Home / Mundo / Xi Jinping ahora podría gobernar China de por vida
Xi Jinping ahora podría gobernar China de por vida
Xi Jinping ahora podría gobernar China de por vida

Xi Jinping ahora podría gobernar China de por vida

Por Andrés Tovar
26/02/2018

Xi Jinping junto a Deng Xiaoping son los “líderes transformadores” de la historia contemporánea china. Deng Xiaoping fue el líder supremo en la década de 1980 que sacó a China del atraso con reformas económicas y su lema “esconde tu fuerza, espera tu momento”. Por su parte Xi Jinping, el actual líder supremo chino, es el hombre que ha declarado que su país será la principal potencia mundial a medida que construye infraestructuras y bases militares en todo el mundo.

Ambas figuras han representado los dos momentos más significativos del gigante asiático desde que Mao gobernó con puño de hierro. Pero se han dirigido en direcciones opuestas en sus acercamientos al poder. El comité central del Partido Comunista Chino anunció el domingo 25 de febrero que se propone eliminar de la Constitución china el límite de dos mandatos y 10 años para el presidente. La medida le permitiría a Xi permanecer en el poder más allá de su fin de período en 2022. Y tal vez de por vida. Xi ha ido modificando una lista de normas para convertirse en el líder más poderoso del país desde Mao.

Pero Deng fue el primero en descartar la permanencia vitalicia en el liderazgo del Partido Comunista. “La ley natural no se puede cambiar. La transición de liderazgo no se puede detener” dijo antes de renunciar a todos sus papeles oficiales en 1989.

Además de ser la mente maestra de la reforma y apertura de China, Deng en la década de 1980 también implementó importantes reformas institucionales que aseguraron la sucesión ordenada. Pero ahora, todas estas reformas han sido revocadas por Xi Jinping.

El acuerdo chino

De Izq a Der: Deng Xiaoping, Jiang Zemin, Hu Jintao y Xi Jingping

El término “presidente” -en China, jefe del gobierno- tiene una historia complicada en la China moderna. El cargo se estableció por primera vez en 1954 y fue ocupado por Mao. En 1959, Mao le otorgó el puesto al entonces sucesor elegido, Liu Shaoqi. Mientras tanto, él permanecía en el poder como presidente (hoy “secretario general”)del Partido Comunista, el cargo supremo del liderazgo en China. Pero tanto Liu como el puesto presidencial fueron víctimas de la Revolución Cultural de Mao durante 10 años para combatir el capitalismo y perseguir a los enemigos políticos. En 1975, Mao impulsó una nueva constitución que enfatizaba el gobierno del partido sobre el estado, eliminando la oficina del presidente.

Deng cayó en desgracia durante la Revolución Cultural. Pero resurgió como líder de facto de China en 1976 después de la muerte de Mao. Tras el fallecimiento de éste, decidió introducir un mecanismo de transición de liderazgo para evitar el surgimiento de otro culto a la personalidad. Uno de sus movimientos clave fue restaurar el puesto de presidente en una nueva Constitución en 1982. Asimismo, establecer un límite de dos mandatos. Así, por primera vez se estableció una “regla de jubilación” para los mandatarios chinos.

El Partido Comunista nunca ha establecido un límite de mandato para el secretario general. No obstante, los dos sucesores inmediatos de Deng Xiaoping, Jiang Zemin y Hu Jintao, aceptaron la convención de que sus roles partidarios culminarían al terminar sus mandatos presidenciales. Jiang se retiró del cargo de secretario general en 2002. Luego renunció al cargo presidencial en marzo del año siguiente. De manera similar, Hu dejó el rol principal del partido a fines de 2012. Luego se retiró después de dos períodos como presidente en marzo de 2013.

El camino de Xi Jinping hacia un gobierno indefinido

Desde que asumió el poder como jefe del partido en 2012, Xi Jinping ha demostrado que no es tímido para romper con las convenciones. En su implacable campaña anticorrupción, tomó la medida sin precedentes de atrapar a un ex miembro del Comité Permanente del Politburó, el pináculo del poder del partido. En 2016, se designó a sí mismo como el “líder central” del partido para acumular poder. Durante el congreso del partido el año pasado, Xi insertó su nombre y política de firma en los estatutos del partido, un honor del que ningún líder chino gozaba cuando aún estaba en el poder desde Mao. El nuevo equipo de liderazgo que se reveló al final del congreso -con Xi y otros seis miembros- incluyó a nadie lo suficientemente joven como para servir como su posible heredero.

El poder inigualable de Xi también se refleja en los informes de los medios estatales. Después de que el partido revelara su nueva alineación de líderes en octubre pasado, los periódicos estatales mostraron un gran tiro en la cabeza de Xi en medio de sus primeras páginas , pero no incluyeron retratos de sus colegas como lo habían hecho antes. Los medios de comunicación estatales también se han referido a Xi como lingxiu, un término reverente para “líder” que nunca ha sido otorgado a ningún líder chino desde la era de Mao.

Qué puede venir ahora

No obstante, muchos usuarios chinos de Internet eludieron la censura y se burlaron de la idea del gobierno indefinido. Una era una imagen de Winnie the Pooh, a menudo comparada con Xi, empuñando una gran jarra de miel. Se acompañaba de la leyenda: “Encuentra lo que amas y quédate con él”.

Pero, fuera de las bromas, la idea le permitirá moverse más audazmente. Pero también aumenta el riesgo de que actúe arbitrariamente. Xi Jinping no tiene prisa por nombrar un sucesor. Ésto puede generar luchas internas feroces entre las facciones del partido. A menos que el mismo Xi Jinping tenga la respuesta.

Check Also

Presidente Nicolás Maduro dijo que pedirá apoyo a la ONU para regresar los migrantes a Venezuela/Reuters

Maduro solicitará apoyo a la ONU y anunció nueva fase para el cobro de combustible

Para repatriar a los migrantes venezolanos que han salido del país, el  presidente de la …