobia y la transfobia como un factor motivador en la delincuencia son en gran medida responsables. Sin embargo, la organización de defensa LGBTQ Ilga Europe obtuvo la posición 48 entre 49 países en Europa y Asia Central por proteger los derechos LGBTQ. El Centro para la Investigación Social Independiente, un grupo de expertos con sede en Rusia, descubrió que de los 250 incidentes registrados por la policía como ataques homofóbicos entre 2010 y 2015, 200 fueron casos de asesinato.

El riesgo de violencia homofóbica y transfóbica proviene no solo de los locales, sino también de otros fanáticos visitantes. La FIFA ha multado a las asociaciones de fútbol argentino, brasileño y mexicano después de que sus fanáticos corearon el abuso homofóbico durante los partidos.

Las rivalidades de los “Ultras”

Los conocidos ultras rusos han estado bajo vigilancia policial durante algún tiempo. Asimismo, la policía rusa ha diseñado todo un plan logístico de nivel. La propuesta incluye drones de video para detectar fanáticos rebeldes en las multitudes. “Se usarán diversas medidas de seguridad, incluidos drones y sistemas de seguridad de video, para identificar a los “fanáticos agresivos”, dijo Sergey Melikov, el primer subdirector de la Guardia Nacional rusa, a la agencia rusa oficial Interfax.

Tienen sus razones. Un punto de inflamación podría venir si Rusia lo hace mal en su propia Copa del Mundo. Cuando Rusia fue eliminada en las etapas grupales del torneo de 2002, desató un disturbio en Moscú que dejó una persona muerta y 75 heridas. Tampoco es de olvidar el escalofriante documental El Ejército Hooligan de Rusia, producido por la BBC y que examinó los ataques de los matones rusos en Euro 2016. “Para algunos, será un festival de fútbol. Para otros, será un festival de violencia” advertían los violentos sin chistar. Nadie descarta por completo la posibilidad de la violencia, por supuesto. Tampoco pueden olvidarse los “efectos mediáticos” de las recientes tensiones geopolíticas con naciones como Reino Unido, con la que Rusia tiene un historial de tensiones y enfrentamientos entre fanáticos radicales de ambos países. Muchos opinan que los radicales buscarán enseñar a los “malvados occidentales” una lección de castigo rebotando en sus cráneos.

Racismo e Islamofobia

Otro de los temas más candentes relacionados con la violencia futbolística antes de la Copa del Mundo en Rusia ha sido el racismo. Entre 2012 y 2017, FARE Network, una ONG que combate el racismo en el fútbol, y SOVA Center, una ONG con sede en Moscú que investiga el nacionalismo y el racismo en Rusia, registraron 405 incidentes de racismo e incidentes de extrema derecha en el fútbol ruso.

Las dos ONG también revelaron que los objetivos más comunes de los ataques fueron los musulmanes del Caucas. Ante esto, es preocupante que Rusia esté en grupo con dos países musulmanes: Arabia Saudita y Egipto.

No se espera que Arabia Saudita tenga muchos admiradores que viajen a Rusia. Pero los egipcios locos por el fútbol son un caso completamente diferente. La Copa del Mundo en Rusia es la primera de Egipto desde 1990, y se espera que los fanáticos viajen en grandes cantidades.

Disturbios civiles

Es probable que la oposición y otros activistas realicen manifestaciones antes y durante los juegos; sin embargo, es poco probable que planteen grandes problemas de seguridad a los espectadores. Las protestas antigubernamentales dirigidas por prominentes activistas de la oposición como Alexey Navalny podrían planificar manifestaciones en zonas centrales de ciudades como Moscú para empañar la imagen del presidente Putin a nivel internacional durante la Copa. Sin embargo, es poco probable que tales protestas sean perjudiciales, ya que los activistas deben solicitar permiso antes de cualquier manifestación y, de suceder, es probable que la policía disperse cualquier reunión no autorizada rápidamente, pues tienen experiencia mundialmente conocida en el uso de la fuerza. Si bien es poco probable que los opositores y los manifestantes por los derechos civiles apunten a ciudadanos extranjeros, cualquier enfrentamiento entre la policía y los manifestantes representaría una amenaza indirecta para los transeúntes. 

Loading...