mutilación genital femenina
Foto REUTERS/Mohamed Nureldin Abdallah

La mutilación genital femenina, un delito que castigarán con cárcel en Sudán

Noticias Basada en hechos, observados y verificados por el periodista o por fuentes. Incluye múltiples puntos de vista, sin la opinión del autor. Si incorpora análisis, se etiqueta como noticias y análisis.

Una ley que criminaliza la mutilación genital femenina ratificó el Gobierno de Sudán; castigando así una práctica de más de 4.000 años y una de las más extremas formas de discriminación contra la mujer.

El presidente del Consejo Soberano, general Abdelfatah al Burhan, firmó este sábado la Ley de Enmiendas Misceláneas de Derechos y Libertades Fundamentales de 2020. Mediante esta ley se llevan a cabo una serie de reformas en materia de derechos humanos y libertades.

La ley elimina una serie de cláusulas “que degradan el valor y la dignidad de las mujeres” y opta por “penalizar” la mutilación genital femenina (MGF), informó el Ministerio de Justicia en un comunicado.

El comunicado no específica las penas que conlleva el incumplimiento de la normativa. El borrador aprobado en abril establecía una pena de tres años de cárcel para quien practique la MGF. También incluye el retiro de la licencia del hospital, centro de salud o clínica privada donde se practique la operación, informaron entonces las autoridades.

El general Abdelfatah al Burhan preside el Consejo Soberano que asumió el gobierno en Sudán tras las protestas ciudadanas que comenzaron en diciembre de 2018.

La mutilación genital femenina tenía en Sudán una tasa de prevalencia de 86,6%, según una encuesta realizada en 2014 por Unicef.

El procedimiento, también llamado infibulación o “circuncisión faraónica”, elimina la totalidad o parte de los labios mayores y menores, y por lo general el clítoris. Muy a menudo, la operación la realiza una partera tradicional.

La mutilación genital femenina, una práctica arraigada

El Día Internacional de Tolerancia Cero con la Mutilación Genital Femenina se celebra el 6 de febrero y se instituyó para llamar la atención sobre esta práctica. Es “una forma extrema de discriminación contra la mujer y que casi siempre se realiza con menores”, señaló la Unicef en su sitio en Internet.

“Viola los derechos de la persona a la salud, la seguridad y la integridad física; el derecho a no sufrir tortura ni tratos crueles, inhumanos o degradantes; y el derecho a la vida cuando el procedimiento acaba en la muerte de la víctima”, añadió.

Hay países donde la MGF está prohibida por ley, pero se sigue practicando de forma clandestina. Más de 200 millones de mujeres y niñas vivas han sido objeto de la MGF. Treinta países de África, Oriente Medio y Asia mantienen esta práctica, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Aunque no hay documentos religiosos que la prescriban, quienes lo hacen suelen creer que tiene un respaldo religioso. No obstante, instituciones musulmanas y cristianas también se oponen a su práctica.

“Los motivos por los que se practica la mutilación genital femenina difieren de una región a otra y de una época a otra”, dice la OMS. En términos generales, “responden a una mezcla de factores socioculturales vehiculados por las familias o comunidades”.

La mutilación genital femenina suele responder a la concepción de lo que se considera una “conducta sexual aceptable”. El objetivo es “asegurar la virginidad antes del matrimonio y la fidelidad después de él”.

En muchas comunidades existe la convicción de que reduce la libido de la mujer y “la ayuda a resistir la tentación de relaciones extraconyugales”.

Lea también:

Dateline:

Madrid, España

Conforme a los criterios de
Saber más

Sobre Katty Salerno

Areas of Expertise:

Política
Internacional
Economía
Medioambiente

Location Expertise:

Iberoamérica
España

Official Title:

Correctora y redactora editorial

Phone Number:

+34 914 201 199

Email Address:

[email protected]

Avatar
Licenciada en Comunicación Social, UCV, 1985, Curso de Corrección y Estilo en Español, Universidad de Barcelona, España, 2015, Diplomado en Edición, UCV-Cámara Venezolana del Libro, 2018. Redactora, editora y correctora editorial de las versiones impresas y páginas web, de Cambio16 y Energía16. Redactora de la revista Cambio Financiero. Amplia trayectoria en medios e instituciones nacionales e internacionales. Fui corresponsal jefe en Cuba y Venezuela de la agencia italiana de noticias ANSA; y jefe de prensa del Sistema Económico Latinoamericano (SELA) y del Ministerio de Relaciones Exteriores de Venezuela, entre otros cargos. También tengo experiencia en la edición de libros impresos y en edición de textos periodísticos para medios digitales. Venezolana radicada en Venezuela. Membresía: Asociación de Revistas ARI.

Check Also

Restricciones en España

Con mayores restricciones España busca detener la propagación del coronavirus

En el resto del mundo, las Américas se mantiene como el epicentro de la pandemia, con los Estados Unidos y Brasil como los países más afectados.