Home / Mundo / La psicología del irresistible botón rojo
Botón rojo nuclear
La nueva retórica del botón rojo nuclear entre Donald Trump y Kim Jong Un ahora está siendo moldeada por una psicología particular de la era digital

La psicología del irresistible botón rojo

Por Andrés Tovar
04/01/2018

Piensa por unos segundos. Si ves un botón rojo, ¿no te llama la atención al menos saber para qué es?

Comenzando el año, Kim Jong-un se dirigió a Corea del Norte con una nueva jactancia.

El país había terminado de amasar su arsenal nuclear, e incluso tiene un nuevo y brillante “botón nuclear” en su escritorio.

Esto provocó una respuesta totalmente predecible del presidente estadounidense, Donald Trump, y su botón de tuitear.

“¡Yo también tengo un botón nuclear, pero es mucho más grande y más poderoso que el suyo!” dijo.

Pero, detrás de la retórica, el gran botón rojo como símbolo de la destrucción de cualquier cosa, y el irresistible pero irracional atractivo que sentimos por presionarlo, no es nuevo.

De hecho, es una historia de mucho antes de la era nuclear.

La psicología de un botón rojo

La nueva retórica del botón rojo nuclear ahora está siendo moldeada por la psicología particular de la era digital.

La premisa es esta: todos somos adictos a presionar botones.

“Estamos dispuestos a presionar cualquier botón porque esperamos que brinde un chorro de dopamina por placer”, dijo el psicólogo y profesor de la Universidad Estatal de California Larry Rosen a Gizmodo en un interesante artículo sobre las “tentaciones” que produce el “botón rojo”.

“O al menos, reduce el cortisol que nos está poniendo ansiosos”, agrega.

Este principio es una de las razones por las cuales las redes sociales o los videojuegos son tan adictivos.

En ambos, estamos condicionados a buscar recompensas.

Y nuestros teléfonos y computadoras están llenos de botones, y con ellos obtenemos nuestras pequeñas recompensas.

Un botón nuclear, incluso uno proverbial, es diferente, obviamente.

Pero como los tropos de la cultura pop pueden decirte, eso no significa que no nos sintamos obligados a presionarlos.

Afortunadamente, un gran botón rojo que puede lanzar un ataque nuclear nunca ha existido realmente.

Es más bien una metáfora de cómo (relativamente) es fácil desatar un ataque nuclear.

En el caso de EEUU, Trump no tiene un “botón rojo”, sino una maleta con los códigos nucleares.

En realidad, el botón rojo en el escritorio de Trump sólo sirve para llamar al mayordomo.

¿De dónde vino la idea del botón rojo nuclear?

Trump y el Botón Rojo Nuclear
The New York Times International

Culturalmente, la idea del botón rojo nuclear irresistible y apocalíptico ha existido desde hace tiempo.

En 1896, un periódico parisino publicó un relato satírico de Thomas Edison destruyendo Londres presionando el “botón n. ° 4.”

En la década de 1910, los grandes botones distópicos habían comenzado a aparecer en la obra de autores de ciencia ficción como HG Wells.

Y en 1932 el Weekly Irish Times escribe que la energía atómica conducirá a “un momento en el que, al presionar un botón o al girar un interruptor, será posible que alguien explote todo el mundo como un globo centavo”.

El presidente de los Estados Unidos, Lyndon Johnson, evocó la imagen en 1964, diciendo que un líder debe “hacer cualquier cosa que sea honorable para evitar apretar ese gatillo, aplastar ese botón que explotará al mundo”.

Solo cuatro años después, el presidente estadounidense Richard Nixon afirmó que quería Vietnam del Norte para creer que él “tiene su mano en el botón nuclear”.

La verdad sobre ese gran botón rojo

Podemos estar razonablemente seguros de que, independientemente de las capacidades nucleares que tenga Corea del Norte, no se puede acceder con un solo botón rojo nuclear, por muy grande o rojo que sea.

Y los expertos dicen que los misiles propulsados ​​por líquidos de largo alcance de Corea del Norte -los que potencialmente podrían llegar a los Estados Unidos- no se pueden disparar en cualquier momento .

Las pruebas previas han requerido varias horas para alimentar la potencia de los misiles.

El proceso en los Estados Unidos es un poco más complicado también.

En lo que se refiere al papel del presidente, lanzar un ataque requiere del maletín.

El “football” (como se le llama al maletín) es llevado por un ayudante militar y contiene una serie de códigos para activar un ataque.

Para autorizarlo, el presidente tiene que proporcionar un código que lleva consigo en una tarjeta laminada. No necesita la aprobación de nadie más.

Esa información llega al Pentágono, que comienza a desarrollar el plan con base a los códigos.

Por consiguiente, la idea del botón que con sólo presionarlo nos destruiría a todos no es más que una leyenda pop.

Aunque, sólo por eso, no nos va a quitar las ganar de, por lo menos, saber para qué es.

Check Also

Búlgaro Krasimirov confesó asesinar a la periodista Viktoria Marinova

“Sí. Soy culpable”. Severín Krasimirov confesó este viernes ser el asesino de la periodista Viktoria …