Las inundaciones en Bangladesh
La gente camina en una calle inundada junto al río Padma mientras la situación de la inundación empeora en el distrito de Munshiganj, en las afueras de Dhaka, Bangladesh, el 25 de julio de 2020. REUTERS / Mohammad Ponir Hossain

Las inundaciones en Bangladesh, el rostro más dramático del cambio climático

Noticias Basada en hechos, observados y verificados por el periodista o por fuentes. Incluye múltiples puntos de vista, sin la opinión del autor. Si incorpora análisis, se etiqueta como noticias y análisis.

Las inundaciones en Bangladesh son más graves este año. Entre el 25% y el 37% de su superficie territorial está bajo las aguas, de acuerdo con estimaciones oficiales. Cuando las lluvias monzónicas comenzaron en junio, parte de sus 165 millones de habitantes ya tenía poca comida. Una consecuencia de la pandemia del coronavirus. Los bangladesíes sufren las consecuencias, pero no son los responsables del cambio climático ni de los daños que causa.

En mayo, este país del sur de Asia y el octavo más poblado del mundo, había sufrido los embates del ciclón Amphan, el más fuerte registrado en la zona desde 1999.

“Las graves inundaciones de este año están exacerbando aún más la grave situación humanitaria. El país ya enfrentaba otras emergencias, incluida la actual pandemia de COVID-19”. Así lo advirtió en un informe la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés).

Un niño se sienta en una rama de plátano en medio del río Padma después de que las inundaciones empeoraran en el distrito de Munshiganj, en las afueras de Dacca, Bangladesh REUTERS / Mohammad Ponir Hossain

La agencia de la ONU hizo un llamado urgente para recaudar $ 4,7 millones para asistir a 7,3 millones de personas afectadas por las inundaciones en 21 distritos. Unos 700.000 hogares requieren seguridad alimentaria mientras que 125.549 hectáreas de tierras agrícolas necesitan rehabilitación. El 57% de los mercados no está funcionando debido a las inundaciones en Bangladesh.

Las fuertes lluvias monzónicas, junto con el aumento de los niveles de agua en las tres cuencas hidrográficas principales y las zonas montañosas, han causado grandes inundaciones en el norte, noreste y sureste de Bangladesh, reporta la FAO.

Cifras no oficiales difundidas por la prensa estiman que casi 1 millón de hogares se inundaron y que al menos 54 personas han muerto, la mayoría de ellas niños.

Refugiados climáticos

Por su ubicación geográfica en el delta del río Ganges, que nace en la India, las tierras de Bangladesh son fértiles para cultivos como el del arroz. Pero también están sujetas a las inundaciones anuales causadas por los monzones y los ciclones, que se activan entre junio y octubre. Sin embargo, con el paso de los años y debido a los efectos del cambio climático, las inundaciones han ido aumentando.

Expertos sostienen que en 30 años la elevación del nivel de los ríos y del mar acabará con el 20% de la superficie de Bangladesh. Habrá que trasladar de 25 millones a 30 millones de personas, el mayor número de refugiados climáticos del mundo en un solo país.

“Esta es una de las desigualdades más llamativas de la era moderna. Los menos responsables de contaminar la atmósfera de la Tierra están entre los más golpeados por sus consecuencias. El estadounidense promedio es responsable de 33 veces más dióxido de carbono que calienta el planeta que el promedio de Bangladesh”, publicó The New York Times.

Las cifras recabadas por el diario estadounidense indican que el 10% más rico del mundo es responsable de hasta el 40% del daño ambiental global, incluido el cambio climático; mientras que el 10% más pobre representa menos del 5%. Otro informe estima que el calentamiento global ha reducido los ingresos en los países más pobres del mundo entre un 17% y un 30%

“Un estudio encargado por Naciones Unidas encontró que los 20 países más vulnerables al clima han pagado más de $ 40.000 millones en intereses adicionales (de su deuda externa) debido a pérdidas derivadas de eventos climáticos extremos”, añade el medio de comunicación.

Bangladesh es solo el comienzo

Cuando las inundaciones comenzaron en junio, ya los bangladesíes estaban bastante golpeados por la pandemia del coronavirus. La gente había dejado de trabajar, las remesas que muchos reciben del exterior dejaron de llegar y otros tuvieron que vender su ganado a precios por debajo del mercado porque no tenían qué comer.

Las inundaciones han causado graves pérdidas de cultivos, aves de corral, ganadería y pesca en el 92% del total de las zonas afectadas. Las oportunidades de empleo han mermado debido a las interrupciones en las cadenas de suministro de alimentos. “Todo esto aumentará todavía más los niveles de pobreza”, advierte la FAO.

Y según el sistema global de detección de inundaciones de la Unión Europea, las actuales inundaciones en Bangladesh pueden ser las más prolongadas desde 1988: “El agua no retrocederá antes de agosto”.  

En este ciclo perverso, cada vez son más los habitantes de Bangladesh que han debido abandonar sus casas y mudarse a zona más altas, dejando atrás la vida que conocieron.

Personas afectadas por las inundaciones esperan que un bote cruce un arroyo en Jamalpur, Bangladesh | REUTERS / Mohammad Ponir Hossain

Organizaciones civiles sostienen que las inundaciones en Bangladesh ilustran las razones por las que las negociaciones para detener el cambio climático, pospuestas hasta 2021, deben contemplar una compensación a las personas que no han causado el problema.

“La gente está perdiendo lo poco que tiene”, dijo Farah Kabir, directora nacional de Bangladesh para ActionAid International. “¿Cuándo y cómo van a ser apoyados? ¿Cuándo va a asumir su responsabilidad la comunidad mundial?”, dijo la activista, citada por The New York Times.

Climatólogos han advertido que Bangladesh es solo el comienzo. Tarde o temprano todos los países del mundo se verán afectados por los efectos del cambio climático y la subida del nivel del mar.

Lea también:

Dateline:

Madrid, España

Conforme a los criterios de
Saber más

Sobre Katty Salerno

Areas of Expertise:

Política
Internacional
Economía
Medioambiente

Location Expertise:

Iberoamérica
España

Official Title:

Correctora y redactora editorial

Phone Number:

+34 914 201 199

Email Address:

[email protected]

Avatar
Licenciada en Comunicación Social, UCV, 1985, Curso de Corrección y Estilo en Español, Universidad de Barcelona, España, 2015, Diplomado en Edición, UCV-Cámara Venezolana del Libro, 2018. Redactora, editora y correctora editorial de las versiones impresas y páginas web, de Cambio16 y Energía16. Redactora de la revista Cambio Financiero. Amplia trayectoria en medios e instituciones nacionales e internacionales. Fui corresponsal jefe en Cuba y Venezuela de la agencia italiana de noticias ANSA; y jefe de prensa del Sistema Económico Latinoamericano (SELA) y del Ministerio de Relaciones Exteriores de Venezuela, entre otros cargos. También tengo experiencia en la edición de libros impresos y en edición de textos periodísticos para medios digitales. Venezolana radicada en Venezuela. Membresía: Asociación de Revistas ARI.

Check Also

Crisis climática: ¿Será posible un cambio de mentalidad tras la COVID-19?

A pesar del pesimismo y mala prensa que rodean a la humanidad, debemos recuperar la confianza en nuestra infinita capacidad de aprendizaje.