lunes , marzo 25 2019
Home / Actualidad / La “economía esférica” de Matarromera
La “economía esférica” de Matarromera. La innovación marca el rumbo a la excelencia/Cambio16
La “economía esférica” de Matarromera. La innovación marca el rumbo a la excelencia/Cambio16

La “economía esférica” de Matarromera

Bodegas Familiares Matarromera es un gran ejemplo de empresa innovadora en un sector tradicional. En solo 30 años de existencia ha conseguido situarse a la vanguardia de las empresas punteras en proyectos y productos innovadores y en industria 4.0.

Esta compañía vitivinícola ha apostado desde sus inicios por la I+D+i como factor clave para el crecimiento empresarial, desarrollando productos novedosos y diversificando su negocio a mucho más que vino con la creación de productos tan innovadores como el vino sin alcohol o los extractos polifenólicos aplicados a la alimentación (Vinesenti), la cosmética (Esdor) y la nutricosmética (Eminol).

La empresa no solo es reconocida por la elaboración de vinos de calidad sino que es uno de los mejores ejemplos en la aplicación de la innovación, donde ha demostrado que se puede innovar mucho y con éxito. Prueba de ello es el Premio Nacional de Innovación, concedido el pasado año por el Gobierno de España, que le entregó el Rey Felipe VI a su presidente, Carlos Moro, como muestra de su imparable y destacada trayectoria innovadora.

Desde que fundó la compañía en 1988 este bodeguero, viticultor, enólogo y empresario, ha hecho crecer Matarromera bajo el impulso de una visión innovadora que le ha llevado a crear nueve bodegas, una almazara, una destilería, una planta de desalcoholización, una planta de extracción de polifenoles, un restaurante y un hotel rural.

La “economía esférica”

Carlos Moro ha dado, desde una zona rural como es Valbuena de Duero, pasos de gigante, no solo en el ámbito de la innovación, sino también en su proyección internacional y apertura a mercados exteriores, lo que le ha permitido estar presente hoy con sus productos en más de 70 países.

El respeto medioambiental está inherente en los valores y filosofía de Matarromera desde su nacimiento, pero la empresa da un paso más en el concepto de sostenibilidad. Desde 2005, viene desarrollando investigaciones en el área del aprovechamiento de subproductos resultantes del proceso de elaboración del vino para la obtención de productos de alto valor añadido o generación de energía.

Carlos Moro se refiere a este modelo productivo como “economía esférica”: generar productos de alto valor añadido a partir de subproductos (uvas, hollejos, pepitas, etc.), pero además incluyen una tercera dimensión en su aprovechamiento para la generación de energía consiguiendo abastecer energéticamente la producción inicial.

Innovación en el campo y en las bodegas

Matarromera no solo innova a través de los estudios que desarrollan en el interior de sus laboratorios, sino que aplica esa innovación también en el campo y en las bodegas. Incorpora a su actividad tecnologías de precisión como sensores inalámbricos, imágenes de satélite o drones que sobrevuelan los viñedos y vehículos terrestres que facilitan información inmediata sobre el estado de sus vides.

La empresa usa dispositivos móviles en el campo lo que facilita el conocimiento del estado actual y futuro de las 700 hectáreas de viñedo y 130 de olivos.

Matarromera consigue, de esta forma, gestionar más eficientemente sus cultivos, mejorar la calidad de la materia prima y, por ende, la calidad final de sus productos, logrando vinos y aceites de alta gama, ofreciendo al consumidor productos más saludables, con un valor añadido y diferenciador.

Para más información visite Cambio16

Puede adquirirla en papel, en digital, suscripción digital y suscripción total

Lea también:

El arte de dar vueltas

El arte de dar vueltas

 

Check Also

Fallas 2019. Cremà de la Falla L'Antiga de Campanar, del artista Carlos Carsí, ganadora del primer premio de la Sección Especial. / Foto: Juli Amadeu Àrias / CAMBIO16

Fallas 2019, la fiesta vuelve a renacer de sus cenizas

El ritual del fuego de la cremà, el 19 de marzo, ponía punto y final …