¿Quién manda en el Estado Islámico?

POR ÓSCAR ABOU-KASSEM

Se ha intentado resumir de muchas maneras el momento de inestabilidad que atraviesa el mundo y en el que el Estado Islámico es uno de sus principales actores. La definición que más se ajusta la dio el Papa Francisco el año pasado: “Una guerra mundial a pedazos”.

En este número de septiembre repasamos esa guerra a pedazos que ha desatado el Estado Islámico por medio planeta. El autodenominado Califato alcanzó su esplendor hace dos años, pero ahora vive una transformación. Sus enemigos se han unido y le han debilitado en sus bastiones en Siria e Irak. Pero como a la mitológica Hidra de Lerna, cada vez que le cortan una cabeza le crecen otras dos. Y le surgen gracias a una propaganda espectacular con un uso criminal y perversamente inteligente de las nuevas tecnologías. También hemos identificado a los líderes de esta hidra. No bastará con cortar sus cabezas para matar su mensaje.

La película Lawrence de Arabia reflejó bien el tradicional desgobierno y falta de unión de las tribus árabes. Aunque impregnado de un inevitable toque condescendiente occidental, el film cuenta con una máxima estupenda para cada vez que uno de sus protagonistas intenta un imposible: “Nada está escrito”.  Sirva de inspiración para los que luchan contra la barbarie del Estado Islámico, en especial los que más padecen sus atrocidades en Siria e Irak.

Pero el mundo no se detiene por el Estado Islámico. En este número de Cambio16 le invitamos a descubrir entre otros temas: los colegios más exclusivos de España, la irrupción de Snapchat en la política, entrevistas con Tim Burton y Alba Galocha… Y si ha tenido una epifanía durante sus vacaciones y quiere poner su vida en orden, quizás decida apuntarse al movimiento slow. ¿En qué consiste? Descúbralo con nosotros.

Ver más:

Conforme a los criterios de
Saber más

Sobre Óscar Abou Kassem

Avatar

Check Also

Ser generoso nos hace feliz

Estudio de la Universidad de Zurich: Ser generosos nos hace felices

El solo hecho de pensar o imaginar en dar dinero a alguien ya nos hace sentir bien.