Toni Kroos, el director del medio campo alemán

Por Natalia Lobo
10/06/2018

Toni Kroos no entra en el perfil de las grandes estrellas. Por lo menos, no si se habla de titulares o polémicas. Pero si se habla de talento, Toni Kroos merecería más ríos de tinta que muchos otros jugadores. El funcionamiento en bloque de Alemania no puede entenderse sin mirar el aporte del centrocampista para ordenar a sus compañeros y encontrar el pase perfecto.

Kroos brilla por su habilidad a la hora de hacer jugar a sus compañeros y sus pases clínicos. En el 2014 fue elegido como el “mejor constructor de juego” por la IFFHS. Los talentos del alemán fueron reconocidos también por Johan Cruyff, que lo llamó “casi perfecto”. Kroos se puede mover en cualquier posición del medio campo debido a que es ambidiestro.

“El cirujano”, apodo que se ganó por sus pases, fue una pieza fundamental hace cuatro años en Brasil, donde Alemania se ganó su cuarto campeonato del mundo. El mediocentro del Real Madrid dio cuatro asistencias y destacó especialmente durante la goleada ante Brasil (7-1). En ese juego, Kroos no solo demostró que con tiempo y espacio te liquida, sino que además marcó un doblete con un intervalo de 69 segundos. Un hito que se convirtió en récord del Mundial.

Además de con su visión de juego, Kroos puede ayudar al aspecto ofensivo con sus disparos de media distancia. En total lleva 12 goles con la selección. Durante las Eliminatorias, Kroos jugó 7 partidos en los cuales marcó un gol y dio una asistencia. El mediocampista no pudo participar en los 10 encuentros de clasificación debido a una molestia.

La nueva referencia

Alemania aterriza en Rusia con ganas de renovar su título. Sin embargo, la Mannschaft no cuenta este año con pesos pesados como Bastian Schweinsteiger, Philipp Lahm o Per Mertesacker. Es por ello que Kroos tendrá que tomar el relevo y ganar jerarquía para dirigir al equipo en el campo. Su carácter reservado y serio lo convierten en un buen ejemplo para los jóvenes del equipo y su talento, en referencia.

 

Loading...