Tabaco COVID-19
La Sociedad Española de Epidemiología pidió que se librara de humo de tabaco a los espacios como las playas, los coches, las terrazas, las universidades. El tabaquismo causa 1,2 millones de muertes en Europa cada año, y más de 50.000 en España. El Ministerio de Sanidad ya había advertido del riesgo de empeoramiento de los fumadores que se contagiaban con la COVID-19. Imagen: Pixabay

Epidemiólogos piden ampliar los espacios libres de humo de tabaco para frenar la COVID-19

Noticias Basada en hechos, observados y verificados por el periodista o por fuentes. Incluye múltiples puntos de vista, sin la opinión del autor. Si incorpora análisis, se etiqueta como noticias y análisis.

La Sociedad Española de Epidemiología (SEE) insta a ampliar los espacios libres de humo. El objetivo es asegurar una mayor protección contra el daño mortal del tabaco y frente a la aún presente COVID-19. Llaman, pues, a dejar ¡¡¡limpias!!! todas las terrazas de bares y restaurantes. También las playas, los espectáculos al aire libre y los coches particulares.

En esta guerra frontal contra el tabaco, la principal causa de cáncer de pulmón, cobran más importancia las medidas para protegerse de la pandemia COVID-19. Aunque España se haya desconfinado, el Ministerio de Sanidad reportó en su actualización del 24 de julio que había 272.421 casos diagnosticados y 28.432 fallecimientos por la enfermedad.

No obstante, esta semana se anunció que aumentaron el número de casos sospechosos del nuevo coronavirus y que la edad promedio de los pacientes es de 45 años. Con esto, no solo los mayores y las personas con enfermedades preexistentes corren el riesgo de contagio, tal como se pudiera pensar.

Así las cosas, el Grupo de Trabajo de Tabaquismo de la SEE advirtió (y con ello se suma a advertencias anteriores de entes nacionales e internacionales) que fumar al aire libre pone en riesgo al fumador y al no fumador de que se puedan contagiar con la enfermedad.

Esta, de acuerdo con el reporte del 24 de julio de la Organización Mundial de la Salud (OMS), lleva la nada despreciable cifra de 15.257.287 casos diagnosticados y 628.240 muertes en todo el mundo.

Aunque la SEE reconoce que las leyes 28/2005 y 42/2010 ayudaron a disminuir notoriamente la exposición al humo de tabaco, hacen un llamado a arreciar la luchar.

Las razones: 1. Reducir la elevada carga morbi-mortalidad que está relacionada con el consumo de tabaco y la exposición ambiental del tabaco. 2. Los fumadores que estén infectados con la COVID-19 y que sean asintomáticos pueden emitir gotas de agua con virus SARS-CoV-2. Con esto, pueden poner en riesgo al resto de la población, incluyendo a las personas que tienen enfermedades respiratorias. Aún más si no se siguen las recomendaciones básicas de uso de la mascarilla, distanciamiento social y lavado de manos.

Recomendaciones y qué atañen

La recomendación de prohibir que se fume en áreas exteriores atañe los coches particulares. Este sería un punto novedoso en España, cuando, a decir de la SEE, otros países como Canadá, Estados Unidos e Italia lo aplican ya.

Igualmente, crear campañas de sensibilización para reducir el consumo de tabaco y sus productos derivados en las playas. Playas de Galicia, la Región de Murcia, Ibiza y Gran Canaria están libres de humo y contaminación en ese sentido.

A su vez, la misma recomendación de prohibir que se fume va para las paradas y los andenes del transporte público, las universidades y las entradas de los centros educativos donde hay niños y adolescentes. También las instalaciones deportivas y las áreas exteriores a las que asisten menores de edad.

Y es que la cifra y los efectos hablan por sí solos. Se calcula que la exposición al humo del tabaco causa más de 100.000 casos de enfermedades respiratorias en chicos menores de 14 años de edad. Además, la muerte súbita del lactante, el bajo peso al nacer, los problemas respiratorios y las infecciones de oído son algunos de los malos efectos del humo del tabaco en los más pequeños.

El personal del SEE piensa que el caso pudiera deberse a la ambigüedad de la ley de control del tabaquismo en relación con el consumo en espacios como las terrazas de hostelería:

“Se calcula que el 80% de las terrazas incumplen la ley al permitir fumar en terrazas cubiertas con dos o más cerramientos. En estos casos, la concentración de nicotina y partículas puede llevar a superar los niveles encontrados en los espacios interiores cuando se permitía fumar”.

El SEE agregó que el Gobierno está trabajando en la implementación de una nueva normativa antitabaco que comprende tanto el aumento de los impuestos como la equiparación del vapeo con el cigarrillo tradicional. La idea es que se prohíba su uso en los espacios en los que ahora no se permite fumar tabaco. Sin embargo, se había dicho que el Ministerio de Hacienda no tenía previsto aumentar ni los impuestos ni las sanciones.

Tabaco y COVID-19

Organizaciones como la OMS y la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (Separ), de España, habían alertado del riesgo del consumo de tabaco y la manipulación de sus productos relacionados con respecto a la COVID-19.

La OMS indicó que artefactos que se usan para fumar, como es el caso de las pipas de agua, suelen implicar el uso compartido de boquillas y mangueras. Esto puede facilitar la transmisión de la enfermedad en ambientes comunitarios y sociales.

La Separ, a su vez, advirtió que “el acto de fumar o ‘vapear’ (y, por tanto, el acto de llevar repetidamente los dedos a la boca) aumenta la posibilidad de transmisión del virus a través de la boca”.

También dijo que al fumar y exhalar el humo se expulsan diminutas gotitas respiratorias que pueden contener carga viral y ser sumamente contagiosas.

Por otro lado, Sanidad había llamado a la cautela acerca de estudios que anunciaban que la nicotina protegía de la COVID-19.

Dijo que en estudios que se habían hecho en otros países se hablaba de un supuesto efecto antiinflamatorio de la nicotina. No obstante, esto se relaciona con uno de los síntomas de la enfermedad: un cuadro inflamatorio agudo que conlleva el empeoramiento del proceso infeccioso.

Sin embargo, afirmó que dichos estudios eran muy preliminares y que no habían pasado por el proceso de revisión por pares:

“Resulta probado que el consumo de tabaco empeora el curso de las enfermedades respiratorias.

En el caso de la COVID-19, existen estudios que demuestran una peor evolución de la enfermedad en pacientes fumadores y que indican que fumar conlleva un riesgo 1,45 veces más alto de desarrollar una forma grave de los síntomas que en personas no fumadoras”.

El tabaco… ¡nada guay!

El tabaquismo causa 1,2 millones de muertes en Europa cada año, y más de 50.000 en España. El tabaco también es la causa principal de más del 95% de los casos de cáncer de pulmón. Está relacionado directamente con 29 enfermedades; entre estas, 10 son diferentes tipos de cánceres.

Lea también:

Sobre Adriana Ramirez

Areas of Expertise:

Mundo
Cultura
Redacción Empresarial

Location Expertise:

Venezuela
Madrid, España
Iberoamérica

Official Title:

Editora y redactora de Cambio16

Phone Number:

+34 914 201 199

Email Address:

[email protected]

Avatar
Venezolana radicada en Venezuela. Licenciada en Comunicación Social en la Universidad Católica Andrés Bello. Especialista en Documentales Históricos. Universidad Complutense de Madrid. Editora y redactora de las versiones digitales e impresas de Cambio16 y Energía16. Con gran experiencia en la edición de textos cobertura de las fuentes Educación, Internacional y Derechos Humanos para el periodico El Nacional y la revista Yacatecuhtli. Premio Oscar Guaramato editora de textos de la revista Todo en Domingo 2014 y el diario El Nacional 2017. Membresía: Asociación de Revistas ARI.

Check Also

conservación del Amazonas

De la conservación del Amazonas depende el futuro de la humanidad, advierten expertos

El proceso de destrucción de este ecosistema está muy cerca de alcanzar un punto de inflexión sin retorno.