Podemos y debemos tener conciencia social colectiva

Por Manuel Domínguez Moreno

De entre las muchas cosas raras que estamos escuchando acerca de Podemos desde su triunfal entrada en la arena política española, en parte vía Estrasburgo, es que van a llevar a cabo una “revolución”.

Y eso desata pasiones tanto favorables como desfavorables casi generalizadas y poca gente se queda como ni no hubiera pasado nada. Pablo Iglesias y su equipo han “revolucionado” el medio ambiente político despertando a los españoles del adormecimiento casi anestésico al que estaban sometidos por el agotamiento que ha producido la crisis, la frustración que han generado los políticos y la escasa calidad de la política que se ha hecho en los últimos años.

El sistema nervioso de todos nosotros ha recibido una fuerte descarga y bajo este estímulo vuelve a vibrar como en los mejores momentos. Podemos y la “revolución” lo han conseguido. Pablo Iglesias

Aceptemos que Podemos traiga una carpeta debajo del brazo en la que ponga: Revolución. Bien, hasta ahí poca cosa por la deficiente definición del alcance de la revuelta.
Y también aceptemos que una revolución del tipo de la francesa de 1789 o la bolchevique de 1917 serían irrepetibles en la Europa del Siglo XXI.

Pero esto no quiere decir que nuestra sociedad, nuestro país, no necesiten un revulsivo radical, revolucionario, en alguna de sus facetas más significativas.

Por ejemplo, en lo que tocante a la conciencia social colectiva, comunitaria, ciudadana, muy mermada y debilitada por la mala política llevada a cabo desde hace años y sus perniciosos efectos. La conciencia colectiva necesita de estímulos, nutrientes, energía y razones para seguir creyendo que un pueblo sin conciencia es un pueblo sin libertad y sin dignidad, sin razón de ser. En suma, la diferencia entre ser ciudadanos libres o vivir en un “establo”.

Una conciencia que exija un compromiso ético y moral con la comunidad, que establezca los límites de los comportamientos humanos en cuanto a los abusos y las malas prácticas, las fronteras que nunca se deben traspasar.

Que devuelva la limpieza a la gestión de los intereses públicos, que señale con claridad lo que se debe hacer y lo que nunca se puede hacer.

Al margen de modas, demagogias y populismos, existe una realidad que requiere atención inmediata porque si no cambia impide el avance de la sociedad y el desarrollo de los pueblos. Es preciso un nuevo poder que nos devuelva la ética y la dignidad que nos han arrebatado y ese poder sólo puede surgir de la revolución de las conciencias.

Todas estas consideraciones son las que reclaman la necesidad de un proceso revolucionario que no necesariamente tiene que ser brutal, por su violencia e irracionalidad, aunque sí firme.

España necesita una revolución de las conciencias para que los ciudadanos recuperen su condición de actores principales de la política, para que dejen de ser súbditos de unos mediocres que han roto todo lo que se construyó en la Transición y para que los políticos sirvan efectivamente a la comunidad y no se sirvan de ella para enriquecerse.
Una revolución para invertir de una vez una situación en la que los políticos se han apoderado de un poder que no es suyo y que ese poder vuelva a sus legítimos propietarios, los ciudadanos.

Pero solo será posible si se produce la revolución de las conciencias, si no, todo seguirá igual y de igual pasará a peor hasta llegar a la destrucción del sistema.

Debemos recuperar la conciencia de ser ciudadanos, miembros de una comunidad y propietarios de los bienes públicos; pasar de ser siervos a recibir el servicio de quienes ostentan responsabilidades públicas.

En definitiva, escapar del “establo” y volver a la comunidad, asumir responsabilidades como ciudadanos y exigir cuentas a quienes administran lo que es nuestro.

Y es aquí, en este punto, donde encontramos el nexo que une Podemos y revolución. La auténtica revolución que Podemos puede y debe hacer es la de provocar la rehabilitación de las conciencias, que la ética pase a ser una exigencia personal y colectiva y que la honradez en el servicio público suponga un compromiso para quienes lo desempeñan.

Y la única formación política que es capaz de abordar todo esto es Podemos, primero porque forma parte de su propia biología y, segundo, porque han demostrado tener suficiente valor para afrontar este reto junto a la ciudadanía. Y porque los otros partidos no están en condiciones de reivindicar precisamente la conciencia, salvo la mala conciencia.

Ese es el verdadero reto de Podemos, la revolución de las conciencias que si llega a buen puerto supondrá la renovación de sistema político español y quizás su última oportunidad.

Para el partido de Iglesias ésta es su gran oportunidad y también su responsabilidad ante los ciudadanos españoles. Debemos recuperar nuestra conciencia y Podemos puede ayudarnos a conseguirlo.

Loading...