La COVID-19 reta la efectividad de las PCR y las pruebas de anticuerpos
Un miembro del equipo médico toma una muestra de hisopo de una mujer para analizar la enfermedad del coronavirus (COVID-19) en uno de los vecindarios donde la oficina del alcalde decretó la cuarentena estricta, en medio de un brote de la enfermedad del coronavirus (COVID-19), en Bogota Colombia

La COVID-19 reta la efectividad de los tests PCR y las pruebas de anticuerpos

Noticias Basada en hechos, observados y verificados por el periodista o por fuentes. Incluye múltiples puntos de vista, sin la opinión del autor. Si incorpora análisis, se etiqueta como noticias y análisis.

Cada vez más personas están desesperadas por saber si ya han tenido coronavirus, a medida que aumenta la evidencia de que la gran mayoría de las personas con COVID-19 no tienen ningún síntoma. Y en medio de un creciente mar de dudas, la gente se pregunta cuán efectivas son las pruebas de detección de la enfermedad.

La necesidad de mantener a raya la propagación del virus ha llevado a los profesionales médicos a buscar métodos confiables para diagnosticar con precisión los casos de COVID-19. La comunidad científica corre contra el tiempo para evaluar la efectividad de las pruebas de detección disponibles. Por eso, muchos nos preguntamos que tan confiables son.

Pero si no hay certeza entre la comunidad científica, la incertidumbre es mayor para quienes poco conocemos de medicina. Por eso, resulta imprescindible comprender cómo el SARS-CoV-2 está librando una guerra contra el cuerpo humano.

Entender los virus

Un virus es un ácido nucleico envuelto por una membrana proteica. A diferencia de una bacteria, un virus no es un objeto vivo en el sentido real, ya que no puede reproducirse por sí mismo. Por lo tanto, busca una forma de evitar esta deficiencia reproductiva innata, al unirse a una célula sana.

La presencia de un elemento extraño en los tejidos genera una alarma en el sistema de inmunidad de la persona infectada. Esto desencadena un mecanismo de defensa mediante la producción y liberación de anticuerpos contra el virus.

Por lo tanto, existen dos formas generales de averiguar si una persona ha estado realmente expuesta al virus. Unas es detectar la presencia del virus en sí. La otra consiste en la detección de anticuerpos que el organismo puede haber desarrollado, para combatir al agente extraño.

Detectar el virus o los anticuerpos

La reacción en cadena de la transcriptasa-polimerasa inversa o RT-PCR (comúnmente llamada solo PCR) es la prueba confirmatoria más utilizada para identificar los casos de COVID-19.

La prueba lee la presencia del virus del ácido ribonucleico (ARN) en la garganta o un hisopo nasal para detectar si un paciente ha sido infectado con el patógeno.

Otro proceso para evaluar a un paciente con COVID-19 es a través de lo que se llama prueba de antígeno de virus. Este sistema identifica la proteína del virus que envuelve el ARN.

Aunque tanto la prueba de RT-PCR como la prueba de antígeno viral se pueden utilizar para la detección temprana de la enfermedad, se dice que la primera es más sensible.

Sensibilidad o especificidad

Básicamente, se tienen en cuenta dos factores al evaluar la efectividad de una prueba de diagnóstico: especificidad y sensibilidad. El término “especificidad” se refiere a la capacidad de la prueba para eliminar resultados “falsos positivos”. En otras palabras, si es capaz de diferenciar la infección causada por el COVID-19 de las que producen otros virus, como los del resfriado común, SARS o MERS.

Por el otro lado, el término “sensibilidad” indica la capacidad de la prueba para detectar el virus y minimizar la probabilidad de dar un “falso negativo”. Esto quiere decir cuán probable es que no detecte el virus, aunque realmente esté presente en la muestra de un paciente.

Efectividad del RT-PCR

Desde la perspectiva “especificidad”, la eficiencia de RT-PCR es muy alta. Estaría por encima del 90%, según la mayoría de los estudios. Si una persona da positivo en RT-PCR casi no hay posibilidad de que el resultado sea falso positivo, afirma el Harlan M Krumholz, MD, profesor de medicina en Yale y director del Centro de Investigación y Evaluación de Resultados del Hospital Yale New Haven.

Esta es la razón de un entusiasmo tan alto por la RT-PCR como prueba de diagnóstico para la infección por coronavirus. El resultado solo puede ser falso positivo si la muestra de una persona no infectada está contaminada con la de una persona infectada.

Pero, en cuanto a la “sensibilidad”, las noticias no son tan buenas. El rendimiento de RT-PCR no es tan alto a este respecto. Hay informes de 15-30% de resultados “falsos negativos”, ya que las fuentes varían. Por lo tanto, si su resultado es negativo, no puede estar seguro de que no contrajo la infección.

Este tipo de error con el diagnóstico de COVID-19 puede causar serias consecuencias. Por un lado, el individuo infectado puede ser privado de la atención necesaria; por otro lado, puede socializar con otros considerándose “no infectado”, y transmitiendo la enfermedad.

Presencia de anticuerpos

El segundo método para evaluar la COVID-19 es verificar la presencia de anticuerpos en la muestra de sangre de un paciente. También llamado prueba serológica, este proceso lleva menos tiempo que la prueba RT-PCR.

Las pruebas serológicas no detectan la presencia del virus en sí, sino de anticuerpos generados por el sistema inmunitario del cuerpo para combatir la enfermedad.

Es decir, a través de una gota de sangre el test detecta los anticuerpos que produce el organismo mientras está respondiendo o ha respondido en algún momento a esta infección.

La presencia de anticuerpos puede registrarse solo una semana después de la exposición al virus y, por lo tanto, este proceso generalmente se usa en encuestas para estimar la propagación de la enfermedad en una comunidad.

Por esta razón, la efectividad de esta prueba está determinada por cuándo exactamente se le hace a una persona. Con la COVID-19 se cree que los anticuerpos comienzan a mostrarse de manera confiable tres semanas después de la infección. También depende de la concentración del reactivo de prueba (un químico que reacciona en presencia de anticuerpos). También se ve influenciado por el hecho de si el individuo en realidad ha aumentado los anticuerpos contra el virus.

Es probable que la prueba serológica sea positiva después de que el sistema inmunitario de la persona infectada haya comenzado a producir anticuerpos. Eso puede tomar de siete a nueve días después de la exposición al virus.

Pruebas y más pruebas

Lo cierto es que desde el inicio de la pandemia, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha recomendado “hacer pruebas y aislar” como el método más eficiente para enfrentar al COVID-19. La falta de una fiabilidad absoluta en la efectividad de las pruebas, hace que los médicos recomienden una batería de medidas preventivas.

La clave es hacer el test adecuado en la semana adecuada de la infección. Las PCR van perdiendo fiabilidad tras la primera semana. Y es ahí cuando interesan los test de anticuerpos.

Por eso, para saber si hay una infección activa pero medida relativamente tarde, sólo resulta eficaz combinar la PCR (que puede salir negativa) con un test de sangre muy sensible, lo que delataría una infección actual, aun con test genético que diga que no.

La prueba de RT-PCR puede detectar el virus en una etapa temprana de la infección, incluso justo antes de que comiencen los síntomas.

Dado que lleva menos tiempo realizar pruebas serológicas, se consideran útiles para evaluar la propagación de la enfermedad, las encuestas y la determinación de modelos matemáticos para predecir el impacto de la propagación del patógeno durante un período de tiempo.

Lea también:

Dateline:

Madrid, España

Conforme a los criterios de
Saber más

Sobre Dimas Ibarra

Areas of Expertise:

Mundo
Energía
Política
Ambiente

Location Expertise:

Venezuela
España
Iberoamerica

Official Title:

Redactor Jefe de Cambio16

Phone Number:

+34 914 201 199

Email Address:

[email protected]

Avatar
Venezolano, radicado en Venezuela. Licenciado en Comunicación Social en la Universidad Católica Andrés Bello. Redactor jefe de la sección de energías fósiles y renovables, para las versiones digitales e impresas de Cambio16 y Energía16. Redactor de la revista Cambio Financiero. Amplia experiencia como periodista y productor audiovisual, en la Industria Petrolera y diversos medios y agencias de comunicación. Asesor en el área de comunicación organizacional y vocería. Membresía: Asociación de Revistas ARI, Colegio Nacional de Periodistas (CNP) y Sindicato Nacional de la Prensa de Venezuela (SNTP).

Check Also

Restricciones en España

Con mayores restricciones España busca detener la propagación del coronavirus

En el resto del mundo, las Américas se mantiene como el epicentro de la pandemia, con los Estados Unidos y Brasil como los países más afectados.