Home / Lifestyle / Cómo cambiar un habito: 3 nuevas ideas prácticas y útiles
Cambiar un hábito y constuíír nuevos: la fórmula del éxito de Michael Phelps
Cambiar un hábito y constuíír nuevos: la fórmula del éxito de Michael Phelps

Cómo cambiar un habito: 3 nuevas ideas prácticas y útiles

Por Cambio16
17/12/2017

Viene un nuevo año y posiblemente cambiar un hábito o incorporar uno nuevo esté entre tus propósitos.

Sabemos que en estas fechas, además del balance recurrente, comenzamos a pensar en los objetivos personales para el nuevo año.

Y pensamos en aquellas cosas que queremos concretar, o en las que queremos dejar de hacer.

No obstante, sabemos que modificar conductas que hemos incorporado a nuestras vidas requiere voluntad y conocimiento.

Probablemente se requiera un poco de esfuerzo, pero absolutamente nada es imposible.

En este artículo te damos un poco de inspiración y nuevas ideas memorables, prácticas y útiles para cambiar un hábito o comenzar a practicar unos nuevos.

No son nada difíciles, no requerirás cumplir períodos de tiempo -que parecen que nos condenaran- ni cumplir con listas eternas.

Son ideas que van hacia la médula y que te permitirán lograr tu propósito de forma natural. Y plantearte otros más.

Aquí veras cómo un pequeño cambio puede mejorar tu vida entera.

Un ejemplo inspirador de cómo cambiar un hábito

Cambiar un hábito y constuíír nuevos: la fórmula del éxito de Michael Phelps
Cambiar un hábito y constuíír nuevos: la fórmula del éxito de Michael Phelps

Es difícil no conocer o admirar a Michael Phelps, el atleta olímpico más condecorado de todos los tiempos.

Ha ganado 28 medallas en múltiples categorías de natación y aún posee varios récords mundiales a pesar de que se ha retirado.

Su condición probada y tobillos flexibles lo hacen naturalmente predispuesto a nadar, tal vez incluso más que caminar en tierra firme.

Pero la historia menos contada es cómo su vida se ha construido sobre unos pocos hábitos que fueron inculcados intencionalmente en él.

Su entrenador de natación, Bob Bowman, sabía que Phelps podía ser excelente, pero para convertirse en un campeón, necesitaba hábitos que lo convirtieran en el nadador mental más fuerte de la piscina.

En los Juegos Olímpicos de 2008 se demostró que Bowman tenía razón. Phelps sería la primera persona en ganar ocho medallas en una sola Olimpiada.

Cuando se le preguntó acerca de cómo se preparaba Phelps, Bowman dijo lo siguiente:

“Si le preguntaras a Michael qué está pasando en su cabeza antes de la competencia, diría que no está pensando en nada. Él solo está siguiendo el programa. Pero eso no está bien. Es más como que sus hábitos se han apoderado. Los estiramientos fueron como él planeó. Las vueltas de calentamiento fueron como las visualizó. Su mente estaba reproduciendo exactamente lo que esperaba”.

Lo que la mayoría de las personas consideraba tedioso, Bowman lo consideró vital e indispensable.

“La competencia no era el fin, sino otro paso de un patrón que comenzó más temprano y no ha sido más que victorias” explicó.

El secreto: los hábitos clave

Los hábitos hacen que las acciones y los resultados sean predecibles.

Cuando el cuerpo está en piloto automático, puedes realizarlo independientemente del entorno en el que te encuentren.

Eso sin duda importa si eres Phelps o quieres lograr metas de alto nivel.

Phelps tenía muchos hábitos que incorporó a las rutinas. Visualizaría la carrera perfecta, cada golpe, giro y final, antes y después de ir a la cama.

Su régimen de estiramiento comenzaría en los brazos y terminaría en los tobillos. Sabía exactamente cuánto tardaría su calentamiento antes de cada carrera.

Parece mucho trabajo. Pero estos hábitos no se desarrollaron uno por uno. Resulta que algunos hábitos se combinan, lo que facilita la adquisición de otros buenos hábitos.

Esto es lo que Charles Duhigg llama hábitos clave en su libro The Power Of Habit.

A diferencia de los hábitos normales, los hábitos clave crean efectos positivos que se extienden a otras áreas.

Comienzan una reacción en cadena que cambia otros patrones. Con el tiempo, esto transforma todo.

Idea 1: Identifica tus hábitos clave

Un hábito clave es como un motor. Tan sólo un solo hábito te puede conducir a un conjunto de comportamientos.

Por ejemplo, si comienzas a interesarte seriamente por estudiar lo que comes y qué efectos generas seguro te darás cuenta de cuántas calorías estas consumiendo.

Y si descubres que no está bien, quizá pensarás en proponerte un poco de ejercicio.

O considerarás reducir tu ingesta de carbohidratos.

Por consiguiente, serás más selectivo con tus alimentos y hasta incluso te atreverás a preparar tus propias comidas.

Parece un poco absurdo cómo el pequeño acto rastrear un hábito como qué estamos comiendo podría comenzar tal reacción.

Pero el proceso de pensamiento es simple.

Rastrear tu alimentación te hace saber cuántas calorías estaba consumiendo.

Para equilibrar las calorías netas consumidas, necesitarás actividad física -ojo, que no hay que matarse-.

Y, para complementar efectivamente tal esfuerzo, hay que optimizar mi dieta y comer alimentos más saludables.

Lo que comenzó como un pequeño acto de curiosidad rápidamente se convirtió en una bola de nieve en una serie de hábitos más saludables.

Un pequeño cambio que, en este caso -y nadie puede decir lo contrario- hace sentirnos mejor y más enérgicos.

Por supuesto, algunos días puedes no apegarte a esos hábitos. Pero concentrarme en observar lo que comes, un hábito clave, te hace proponerte a realizar otros muchos cambios sin mucho esfuerzo mental.

Idea 2: Construye un hábito trapezoidal

No tiene que elegir entre un conjunto limitado de acciones para construir un hábito trapezoidal.

Como resultado, no es el acto exacto el que causa la reacción en cadena, sino el intento detrás del acto.

Como Duhigg escribe: “El poder de un hábito clave se basa en su capacidad para cambiar su imagen propia”.

Básicamente, “cualquier cosa puede convertirse en un hábito clave si tiene el poder de hacerte ver a ti mismo de una manera diferente”.

La gama de hábitos es ilimitada. Los actos que aparentemente no están conectados pueden generar beneficios inesperados.

Mira éstos que son de lo más sencillos, por ejemplo:

Levantarse temprano: Tienes una o dos horas adicionales de tiempo ininterrumpido que puede usar para realizar actividades que le interesan.

Esto podría significar más tiempo para leer o seguir un proyecto o practicar algo que te apasiona.

Al hacerlo, adquirirás una mayor confianza y una mayor sensación de posibilidad.

Tiende tu cama. Suena ridículo, pero para algunos este simple acto podría ser una pequeña victoria que otorga una disciplina y una sensación de control.

Es algo que el almirante William McRaven tuvo que hacer cuando era miembro de la Armada estadounidense.

Y lo encontró tan importante para cambiar un hábito que tituló su libro Make Your Bed (Tiende tu cama).

Meditar. Se han reportado numerosos beneficios, que incluyen la reducción de la ansiedad, una mejor autoconciencia y una mayor estabilidad emocional.

La paz mental y la calma que evoca también pueden ayudar en la toma de decisiones.

Idea 3: El hábito es disfrute, o no será hábito

Al pensar en cambiar un hábito, lo importante es que no limites a comportamientos específicos.

Quizá sólo te levantas temprano cuando debes, o tu cama vive siempre hecha un desastre o meditar te aburre.

El punto es este: comienza con algo que sepas que vas a disfrutar o sentirte orgulloso y trabajarás desde allí.

No todos los hábitos son iguales. Es mejor enfocarse en construir hábitos clave cuando recién comienzas.

Los nuevos hábitos son siempre difíciles de cumplir. Habrá momentos en los que te sentirás frustrado por un lento progreso.

Pero solo necesitas tener éxito una vez en desarrollar un hábito trapezoidal, y los demás seguirán.

Los hábitos que desarrolles te ayudarán a llegar a donde quieres. El éxito se convertirá en una extensión natural.

Check Also

La cosmética emocional de Shiseido para millennials.

La cosmética emocional de Shiseido para millennials

Cosmética emocional. Para Ainhoa Viñarás, directora general de Shiseido, la belleza no solo representa lo que eres, sino como vives.