Madrid 2025: ¿Una ciudad sin diésel?

Por Andrés Tovar
05/12/2016

Los motores diésel serán prohibidos en París, Ciudad de México, Madrid y Atenas progresivamente en los próximos diez años para promover un transporte más limpio, como el uso de vehículos alternativos, el transporte peatonal y la bicicleta. El anuncio fue hecho en la Cumbre de los Alcaldes C40, que culminó este fin de semana en México.

Los diesel se promovieron originalmente por los gobiernos al pensar que liberan niveles más bajos de CO2 y otras emisiones nocivas. Sin embargo, este tipo de motor ha sido objeto (con razón) de muchas críticas recientemente, sobre todo en las zonas urbanas, después que se hizo evidente que muchos de los fabricantes falsificaron los resultados de los estudios de impacto ambiental de estos motores (recordemos el caso Volkswagen). Los motores diésel se han relacionado con los óxidos de nitrógeno (NOx) y las emisiones de materia particulada (PM), que pueden acumularse en grandes cantidades en las ciudades.

Algunas PM finas, tales como PM2.5, puede pasar al torrente sanguíneo y contribuir a condiciones cardíacas o pulmonares (agudas y crónicas), incluso la muerte. A nivel de los terrenos, las emisiones de NOx pueden dar lugar a acumulaciones de ozono, causando dificultad para respirar, incluso para aquellos que no tienen un historial de problemas respiratorios. La OMS estima que alrededor de tres millones de personas mueren cada año debido a la exposición a la contaminación del aire exterior.

“Esta es una crisis global inaceptable y como alcaldes estamos determinados a actuar”, expone el documento del pacto.

El acuerdo también ancla el compromiso de promover e impulsar el uso de vehículos eléctricos, de hidrógeno e híbridos para desplazar a los automóviles que utilizan combustibles fósiles.

Además, prometen invertir en infraestructura sustentable para mejorar la movilidad de la población.

“La calidad del aire que respiramos en nuestras ciudades está directamente relacionada con la lucha contra el cambio climático. En la medida en que reduzcamos las emisiones de gases de efecto invernadero generadas en nuestras ciudades, nuestro aire será más limpio y nuestros niños, abuelos y vecinos tendrán mejor salud”, apunta el pacto.

Compromisos

En algunos casos, como en Londres, grupos de ciudadanos han tomado el asunto en sus propias manos. Los grupos ecologistas han defendido su caso y han apelado en los tribunales mejoras en las regulaciones de aire limpio. El alcalde Sadiq Khan ha propuesto una ampliación de la Ultra-Low Emissions, y los activistas están presionando para que que sea eliminado todo el diésel en Londres en 2025.

Interesados ​​en la prevención de este tipo de problemas, los alcaldes de otras cuatro ciudades con problemas de larga data de contaminación del aire se han comprometido a utilizar su poder ejecutivo para limitar el uso de los motores diésel. Los cuatro alcaldes declararon que prohibir todos los vehículos diésel en 2025 y “comprometerse a hacer todo lo posible para incentivar el uso de la electricidad, hidrógeno y los vehículos híbridos”. Entre ellos está la alcaldía de Madrid.

“No es ningún secreto que en la Ciudad de México tratamos de resolver el doble problema de la contaminación del aire y el tráfico”, dijo el alcalde de la ciudad, Miguel Ángel Mancera. “Con la ampliación de las opciones de transporte alternativos, además de una inversión en infraestructura ciclista, estamos trabajando para aliviar la congestión en nuestras carreteras y nuestros pulmones”.

París ya ha establecido algunas bases en el tema. Vehículos matriculados antes de 1997 ya están prohibidos de entrar en la ciudad. Los Campos Elíseos están cerrados al tráfico una vez al mes. La alcaldesa de la ciudad, Anne Hidalgo, dijo que seguirán hasta “prohibir progresivamente los vehículos más contaminantes de las carreteras” de París. “Nuestra ambición es clara y hemos empezado a rodar hacia fuera: queremos prohibir el diésel en toda nuestra ciudad siguiendo el modelo de Tokio, que ya ha hecho lo mismo.”

Entretanto, Manuela Carmena, alcaldesa de Madrid, ha hablado en apoyo de la limpieza del aire de la ciudad diciendo que está “íntimamente ligada con nuestros esfuerzos de lucha contra el cambio climático”.

En conjunto, estos cuatro alcaldes parecen estar fijados en la limpieza del aire, y tienen sus miras puestas en los motores diésel.

Si estas cuatro grandes ciudades van por este camino, van a establecer un poderoso precedente para que otros sigan su ejemplo. Los fabricantes de automóviles deberán leer estos motivos, y es probable que esto potencie el empuje para el desarrollo de vehículos híbridos y eléctricos, incluso más que antes. Con suerte, esta vez alguien va a comprobar sus resultados antes de la OMS tenga que emitir una estadística espantosa.

Conforme a los criterios de
Saber más

Sobre Andres Tovar

Avatar

Check Also

Bosques australianos

Bosques australianos sobrevivieron a incendios, pero no a la tala humana

Una empresa emprendió la tala de 140.000 hectáreas de tierras forestales para usar la madera como material de construcción