domingo , mayo 31 2020
merkel-alemania
Reuters

Merkel: los nuevos retos de la “dama de hierro” de Alemania

Por Andrés Tovar
25/09/2017

.

Ángela Merkel acaba de garantizar su cuarto mandato como canciller de Alemania. Su partido, los Demócratas Cristianos (CDU), superó el 30 por ciento de los votos en las elecciones del domingo, según las encuestas de salida, y los socialdemócratas (SPD), el candidato más cercano de Merkel, lograron un lejano 20 por ciento. En ambos casos, los números fueron inferiores a los últimos sondeos de Stern / RTL , que proyectaban que un 36 por ciento para la CDU y un 22 por ciento para el SPD.

En lo que a la foto final se refiere, el resultado es a simple vista una sorpresa. Los lineamientos de la campaña de Merkel eran de continuidad y su campaña fue diseñada para recordarle a los alemanes que la vida en Alemania es bastante buena, con la economía más fuerte de Europa, sólo un 3.7 por ciento de desempleo , y el más rápido crecimiento del PIB entre las naciones industrializadas del G7. Después de un año de sacudidas electorales, con Estados Unidos eligiendo a Donald Trump y el Brexit en el Reino Unido, el subtexto era claro: los alemanes optarían por mantener el rumbo.

Pero una de las partes se dispuso a estrellar la fiesta de estabilidad de Merkel y lo hizo. La alternativa para Alemania (AfD), un partido de extrema derecha fundado en 2013 , obtuvo el 13,5 por ciento de los votos, según estas encuestas de salida. Eso significó que la AfD no sólo eliminó fácilmente la barrera de entrada al Bundestag (fijada en el 5 por ciento de la votación general), sino que ahora será el primer partido de extrema derecha en ingresar al parlamento alemán en décadas.

Y eso está haciendo que mucha gente se sienta incómoda, comenzando con la propia Merkel. “Nunca trabajaré con la AfD” , dijo a Deutsche Welle , el servicio de noticias alemán, el viernes.

La extrema derecha ha cruzado la línea

afd-alemania

Alemania ha tenido durante mucho tiempo una barrera única a la extrema derecha: su propia historia del siglo XX y una suerte de repugnancia resultante ante el extremismo.

La AfD fue fundada como un partido euro-escéptico, creado por economistas desencantados con el rescate de Alemania durante la crisis económica europea que comenzó en 2008, junto con los desertores de la CDU de Merkel. Pero dentro de dos años había comenzado a hacer eco de las plataformas antiinmigrantes y anti-islámicas de los partidos populistas de extrema derecha de otras naciones europeas, como el Frente Nacional de Francia de Marine Le Pen y el Partido por la Libertad de Geert Wilders en los Países Bajos. Las nuevas figuras de la AfD empezaron a hacer declaraciones sobre cómo el Islam era incompatible con los valores alemanes.

El cambio de enfoque comenzó con la política de puertas abiertas de Merkel durante la explosión de la crisis migratoria europea en 2015. Tras ello, la AfD dio a conocer una plataforma explícitamente anti-migrante que incluía ideas sobre la prohibición de los migrantes y alentó a las mujeres alemanas a tener más hijos.

Algunos miembros de la AfD comenzaron a meterse en un nacionalismo diferente, que cuestionaba la cultura alemana de la posguerra de la memorialización. En Alemania, desde el Holocausto, se han erigido monumentos conmemorativos a las víctimas de los nazis en todo el país. Es un punto de identidad nacional reconocer ese pasado oscuro, discutirlo y enseñarlo, para que no se repita.

Pero recientemente la AfD ha comenzado a lamentar la incapacidad del país para celebrar el pasado. Uno de los nuevos líderes del partido, Alexander Gaulanddijo en una manifestación del partido a principios de este mes que sus compatriotas deberían “tener el derecho de estar orgullosos de los logros de los soldados alemanes en dos guerras mundiales“.

Y en febrero, un funcionario local de la AfD llamado Björn Höcke se quejó a un grupo de jóvenes partidarios del partido que “esta estúpida política de enfrentarse con el pasado nos perjudica. No necesitamos nada más que una inversión de 180 grados en la política de la conmemoración”. También se refirió al monumento a los judíos asesinados de Europa, un mar de estelas de hormigón en el centro de Berlín, como “un monumento de vergüenza en el corazón de la capital“.

Para muchos alemanes, declaraciones como las de Höcke y Gauland son sorprendentes. Después de todo, este es un país que ha trabajado duro para responsabilizarse por su oscuro pasado.

Una campaña contra los migrantes y el Islam

La campaña de AfD ha empujado muchos límites en estas elecciones, publicando anuncios que mezclaron la islamofobia con la misoginia, incluyendo una imagen de mujeres en bikinis, fotografiadas por detrás. El slogan dice “Burkas? Preferimos los bikinis“.

Los partidarios de AfD también pasaron parte de la campaña apareciendo en los mítines de Merkel para acosarla desde el banquillo. Estas apariciones se materializaron en una sustancial subida de apoyo a la coalición de extrema derecha que se hizo más notoria cuando Merkel permitió la entrada de cerca de 900.000 refugiados en Alemania durante el apogeo de la crisis migratoria europea de 2015. Fue un gesto humanitario que no todos apreciaron.

Pero odio no es igual a fuerza política. Algunos pensaron que le costaría a Merkel un cuarto mandato. La “dama de hierro” alemana se las arregló para conducir la crisis de refugiados diciendo con su propia forma merkeliana de decir las cosas:” No me equivoqué, y nunca voy a hacer esto de nuevo”.

Pero para la AfD, y sus partidarios, ese tipo de declaración es demasiado poco, demasiado tarde. Y se han aprovechado de eso para entrar en el parlamento.

Merkel dice que no trabajará con la AfD, pero no puede trabajar sola

El último gobierno estaba dirigido por lo que se llama la “Gran Coalición” , lo que significa que los demócratas cristianos trabajaron con los socialdemócratas, el siguiente partido más grande. Pero, tal como señaló Deutsche Welle esta semana, eso le causaba problemas al partido más pequeño, en este caso los socialdemócratas. Como tienen menos opinión, los votantes los culpan cuando las cosas salen mal. Eso puede hacerlos menos inclinados a unirse.

Y ahora, tras los resultados del domingo, socialdemócratas tendrán mucho trabajo interno que hacer , dijo el diario alemán Handelsblatt, debido a su debilidad en las elecciones de hoy.

Merkel, por su parte, puede haber salido vencedora, pero ella pasará las próximas semanas estableciendo un acuerdo de coalición con las otras partes. Pero ahora tiene un nuevo escenario: la extrema derecha en Alemania ya no es un espectáculo secundario. Ahora que la AfD es la oposición oficial en el parlamento, tendrá un presupuesto mayor y una plataforma nacional importante, algo que no ha tenido antes. El partido también tiene derecho a responder después de que el canciller hable. Como informó hoy The New York Times, muchos observadores políticos alemanes temen que altere el tenor del discurso en el Bundestag, convirtiéndolo en un espacio menos armonioso.

Merkel ha dicho que no trabajará con la AfD. Pero marginar al partido tanto como sea posible significará que tiene que trabajar rápido para construir puentes con todos los demás.

Conforme a los criterios de
Saber más

Sobre Andres Tovar

Avatar

Check Also

Revisar Ley de Seguridad Nacional

EE UU, el Reino Unido y Canadá solicitan a China revisar Ley de Seguridad Nacional de Hong Kong

Trump: “Tomaremos medidas para revocar el trato preferencial de Hong Kong como territorio aduanero”.