Home / Actualidad / Colapso del servicio eléctrico no da tregua al noroeste de Venezuela
Un trabajador realiza reparaciones en una subestación eléctrica luego de una explosión en Maracaibo, Venezuela, el 31 de agosto de 2018. REUTERS / Humberto Matheus

Colapso del servicio eléctrico no da tregua al noroeste de Venezuela

El colapso del servicio eléctrico en Zulia, al noroeste de Venezuela, no da tregua. Los habitantes del estado petrolero del Zulia han visto mermar su calidad de vida ante la ausencia de la electricidad con una segunda explosión en tan solo un mes.

Los habitantes de la región cuentan que han padecido del déficit en el servicio durante la última década. Sin embargo, sostienen que desde finales del 2017 el problema se ha agudizado.

Figuras del sector opositor, que conforman el parlamento venezolano, denunciaron que la crisis eléctrica se debe a la falta de inversión en el parque termoeléctrico. Aseguran además que los recursos destinados al mantenimiento de las plantas, fueron desviados en hechos de corrupción.

Así lo señaló el presidente del órgano legislativo declarado en desacato por el Tribunal Supremo de Justicia venezolano, Omar Barboza. El diputado refutó que la decadencia en los servicios públicos son producto de la incapacidad y corrupción en la gestión actual de Gobierno.

Explosiones e incendios constantes

En menos de dos meses, un par de incidentes dejaron a oscuras a gran parte del territorio zuliano. A inicios de agosto un incendio en el Puente sobre el Lago de Maracaibo dejó sin luz a toda la zona norte.

Luego de este accidente, el Zulia vivió una de sus crisis más graves, con recortes de hasta 24 horas. La ausencia de electricidad afectaron todas las actividades cotidianas de los zulianos.

En ese entonces, el ministro de Energía Eléctrica, Luis Motta Domínguez, calificó el evento como un acto “inducido”.

El mes no terminó sin otro accidente, esta vez en una sub estación eléctrica que oscureció el sector El Paraíso. Para el año 2018, se trata de la cuarta explosión.

Trabajadores denuncian el declive de la industria

La Corporación Eléctrica Nacional (Corpoelec), es la compañía encargada del suministro de electricidad en el país latinoamericano. Este 2018 cumplió 11 años de haber pasado a las manos de Estado.

Repetidamente el Gobierno ha justificado las reiteradas fallas a presuntos “sabotajes” desde las coaliciones opositoras, en un supuesto plan de desestabilización.

Sin embargo, incluso los trabajadores de la empresa estatal han denunciado internamente la falta de inversión y críticas condiciones laborales.

La situación se desbordó el mes de julio, cuando los empleados salieron en protestas a las calles en distintos puntos del país. Yhoanna Galarraga, vocera sindical de Corpoelec, denunció que las bajas remuneraciones acentuaban el egreso de la mano de obra calificada.

“Hoy la industria eléctrica no cuenta con materiales ni herramientas para dar respuesta a estas peticiones, ni tampoco se cuenta con suficientes unidades de trabajo”, dijo.

Historias de la crisis

En un país que atraviesa una grave crisis económica, la situación eléctrica ha sido otro problema que enfrentar. La ausencia del suministro causó el cese de las actividades laborales, educativas, recreativas y sanitarias. Ante la imposibilidad de encender los puntos de ventas, los comercios mantuvieron las santa marías abajo.

La desesperación de los ciudadanos tocó su punto crítico cuando carniceros comenzaron a vender sus productos en mal estado. En los mercados podían observarse las colas para adquirir la carne descompuesta a bajos precios.

“Huele un poquito mal, pero eso se lava con un poquito de vinagre y limón”, dijo Yeudis Luna, que compraba en una carnicería para darle de comer a sus tres hijos.

Otra actividad tan común como dormir se convirtió en una osadía en la ciudad más calurosa del país. Con temperaturas que oscilan entre los 20 y 30 grados, los ciudadanos optaron por dormir en las calles. Durante días, las personas sacaron sus colchones en las aceras frente a sus casas para tratar de descansar.

Cortes programados

En todo el estado Zulia hay capacidad para generar 3.015 megavatios térmicos, de los cuales solo se necesitan 1.800 para abastecer a toda la entidad. Pero según el ingeniero Jesús Aguilar, experto en análisis de riesgos eléctricos, de las 46 unidades instaladas, 38 están fuera de servicio. En consecuencia, actualmente solo se generan unos 295 megavatios en toda la región.

Para el mes de julio el Estado no pudo ignorar más la crisis y oficializó unos cronogramas de racionamiento eléctrico. Anunciado como un “Plan de Administración de Carga”, distribuía los horarios de recortes en bloques de cuatro horas por distintos sectores.

El plan del Gobierno, sin embargo, arrojó resultados lejos de ser positivos. Los zulianos denunciaron que los racionamientos seguían ocurriendo en horarios fuera de los establecidos y por periodos más allá de las cuatro horas. Aunado a ello, el siguiente mes fue para el Zulia una de las épocas más oscuras de su historia.

Colapsan los servicios de salud

La contingencia eléctrica no solo afectó la actividad comercial y el sueño de los habitantes de esta región. Muchos de los hospitales que no cuentan con plantas eléctricas o suministros alternos de energía sin hidratación, aire acondicionado y expuestos a los zancudos.

Uno de los más afectados fue el Hospital General del Sur Dr. Pedro Iturbecon tan solo cuatro o cinco horas de luz al día, solo operaba el área de emergencias.

En el caso de las maternidades, ante el colapso por la cantidad de mujeres en trabajo de parto, hubo casos que fueron atendidos fuera del recinto.

“Si va una paciente en trabajo de parto, solamente atienden los intensivos. Hemos tenido que atender parto fuera de las maternidades”, dijo Hania Salazar, representante del Colegio de Enfermeras en Zulia.

“Casi todas las UCI (Unidad de Cuidados Intensivos) están cerradas y las que están abiertas tienen máximo dos o tres camas”, destacó Salazar, evidenciando la complejidad del precario estado de la salud pública en el país.

Indígenas venezolanos se curan en hospitales brasileños

Check Also

Las altas temperaturas que han azotado toda Europa en los últimos meses se mantendrán de octubre a diciembre/Reuters

Altas temperaturas se extenderán y agravarán la contaminación

Las altas temperaturas que han azotado toda Europa en los últimos meses se mantendrán de …