lunes , diciembre 16 2019
Home / Actualidad / Incendios forestales arropan en llamas a Groenlandia, Alaska y Siberia
Incendios-forestales
Cientos de incendios forestales se han desatado en Siberia. Algunos se pueden ver desde el espacio, como muestra esta imagen satelital. Imagen: ONU Noticias

Incendios forestales arropan en llamas a Groenlandia, Alaska y Siberia

El Ártico está en llamas; el calor y las altas temperaturas han incrementado la actividad de incendios forestales en Groenlandia, Alaska y Siberia.  El Servicio de Vigilancia de la Atmósfera del programa Copernicus (CAMS) advierte que se han emitido 75.5 megatoneladas de dióxido de carbono a la atmósfera como consecuencia de estos incendios.  Mientras, la ola de calor europea se ha expandido hacia el norte aumentando la velocidad del deshielo ártico.

Las consecuencias de estos incendios forestales no se hacen esperar por su impacto ecológico agresivo y la disminución en la calidad del aire. Tanto es así que el humo se puede ver desde el espacio, según reseña ONU Noticias. Solo el 29 de julio los incendios forestales en Siberia habían quemado 33.200 hectáreas.

Por su parte, el presidente ruso, Vladimir Putin, ordenó al ejército que se sume a los esfuerzos para apagar los incendios. Que de no apagarse, se extenderían hacia la turba del subsuelo, lo que dificultaría su extinción y habría que esperar hasta invierno para que desaparezcan. Hasta ahora se han visto afectadas 4 millones de hectáreas aproximadamente.

Incendios forestales atípicos

Los incendios forestales son normales en el hemisferio norte entre mayo y octubre. Lo que resulta atípico en los incendios forestales recientemente registrados es la latitud en la que se producen, la intensidad que tienen y la duración, reseña la Organización Meteorológica Mundial (OMM).

En el círculo polar ártico, una región particularmente frágil, se han registrado más de 100 incendios forestales, que solo en el mes de junio – un mes récord en altas temperaturas – emitieron 50 megatoneladas de dióxido de carbono a la atmósfera. Una cifra que supera la suma de emisiones por incendios forestales en el Ártico entre 2010-2018.

La situación pinta más grave en Alaska y Siberia donde los incendios forestales han llegado a tener las dimensiones de Lanzarote. “En Alberta (Canadá) se estima que uno de los incendios ha alcanzado un tamaño superior al de 300.000 campos de fútbol. Solo en Alaska, el CAMS ha registrado este año casi 400 incendios forestales y nuevos incendios todos los días”.

Las temperaturas registradas en Siberia durante el mes de junio han sido 10ºC más altas que la media entre 1981-2010. Ya reseñábamos las temperaturas récords para el 4 de julio en diferentes zonas de Alaska, donde el calor propició incendios forestales a lo largo del río Yukón y el círculo polar ártico.

Mientras que en Europa la ola de calor provocó incendios forestales en Alemania, España y Grecia. Igualmente, durante junio Groenlandia experimentó un 40% de deshielo antes de su temporada más calurosa que es este julio.

Groenlandia

Mientras los incendios forestales consumen los bosques, el hielo se derrite. Y es que la ola de calor que azotó a Europa la semana pasada se movió más hacia el norte y se instaló sobre Groenlandia y se han registrado temperaturas entre -3 y -1 ºC en este lugar. Lo cual ha tenido un gran impacto en la capa de hielo. Distintos medios y especialistas vía Twitter reseñaban la alarmante pérdida de hielo en Groenlandia.

Solo en julio Groenlandia perdió 160 billones de toneladas de hielo superficial. Dice la OMM que esto es aproximadamente 64 millones de piscinas olímpicas. Desafortunadamente, los incendios forestales intensifican el deshielo. Pues las partículas producidas por los incendios se depositan sobre el hielo y la nieve, por lo tanto estas superficies reflejan menos luz solar, lo que conduce a su calentamiento y eventual derretimiento.

Hemisferio norte cada día más caliente

El hemisferio norte es la región del planeta que se está calentando más rápido, según la OMM. El cambio climático ha incrementado el calor que seca los bosques y aumenta el riesgo de incendios.

Los incendios forestales emiten dióxido de carbono que contribuye al aumento del calentamiento  global. Esto contribuye con el deshielo del permafrost (capa de suelo permanentemente congelado de regiones muy frías), lo cual libera gas metano que también es un gas de efecto invernadero.

“…los megaincendios de 2014 en el Canadá quemaron más de 2,8 millones de hectáreas de bosques, con la consiguiente emisión de más de 103 millones de toneladas de carbono a la atmósfera. Según un estudio de la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio de los Estados Unidos (NASA), esta cifra corresponde a la mitad de la cantidad total de carbono que suelen absorber los árboles y las plantas del país a lo largo de un año”.

Además de estos gases, los incendios forestales liberan monóxido de carbono, óxido de nitrógeno y compuestos orgánicos. Estos gases pueden transportarse a grandes distancias afectando la calidad del aire y la salud de la población en otras regiones. #C16Alerta #SinContaminacióndelAire #AcciónClimática

Para más información visite Cambio16.com

Lea también:

Yoga para salvar el planeta

Yoga para salvar el planeta

 

About Maria Rosales

Redactora creativa con 17 años de experiencia como investigadora y editora de contenidos. Aficionada a los idiomas y entusiasta de los deportes al aire libre. Redactora en Cambio16, especialmente para las sesiones de Medioambiente y DDHH.

Check Also

Cop25

COP25 aprueba un tímido acuerdo para reducir las emisiones de CO2 en 2020

La XXV Conferencia de Naciones Unidas sobre Cambio Climático, también denominada COP25, tuvo que extenderse …