Los 95 minutos de Obama y Putin cara a cara

Por Cambio16 / Miriam Burgués (Efe)

Advertimos de que este artículo contiene spoilers porque vamos a hacer referencia a la serie House of Cards. Uno de los grandes momentos de la tercera temporada es el encuentro entre el ya presidente de los EEUU, Frank Underwood (interpretado por Kevin Spacey), y el mandatario ruso Viktor Petrov (Lars Mikkelsen). Un episodio con gran tensión entre ambos personajes y cuyas imágenes irrumpen en la mente cuando se conoce el contenido de la reunión del lunes entre los presidentes en el mundo real: Barack Obama y Vladimir Putin y se visualizan las fotografías del encuentro. Y es que a veces, las series y el poder conforman un binomio en el que la ficción adelanta y hasta inspira a la realidad política.

House of Cards

Los presidentes de EEUU, Barack Obama, y de Rusia, Vladímir Putin, tuvieron el lunes su primera reunión formal en más de dos años, que sirvió para reafirmar lo que ya habían dicho ante la Asamblea General de la ONU y certificar sus diferencias sobre el rol del régimen de Bachar Al Asad en el futuro de Siria.

La esperada reunión, celebrada en la sala de consultas del Consejo de Seguridad de la ONU, duró 95 minutos, más de lo previsto, pero no sirvió para llegar a ningún acercamiento entre EEUU y Rusia sobre cómo resolver la crisis que desangra a Siria desde hace más de cuatro años.

Galería:

Según un alto funcionario estadounidense, Obama y Putin coincidieron en la necesidad de buscar una “solución política” al conflicto en Siria, pero están fundamentalmente en desacuerdo sobre algo crucial como el papel que debe jugar el presidente Asad.

Para EEUU, Asad tiene que irse y así lo ha mantenido desde que empezó la crisis, mientras Rusia defiende su legitimidad.

“Creo que los rusos sin duda entendieron la importancia de que haya una solución política en Siria y un proceso que persiga esa solución”, pero “tenemos diferencias en lo que sería el resultado de ese proceso”, en particular en lo relativo a Asad, relató la fuente bajo anonimato.

Por su parte, Putin habló con los medios rusos tras el encuentro con Obama, del que dijo que fue “sorpresivamente franco y constructivo”.

Según la televisión rusa Russia Today (RT), Putin negó que Moscú tenga o vaya a tener tropas en Siria, aunque el Kremlin ha aumentado recientemente su apoyo militar al régimen de Asad.

Sobre los bombardeos contra posiciones del Estado Islámico (EI) en Siria de la coalición internacional que lidera EEUU, Putin dijo que nadie sabe si están siendo efectivos y no excluyó la posibilidad de que Rusia pueda sumarse a esos ataques, aunque recordó que actualmente no son “legales” porque no están bajo el paraguas de la ONU.

Discursos ante la ONU

Tanto Putin como Obama hablaron durante la mañana ante la Asamblea General de la ONU y allí expusieron muy claramente sus posturas sobre Siria.

En su discurso ante la Asamblea, Obama insistió en que Asad debe renunciar para impulsar una “transición” que permita poner fin al conflicto, mientras que Putin, en su intervención, pidió el apoyo de la comunidad internacional al “Gobierno legítimo” de Damasco.

“Estados Unidos está preparado para trabajar con todos los países, incluidos Rusia e Irán, para resolver el conflicto”, pero “después de tanto derramamiento de sangre no podemos volver al ‘statu quo’ en Siria”, señaló Obama.

El lunes, su Gobierno intensificó los contactos con los países europeos y árabes que coinciden en que Asad debe abandonar el poder para alcanzar la paz en Siria, a través de una reunión del secretario de Estado de EEUU, John Kerry, con los ministros de Exteriores de Reino Unido, Francia, Alemania, Arabia Saudí, Jordania y Turquía.

A su turno ante la Asamblea General, Putin expresó su pleno respaldo al régimen de Asad porque, según dijo, sus fuerzas militares y las milicias kurdas son las únicas “que verdaderamente están luchando contra las organizaciones terroristas en Siria”.

El líder del Kremlin adelantó, además, que quiere proponer la posibilidad de aprobar en el Consejo de Seguridad de la ONU una resolución que busca “coordinar acciones de todas las fuerzas que se enfrentan al Estado Islámico y otras organizaciones terroristas”.

El anterior encuentro

Hasta hoy, la última reunión formal entre Obama y Putin había tenido lugar a mediados de 2013.

Unos meses después, a comienzos de 2014, comenzó la crisis ucraniana con la anexión rusa de Crimea, un asunto que ambos trataron también este lunes tanto en la ONU como en su encuentro bilateral.

En su intervención ante la Asamblea, Obama defendió las sanciones impuestas a Rusia tras la anexión de Crimea porque, según dijo, EEUU no puede quedarse callado “cuando la soberanía y la integridad territorial de una nación se violan flagrantemente”.

Por su parte, Putin denunció a su turno el uso de “sanciones unilaterales” para servir a “intereses políticos” y, al mismo tiempo, “eliminar competidores” económicos.

Durante su reunión, Obama reiteró a Putin el apoyo de EEUU a la “soberanía e integridad territorial” de Ucrania, al igual que el compromiso con la “implementación de los Acuerdos de Minsk”, según el alto funcionario estadounidense.

Conforme a los criterios de
Saber más

Sobre Cambio 16

Phone Number:

+3491087757

Email Address:

[email protected]

Avatar
Cambio16 es un medio de comunicación líder y de referencia global, fundado en 1971, cabecera decana de las revistas de actualidad y análisis en España y la de mayor proyección internacional en idioma español. Desde su primera edición, cada número ha estado orientado a desarrollar temas esenciales de interés nacional e internacional para ofrecer a la opinión pública contenidos comprometidos con los valores democráticos, el respeto y la aplicación del Estado de derecho, la justicia, la defensa de los derechos humanos y la conservación del medio ambiente, entre otros principios y derechos fundamentales que definen nuestra línea editorial.

Check Also

conservación del Amazonas

De la conservación del Amazonas depende el futuro de la humanidad, advierten expertos

El proceso de destrucción de este ecosistema está muy cerca de alcanzar un punto de inflexión sin retorno.