Google ha creado una herramienta que prueba la depresión clínica

Por Andrés Tovar
26/08/2017

.

La gente suele retrasar la búsqueda de tratamiento para enfermedades mentales como la depresión. Cuanto más tiempo esperan a ver a sus médicos, peor se vuelve la enfermedad, lo que hace más difícil de tratar en el futuro.

El problema incluso ha alcanzado ribetes mundiales: a comienzos de este año, la Organización Mundial de la Salud calificó a la depresión como la principal discapacidad en el mundo, con más de 300 millones de personas que sufren de la enfermedad.

En un esfuerzo por alentar a más pacientes a buscar tratamiento antes, Google anunció esta semana que se ha asociado con la Alianza Nacional sobre Enfermedades Mentales (NAMI) de EEUU para crear una herramienta sencilla para que los usuarios puedan evaluar si pueden estar deprimidos.

El servicio funcionará -decimos por ahora, aunque no se ha anunciado si se extenderá a otros países- sólamente en Estados Unidos y funcionará así: cuando los usuarios introduzcan el término “depresión clínica” -“clinical depression”- en sus teléfonos, aparecerá en los resultados de la búsqueda un contenedor que muestra información aprobada por dicha empresa en la página de resultados y tendrá la opción de tomar un cuestionario en línea para evaluar la gravedad de los síntomas. (Google asegura que los resultados de los exámenes no serán vistos por nadie más que por el cuestionario.)

El cuestionario de Google no es nuevo. Es una versión rediseñada de la PHQ-9 utilizada por los médicos para ayudar a diagnosticar a los pacientes con enfermedades mentales como la depresión y la ansiedad, un método con un poco más de 18 años de uso. Se pregunta sobre el interés general en las actividades, hábitos de comer y dormir, y el estado de ánimo en general. Solo, el PHQ-9 no dará un diagnóstico definitivo. Los médicos lo usan junto con exámenes físicos para descartar otras causas de los síntomas de los pacientes, como un problema de tiroides, por ejemplo.

Google dice que su incorporación de la prueba PHQ-9 en sus resultados de búsqueda no se entiende como un diagnóstico final, sino como una herramienta para inspirar a la gente a ampliar la información con los especialistas médicos.

Un mal global

Algunas estimaciones han sugerido que los pacientes con cuadros de depresión esperan hasta ocho años desde que empiezan a sentirse mal para ver a un especialista, principalmente porque muchos desmeritan la condición de depresión como una enfermedad y piensan que sus síntomas son reales. En lugar de una enfermedad causada por un desequilibrio químico neurológico, ven los síntomas depresivos como un simple cuadro anímico.

“La depresión es el resultado de una compleja interacción de factores sociales, psicológicos y biológicos”, dijo la OMS en febrero de este año, cuando presentó su último estudio 2017 correspondiente a la depresión en el mundo; añadiendo que la misma puede conducir a más estrés y disfunciones que empeoran la situación de la persona afectada. Afecta principalmente a las mujeres, los jóvenes y a los ancianos, y las curas para la depresión varían dependiendo de cada persona.

Idealmente, el cuestionario de Google validará los síntomas de las personas cuando busquen “depresión clínica”, siempre que ya sospechen que pueden estar deprimidos.

Por ahora, Google no ha anunciado públicamente ningún proyecto que vigile las búsquedas en línea para detectar signos de problemas de salud mental. Otros investigadores, sin embargo, han estado trabajando en algoritmos para rastrear otras formas de comportamiento en línea, como tweets u otros mensajes en las redes sociales, que podrían conducir algún día a herramientas de diagnóstico diseñadas para identificar signos de preocupaciones de salud mental y pedir a una persona que busque ayuda.

Conforme a los criterios de
Saber más

Sobre Andres Tovar

Avatar

Check Also

telefonía 5G

El secreto empresarial y las instalaciones 5G

Las radiaciones no ionizantes, las operadoras y su protección por la Administración Pública dan mucho que hablar porque existen muchos que no quieren callar.