domingo , febrero 17 2019
Home / Actualidad / Mientras el pueblo sufre, la ayuda humanitaria centra la diatriba política en Venezuela
Mientras el pueblo sufre, la ayuda humanitaria centra la diatriba política en Venezuela. Hasta ahora se desconoce cómo ingresará al país
Mientras el pueblo sufre, la ayuda humanitaria centra la diatriba política en Venezuela. Hasta ahora se desconoce cómo ingresará al país

Mientras el pueblo sufre, la ayuda humanitaria centra la diatriba política en Venezuela

Paradójicamente, el tema de la ayuda humanitaria se ha convertido en un punto álgido en la relación del régimen de Nicolás Maduro con el país. Lo que debería darse de manera fluida, pues se trata de una ayuda para los más necesitados, es el tema central de discusión en sectores políticos. La llegada de medicinas, alimentos e insumos, con el fin de atender a las personas más vulnerables, también acapara la conversación de los venezolanos en general.

Según el diputado Miguel Pizarro, presidente de la Comisión Especial de Seguimiento a la Ayuda Humanitaria de la Asamblea Nacional, en la fase inicial se atenderá a niños desde la primera infancia hasta los cinco años en riesgo nutricional y mujeres gestante en riesgo nutricional; adultos mayores en soledad y dependencia funcional con déficit nutricional.

Asimismo se destinará a personas con enfermedades crónicas, con un foco especial en diabéticos y pacientes hipertensos; personas en albergues y refugios con riesgo nutricional; y la población hospitalaria en situación de emergencia o con necesidad de una cirugía.

Pese a la patente crisis sanitaria del país, con escasez de medicamentos hasta de un 90% para tratamiento de enfermedades como el cáncer, VIH y hemofilia, Maduro y su equipo están decididos a que no llegue la ayuda al país. Según él, Venezuela no padece de una crisis humanitaria sino “tiene una crisis política y económica”. Es de los que afirma públicamente que la ayuda humanitaria de Estados Unidos a Venezuela es un “show político” para justificar una intervención.

Livia Vargas: “estamos desesperados” y a la espera de la ayuda humanitaria

El último nuevo obstáculo ha sido la colocación de barreras físicas.  Desde el martes, un grupo no identificado instaló con montacargas dos contenedores y un camión cisterna del lado venezolano del puente fronterizo de tres carriles que comunica con la ciudad colombiana de Cúcuta.

Cerca al lugar, soldados venezolanos armados hacen guardia en el edificio de aduanas. Amenazan con repeler cualquier intento de cruzar la frontera.

En la fronteriza ciudad venezolana de Ureña los residentes se inscribieron en listas de espera supuestamente para recibir las donaciones.

“Desde ayer me anoté en listas para recibir la ayuda humanitaria, pero después nos dijeron que no iba a funcionar así. Estamos desesperados. Nuestro dinero no vale nada en nuestro país y tenemos hambre. A Maduro quizá no le conviene la ayuda, pero él debe pensar incluso en los chavistas que no tienen qué comer“, dijo Livia Vargas, de 40 años.

La ciudad de Cúcuta, la más grande en la vasta frontera con Colombia, es uno de los tres centros de acopio que se están estableciendo para hacer llegar la ayuda humanitaria.

Este miércoles, el canciller colombiano, Carlos Holmes Trujillo, dijo que habían llegado aviones a Colombia y se estaban realizando los trámites para trasladar la ayuda a Cúcuta. Lo que hasta ahora se desconoce es cómo se distribuirán los alimentos y medicinas, sobre todo ante la negativa de Maduro y sobre la imposibilidad de participación que tendrían organizaciones como el Movimiento Internacional de la Cruz Roja y la Media Luna Roja si no hay un acuerdo previo con las autoridades.

ONU advirtió que la ayuda no debe usarse con fines políticos

La misma Naciones Unidas ha advertido en contra del uso de la ayuda como un factor más en la crisis de Venezuela.

La acción humanitaria debe ser independiente de la política, militar u otros objetivos. Cuando vemos la actual crisis, se hace cada vez más claro la necesidad de negociaciones políticas serias entre las partes para hallar una solución que conduzcan a una paz duradera para el pueblo de Venezuela”, dijo el portavoz de la ONU, Stephane Dujarric.

El presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela y juramentado presidente interino del país, Juan Guaidó, escribió el mes pasado al secretario general de la ONU, Antonio Guterres, solicitándole ayuda para abordar la crisis del país. Sin embargo, Guterres no puede impulsar una respuesta humanitaria en Venezuela sin la aprobación del Gobierno de Maduro o la autorización del Consejo de Seguridad, una instancia donde Rusia es muy probable bloquee cualquier iniciativa en ese sentido.

Mientras todo esto ocurre, la crisis sigue acabando con la vida y la dignidad del venezolano. Yesica Leonett, de 31 años, quien es una de entre más de un millón de venezolanos que en los últimos años debieron abandonar su país para dirigirse a Colombia, espera que la ayuda pueda llegar a sus cuatro hijos.

“Sería una alegría muy grande que le llegue esa ayuda a mis hijos, y que se vaya Maduro sería una alegría mayor. La gente necesita la ayuda. Mis hijos llegaron a comer la concha (cáscara) del plátano sancochada, desmechada como si fuera carne“.

Para más información visite Cambio16

Lea también:

El Vaticano dispuesto a mediar en Venezuela si ambas partes lo solicitan

El Vaticano dispuesto a mediar en Venezuela si ambas partes lo solicitan

Check Also

Girona remonta en el Bernabéu (1-2) y asesta duro golpe al Madrid

El Girona sorprendió al Real Madrid en su feudo. El club catalán remontó de gran …