La crisis de la mantequilla de Francia: una clase de medio ambiente y economía

Por Cambio16
29/11/2017

.

La mantequilla de Francia es el centro de una hecatombe socio-cultural en el país galo.

Para uno de los países líder en producción y consumo. ¿Qué significa ser francés sin mantequilla? Es una crisis culinaria y de identidad.

La “crise de beurre”, es el término que han acuñado para la escasez del producto que comenzó en las regiones productoras y ya se asentó en París.

Y, por supuesto, gracias a la globalización, ha adquirido relevancia mundial.

A la gente le preocupa si habrá mantequilla para su entrada de Navidad. Hasta FranceTV ha estado ofreciendo tutoriales sobre cómo hacer su propia mantequilla.

Aún así, los franceses están decididos a no cruzar ciertas líneas. Hubo un rechazo casi unánime a tomar tal vez la medida más desesperada de todas: comprar margarina.

A través de Twitter, las personas han compartido fotos de orgullo de estantes de supermercados llenos de margarina.

Los tiempos eran desesperados, pero los franceses habían mantenido la cabeza y estaban decididos a aferrarse a algo esencial acerca de ser francés.

Pero, ¿Qué hay detrás de esta “mantequillocalipsis” que sacude al país galo. La respuesta está nada menos que en dos elementos no solemos ver y que caminan de la mano.

El caso de la mantequilla de Francia

En el nivel más básico, la crisis de la mantequilla nos da lecciones de la relación entre medio ambiente y economía.

Retrocediendo casi un año, el sector agrícola comenzó a advertir sobre posibles problemas relacionados con la producción de mantequilla.

Esto se debe a que, debido al mal clima y su impacto en la alimentación y las cosechas de los animales, el año 2016 no fue un buen año para criar al ganado.

El mal estado de la comida de vaca estaba conduciendo a menores tasas de producción de leche.

En 2016, se obtuvieron 24.667 toneladas de leche en Francia, según el Instituto Nacional Francés de Productos Agrícolas y Marinos (France AgriMer). Eso fue un descenso del 2.8% desde 2015.

Al mismo tiempo, la producción disminuye, la demanda mundial de mantequilla está en auge. Esto es impulsado principalmente por dos países: China y EEUU.

Los chinos, que actualmente se toman todas las cosas francesas, han adoptado croissants y otras pastas francesas.

Y para consternación de los franceses, sus primos estadounidenses se ha vuelto a favor de las grasas y la mantequilla.

Este simple desequilibrio entre la oferta y la demanda se refleja en el precio de la mantequilla.

En los últimos 20 meses, el costo industrial de la mantequilla cruda en Francia aumentó de € 2.500 por tonelada a € 8,000 por tonelada a partir de septiembre, según Le Figaro.

Pero si bien esto explica el costo exorbitante, no nos dice por completo por qué las estanterías están vacías.

Untando el problema

En la Francia de hoy, las grandes cadenas de compras dominan las ventas. Si Francia alguna vez se resistió a esta tendencia al estilo estadounidense, eso se detuvo hace décadas.

Hoy, las cadenas francesas como Carrefour, Casino, Intermarché y E. Leclerc dominan la vida diaria de los compradores franceses.

Estas representan el 85% de todas las ventas de comestibles en el país, según Kantar Retail.

En los últimos años, sin embargo, estos colosos han estado luchando con la desaceleración de las ventas, las ganancias reducidas y los hábitos cambiantes de compra.

Volviendo a la crisis de la mantequilla, los productores han pedido a los supermercados renegociar los precios.

Pero los supermercados se han negado, dado que lo último que quieren hacer es pasar los aumentos de precios de cualquier tipo a los clientes.

Enfrentados a enormes gastos de capital, ganancias reducidas, competencia difícil, la crisis de la mantequilla ha llegado en el peor momento posible para los gigantes de los supermercados.

Con los supermercados negándose a negociar, los productores están enviando su mantequilla a otra parte, a países como Alemania, donde los vendedores están dispuestos a pagar los precios más altos.

Las exportaciones de mantequilla francesa aumentaron año tras año en un 6% en junio, un 17% en julio y un 16% en agosto.

Como consecuencia, Francia ha tenido que importar mantequilla para satisfacer su demanda interna todas sus necesidades en un año típico.

Cuando el mercado habla…

Hay algunos signos de esperanza, o al menos una disminución de las armas entre los dos lados en conflicto.

Como parte de las conversaciones, los supermercados y productores firmaron un amplio acuerdo para respetar precios impulsados ​​por el mercado.

Esto aún no acaba la crisis, pero abre la puerta a un posible fin al enfrentamiento.

Por supuesto, en este caso, poner fin al estancamiento significa acordar elevar el precio de la mantequilla para los consumidores.

La cadena de supermercados Leclerc dijeron que considerarían aumentos de precios de hasta 27.48%.

Así, después de años de proteccionismo, los productores quieren que el gobierno obligue a los supermercados a abrazar el libre-mercado

La guerra de la mantequilla puede estar terminando, pero es probable que no le guste a nadie la victoria.

Ni toda la mantequilla del mundo puede no ser suficiente para convencer a los franceses de saborear el impacto del libre mercado que pronto tendrán que tragar.

Loading...