Hiperinflacion en Venezuela: Memoria y cuento

Por Cambio16
Actualización 06/03/2018

La hiperinflación en Venezuela volvió a mostrar sus garras comenzando este mes de marzo. Los venezolanos que ganan el salario mínimo obtuvieron otro aumento salarial el jueves. Pero en realidad, están ganando mucho menos que hace un año.

El presidente Nicolás Maduro anunció un aumento salarial del 58% y un aumento adicional del 67% en los subsidios a los alimentos. Juntos, los venezolanos que ganen el salario mínimo recibirán 1.307.646 bolívares por mes. Eso vale solo $ 6.13 a las tasas de cambio actuales.

Las repetidas alzas salariales de Venezuela no se han mantenido al ritmo de la inflación galopante del país. Maduro elevó el salario mínimo mensual en un 50% a 104,358 bolívares en enero de 2017. En ese momento, eso valía $ 31.17, de acuerdo con el tipo de cambio no oficial que millones de venezolanos siguen de cerca. En otras palabras, a pesar de todos los aumentos, el nuevo salario mínimo valdrá menos de una quinta parte de lo que valía hace un año.

La corrupción, la mala gestión y la congelación de precios han causado el colapso de la economía de Venezuela. Para tratar de apaciguar a los votantes, Maduro ha elevado el salario mínimo varias veces en los últimos años. Los críticos dicen que las alzas equivalen a imprimir dinero y solo exacerban la hiperinflación de Venezuela.

Hiperinflación en Venezuela, en subida meteórica

El Fondo Monetario Internacional estimó en enero que la inflación en Venezuela podría llegar a 13,000% este año. Hace un año, un dólar valía alrededor de 4,200 bolívares. Hoy, vale 213,200 bolívares. El aumento desenfrenado de los precios ha provocado una escasez extrema de alimentos, medicinas y otros artículos esenciales.

Un estudio publicado recientemente encontró que el 64% de los venezolanos perdió peso el año pasado debido a la escasez de alimentos. La pérdida promedio por persona fue de 25 libras, frente a casi 18 libras en 2016, según los profesores de la Universidad Central de Venezuela.

De alguna forma, Nicolás Maduro “salió al paso” de la hiperinflación en Venezuela en su memoria y cuenta a inicios de año. El mandatario ponderó el 2017 como un capítulo “heroico” para el país sin profundizar en la crisis económica. Y, como colofón, proyectó para 2018 un triunfo de su “revolución” en las elecciones presidenciales.

Al hablar sobre indicadores económicos, Maduro aseguró que la pobreza extrema en el país se mantuvo en el 4,4 % en 2017, igual que en 2016. Mientras que el índice de desempleo, indicó, bajó al 6 %, frente al 7,5 % del año anterior. Como es habitual, el mandatario alabó los logros del proceso que lidera frente a los gobiernos anteriores. Quizá el jefe chavista desconoce (u obvia) algunos datos. Aquí, algunos apuntes de lo que faltó en esa memoria y cuenta.

Apuntes históricos para hablar de la hiperinflación en Venezuela

Para llegar a entender por qué se habla de hiperinflación en Venezuela, hay que retroceder un poco. Desde los 10 años de dictadura militar entre 1948-1958 hasta el juicio político a Carlos Andrés Pérez por corrupción en 1993, la llamada “cuarta república” de la política venezolana a menudo ha sido objeto de debates en cuanto a lo social.

Pero a pesar de estos debates, nadie ha negado nunca el potencial económico de Venezuela. Después del descubrimiento del petróleo a principios del siglo XX, la nación rápidamente construyó su economía con oro negro. Incluso hoy, Venezuela lidera el mundo en reservas probadas de petróleo con 300 mil millones de barriles. Eso representan 31 mil millones de barriles en reserva más que Arabia Saudita. Y 264 mil millones de barriles en reserva más que Estados Unidos.

En 1950, cuando el resto del mundo luchaba por recuperarse de la Segunda Guerra Mundial, Venezuela tenía el cuarto PIB más rico per cápita de la Tierra.

En términos llanos, el país era 2 veces más rico que Chile, 4 veces más rico que Japón y 12 veces más rico que China.

hiperinflacion en Venezuela

Desafortunadamente para Venezuela, una dependencia excesiva del petróleo pronto diezmaría la economía de maneras inesperadas.

La caída de la economía de Venezuela

Desde 1950 hasta principios de la década de 1980, la economía venezolana experimentó un crecimiento constante. En 1982, Venezuela seguía siendo la economía principal más rica de América Latina. El país utilizó su inmensa riqueza petrolera para pagar los programas sociales, incluida la atención médica, la educación, el transporte y los subsidios a los alimentos. Los trabajadores en Venezuela estaban entre los mejor pagados de la región.

Sin embargo, como verá en la siguiente animación, a partir de ahí las cosas bajaron rápidamente. A mediados de la década de 1980, un exceso de petróleo y un precio del petróleo en caída libre terminaron diezmando la economía venezolana, que no pudo diversificarse alejándose de la energía. Así se fue modificando el PIB basado en la partidad del poder adquisitivo (PPP per cápita – dólares internacionales actuales per cápita).

Hoy, Venezuela tiene una de las economías más pobres de América Latina. El FMI prevé que empeorará.

Para el 2022, la organización pronostica que el PBI per cápita (PPP) de Venezuela será de solo $ 12,210, lo que sería un revés económico masivo. La economía venezolana sería incluso más pobre de lo que era muchos años antes de que comenzara la época de Hugo Chávez.

Hiperinflación en Venezuela, al infinito

Aunque los ingresos del petróleo son tentadores para mantener el orden social, siempre son imprevisibles.

Según la OPEP, Venezuela todavía depende del petróleo para el 95% de sus exportaciones, lo que significa que cualquier fluctuación en el precio del petróleo puede ser la diferencia entre la inmensa riqueza y la casi pobreza. Maduro, quien asumió el control después de la muerte de su predecesor, vio colapsar los precios del petróleo casi de inmediato.

El ascenso de la inflación apenas comenzaba. La moneda nacional, el bolívar venezolano, pronto sería casi inútil.

Las proyecciones del FMI en el 2016 preveían una inflación de 421% para 2017. Pero el propio fondo se quedó corto. En sus proyecciones de final de año cifró la inflación en 1642%.

 

El país tiene una escasez masiva de alimentos, electricidad y otros bienes esenciales. Y, más recientemente, entró en faltas de pago de sus compromisos, mientras que en la calle la gente protesta por alimentos. Mientras tanto, el gobierno está intentando reforzar su control sobre el poder. Y su mala administración de la economía ha provocado que la gente muera de hambre en las calles.

La gente llama a la situación una crisis humanitaria, desalentadora de ver en lo que alguna vez fue uno de los países más ricos del planeta. Y si bien la situación actual de Venezuela es una tragedia en sí misma, la incapacidad del país para vivir a la altura de su verdadero potencial económico es casi igual de devastadora.

Pero Maduro prefirió no hablar de hiperinflación en Venezuela. Por el contrario, pidió a su Gobierno “preparar las condiciones para la llegada de un tiempo nuevo de futuro” y “convertir el año 2018 en un año verdaderamente de avance”.

Loading...