Zapata, entre el odio y la hipocresía

Por Gorka Landaburu

La dimisión de Guillermo Zapata como concejal delegado de Cultura en el ayuntamiento de Madrid no ha sido suficiente para que el PP y su entorno mediático deje de hacer sangre por sus lamentables tuis, que no tienen justificación alguna. Pero otros, de un color político diferente, también deberían haber -al menos- pedido perdón por sus ofensas a otras víctimas como los represaliados del franquismo.

Que el caso termine en la Audiencia Nacional con una acusación de humillación a las víctimas del terrorismo parece un camino excesivo para Zapata que ya se ha disculpado por sus ofensas.

Entradas anteriores:

Loading...