viernes , diciembre 14 2018
Home / Mundo / Boicot al Mundial de Rusia 2018: Una sombra en la banca
Boicot al Mundial de Rusia 2018: Una sombra en la banca
Boicot al Mundial de Rusia 2018: Una sombra en la banca

Boicot al Mundial de Rusia 2018: Una sombra en la banca

Por Andrés Tovar
26/03/2018

Las amenazas de un boicot al Mundial de Rusia 2018 se profundizan. La creciente crisis diplomática derivada del caso Skripal, derivada hoy (26 de marzo) en la expulsión de más de 100 diplomáticos rusos en 15 países, ha tensado aún más las relaciones entre Rusia y Occidente. Y mientras atletas y espectadores se preparan para converger en Rusia este verano, la tensión mira desde la banca. Este lunes, el Gobierno de Islandia ha informado a la Embajada rusa en Reikiavik que suspende de manera temporal sus contactos bilaterales con Rusia al más alto nivel, según ha comunicado a la agencia TASS. En consecuencia “los líderes de Islandia tampoco asistirán al Mundial de Rusia 2018 este verano”.

La decisión de Islandia nace en solidaridad con Reino Unido y varios de sus socios y aliados. La semana pasada, la primera ministra de Reino Unido, Theresa May, anunció que ni altos funcionarios británicos ni miembros de la familia real de ese país acudirán al torneo. Y un escandaloso comentario del ministro de Exteriores del Reino Unido, Boris Johnson, prendió las alarmas. Johnson comparó al Mundial de Rusia 2018 con los Juegos Olímpicos de 1936 en la Alemania nazi que buscaron “la glorificación de Hitler”, en palabras del diplomático.

Así las cosas, la idea de un boicot al Mundial de Rusia 2018 comienza a discutirse entre las naciones, con diferentes posturas. Alemania la ha descartado. Austria, Polonia y Japón la han considerado, aunque sin respuesta clara. E Italia, con su humor característico, confía en que Inglaterra se retire. “Nos haría un gran favor, futbolísticamente hablando. En May confiamos” dijo un diputado italiano entre risas.

El Boicot al Mundial de Rusia 2018 alerta a la FIFA

En este contexto de llamados de boicot al Mundial de Rusia 2018, hay una gran preocupación en la FIFA. El presidente del organismo, Gianni Infantino, se encuentra en América con los jefes de las confederaciones de América del Sur.  Y hace unos días fue fotografiado junto a Putin, jugando al fútbol en el Kremlin. “Está lejos de ser indiferente a lo que está sucediendo”, dicen desde Zurich. “No hay indicios de que las tensiones vayan a aliviarse. Parecen empeorar. Y eso pone en riesgo la Copa del Mundo”. Aseguran desde el despacho principal del fútbol mundial que la organización está preparada “para ver un desaire diplomático a Putin”. Pero temen que eso vaya mucho más allá, con un boicot directo del evento.

Otra de las voces preocupadas fue precisamente la del ex director de la FIFA, Joseph Blatter. El ex ejecutivo salió al paso de las amenazas de boicot al Mundial de Rusia expresadas por la clase política británica con un llamamiento a favor del deporte y a jugar al fútbol “en paz y por la paz”, según ha escrito en su cuenta de Twitter.

¿Es pertinente un boicot al Mundial de Rusia 2018?

No obstante, la polémica aún está pañales. La federación de fútbol inglesa (FA) ha aclarado su posición en cuanto a los llamados de boicot al Mundial de Rusia 2018. “La FA continuará trabajando estrechamente con el gobierno del Reino Unido y las autoridades pertinentes con respecto a nuestra participación en la Copa Mundial de la FIFA de este verano y en la eliminatoria para la Copa Mundial Femenina en junio” dijo el despacho. En líneas generales, están a la espera de lo que el gobierno diga.

La discusión sobre un boicot al Mundial de Rusia 2018 está latente. Sobetodo en Reino Unido, donde se han formado bandos de legisladores a favor y en contra de dejar a su equipo en casa. Habrá que esperar qué decisiones nacen de su seno. Sobretodo tomando en cuenta todo lo que está juego en la Copa del Mundo. Muchos seguidores. Muchas narrativas de éxito. Y por supuesto, mucho dinero. Eso, sin mencionar las conexiones entre Moscú y la Premier League inglesa (EPL). Sólo por citar tres ejemplos. Roman Abramovich (uno de los compinches del presidente Vladimir Putin) es dueño del Chelsea. El empresario de Uzbekistán Alisher Usmanov posee una participación del 30 por ciento en Arsenal. y Gazprom es uno de los principales patrocinantes del fútbol inglés. Veremos qué pasa cuando la diplomacia, el poder y la política vayan al campo. A ver quién golea.

 

Check Also

Italia anuncia reducción de déficit y Francia defiende mayor gasto fiscal

Italia logró reducir su objetivo de déficit para el próximo año. Así lo afirmó este …


Notice: ob_end_flush(): failed to send buffer of zlib output compression (0) in /home/camb16/public_html/wp-includes/functions.php on line 3778