organización mundial de la salud

Trump advierte a la OMS y da 30 días para realizar “mejoras sustanciales”

Explicativo Incluye también cronogramas, preguntas y respuestas. Proporciona el contexto o antecedentes, definición y detalles sobre un tema. Ayuda a entender cómo funciona algo o lo que ocurrió en el pasado.
Noticias Basada en hechos, observados y verificados por el periodista o por fuentes. Incluye múltiples puntos de vista, sin la opinión del autor. Si incorpora análisis, se etiqueta como noticias y análisis.

La embestida de los Estados Unidos contra la OMS (Organización Mundial de la Salud) no dejó lugar a dudas este lunes. Desde la Casa Blanca lo hizo el presidente Donald Trump y en la primera Asamblea Mundial de la Salud realizada por videoconferencia el turno fue del secretario de Salud, Alex Azar.

Durante una rueda de prensa y también en una carta enviada al director de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, Trump rechazó la gestión del organismo ante la pandemia producida por el coronavirus y su benevolencia hacia China.

Desde Washington dijo que la OMS es una marioneta de China y que suministraron malos consejos. Evalúan reducir el aporte anual de EE UU de 450 millones de dólares, la mayor contribución de cualquier Estado miembro y un 20% del ingreso del organismo, a unos 40 millones, que es la cantidad que desembolsa China cada año. Sin embargo, “algunas personas pensaron que eso era demasiado”.

Ya el 14 de abril había amenazado con congelar su aporte a la institución dependiente de Naciones Unidas.

El personal del Instituto Robert Koch para el control de enfermedades toma una muestra de intercambio del alcalde Christoph Spieles como parte de un estudio de monitoreo de corona local luego de un brote de la enfermedad por coronavirus (COVID-19) en Kupferzell, Alemania, el 19 de mayo de 2020, para prepararse para una posible segunda ola de COVID-19. Marijan Murat / Pool vía Reuters
El personal del Instituto Robert Koch para el control de enfermedades toma una muestra de intercambio del alcalde Christoph Spieles como parte de un estudio de monitoreo de corona local luego de un brote de la enfermedad por coronavirus (COVID-19) en Kupferzell, Alemania, el 19 de mayo de 2020, para prepararse para una posible segunda ola de COVID-19. Marijan Murat / Pool vía Reuters

30 días de plazo

Trump también dio a conocer a través de su cuenta en Twitter el contenido de la carta enviada,  donde amenazó con la suspensión definitiva del aporte financiero, “si la Organización Mundial de la Salud no se compromete a realizar mejoras sustanciales en los próximos 30 días”.

“Haré que mi congelación temporal de los fondos de Estados Unidos a la Organización Mundial de la Salud sea permanente y reconsidere nuestra membresía en la organización”.

Traducción libre de la carta del Presidente Dobal Trump al Dr. Tedros Adhanom:

“La casa Blanca

Washington

18 de mayo de 2020

Su Excelencia Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus Director General de la Organización Mundial de la Salud Ginebra, Suiza

Estimado Dr. Tedros :

El 14 de abril de 2020, suspendí las contribuciones de los Estados Unidos a la Organización Mundial de la Salud en espera de una investigación por parte de mi Administración de la respuesta fallida de la organización al brote de COVID-19. Esta revisión ha confirmado muchas de las graves preocupaciones que planteé el mes pasado e identificó otras que la Organización Mundial de la Salud debería haber abordado, especialmente la alarmante falta de independencia de la Organización Mundial de la Salud de la República Popular de China. Según esta revisión, ahora sabemos lo siguiente:

• La Organización Mundial de la Salud ignoró sistemáticamente los informes creíbles sobre la propagación del virus en Wuhan a principios de diciembre de 2019 o incluso antes , incluidos los informes de la revista médica Lancet. La Organización Mundial de la Salud no investigó de manera independiente los informes creíbles que entraban en conflicto directamente con las cuentas oficiales del gobierno chino, incluso las que provenían de fuentes dentro del propio Wuhan.

• A más tardar el 30 de diciembre de 2019, la oficina de la Organización Mundial de la Salud en Beijing sabía que había una “gran preocupación de salud pública” en Wuhan. Entre el 26 y el 30 de diciembre, los medios de comunicación de China destacaron la evidencia de un nuevo virus emergente de Wuhan, basado en datos de pacientes enviados a múltiples compañías de genómica china. Además, durante este período, el Dr. Zhang Jixian , médico del Hospital Provincial de Medicina Integrada China y Occidental de Hubei, dijo a las autoridades sanitarias de China que un nuevo coronavirus estaba causando una enfermedad nueva que, en ese momento, afectaba a aproximadamente 180 pacientes.

• Al día siguiente, las autoridades taiwanesas habían comunicado información a la Organización Mundial de la Salud que indicaba la transmisión de un nuevo virus de persona a persona. Sin embargo, la Organización Mundial de la Salud decidió no compartir ninguna de esta información crítica con el resto del mundo, probablemente por razones políticas.

• El Reglamento Sanitario Internacional exige que los países informen sobre el riesgo de una emergencia sanitaria dentro de las 24 horas. Pero China no informó a la Organización Mundial de la Salud sobre los varios casos de neumonía de Wuhan, de origen desconocido, hasta el 31 de diciembre de 2019, a pesar de que probablemente tenía conocimiento de estos casos días o semanas antes.

• Según el Dr. Zhang Yongzhen, del Centro de Clínicas de Salud Pública de Shanghai, el 5 de enero de 2020, dijo a las autoridades chinas que había secuenciado el genoma del virus. No hubo publicación de esta información hasta seis días después, el 11 de enero de 2020, cuando el Dr. Zhang la publicó en línea. Al día siguiente, las autoridades chinas cerraron su laboratorio por “rectificación”. Como incluso reconoció la Organización Mundial de la Salud, la publicación del Dr. Zhang fue un gran acto de “transparencia”. Pero la Organización Mundial de la Salud ha estado notablemente en silencio con respecto al cierre del laboratorio del Dr. Zhang y su afirmación de que había notificado a las autoridades chinas su avance seis días antes.

La Organización Mundial de la Salud ha hecho repetidas afirmaciones sobre el coronavirus que eran extremadamente inexactas o engañosas.

• El 14 de enero de 2020, la Organización Mundial de la Salud reafirmó de manera gratuita la afirmación ahora desacreditada de China de que el coronavirus no podía transmitirse entre humanos, afirmando: “Las investigaciones preliminares realizadas por las autoridades chinas no han encontrado evidencia clara de transmisión de persona a persona del nuevo coronavirus (2019-nCov) identificado en Wuhan, China “. Esta afirmación estaba en conflicto directo con los informes censurados de Wuhan.

• El 21 de enero de 2020, el presidente de China, Xi Jinping, presuntamente lo presionó para que no declarara el brote de coronavirus como una emergencia. Usted cedió a esta presión al día siguiente y le dijo al mundo que el coronavirus no representaba una Emergencia de Salud Pública de Preocupación Internacional. Poco más de una semana después, el 30 de enero de 2020, una abrumadora evidencia de lo contrario te obligó a cambiar de rumbo.

• El 28 de enero de 2020, después de reunirse con el presidente Xi en Beijing, elogió al gobierno chino por su “transparencia” con respecto al coronavirus, al anunciar que China había establecido un “nuevo estándar para el control de brotes” y “compró la hora mundial “. No mencionó que China, para entonces, había silenciado o castigado a varios médicos por denunciar el virus y restringió a las instituciones chinas de publicar información al respecto.

Incluso después de declarar tardíamente el brote como una Emergencia de Salud Pública de Preocupación Internacional el 30 de enero de 2020, no presionó a China para que ingresara a tiempo al equipo de expertos médicos internacionales de la Organización Mundial de la Salud. Como resultado, este equipo crítico no llegó a China hasta dos semanas después, el 16 de febrero de 2020. E incluso entonces, al equipo no se le permitió visitar Wuhan hasta los últimos días de su visita. Sorprendentemente, la Organización Mundial de la Salud guardó silencio cuando China negó por completo a los dos miembros estadounidenses del equipo el acceso a Wuhan.

También elogió enérgicamente las estrictas restricciones de viajes nacionales de China, pero estuvo inexplicablemente en contra de mi cierre de la frontera de los Estados Unidos, o la prohibición, con respecto a las personas que vienen de China. Puse en práctica la prohibición independientemente de tus deseos. Su juego político en este tema fue mortal, ya que otros gobiernos, basándose en sus comentarios, retrasaron la imposición de restricciones que salvan vidas en los viajes hacia y desde China. Increíblemente, el 3 de febrero de 2020, reforzó su posición, opinando que debido a que China estaba haciendo un gran trabajo protegiendo al mundo del virus, las restricciones de viaje estaban “causando más daño que bien”. Sin embargo, para entonces el mundo sabía que, antes de encerrar a Wuhan, las autoridades chinas habían permitido que más de cinco millones de personas salieran de la ciudad y que muchas de estas personas se dirigían a destinos internacionales en todo el mundo.

• A partir del 3 de febrero de 2020, China estaba presionando fuertemente a los países para levantar o prevenir las restricciones de viaje. Esta campaña de presión fue reforzada por sus declaraciones incorrectas de ese día que le decían al mundo que la propagación del virus fuera de China era “mínima y lenta” y que “las posibilidades de que esto ocurriera fuera de China [eran] muy bajas”.

• El 3 de marzo de 2020, la Organización Mundial de la Salud citó datos oficiales chinos para minimizar el riesgo muy grave de propagación asintomática, diciéndole al mundo que “COVID-19 no se transmite tan eficientemente como la influenza” y que, a diferencia de la influenza, esta enfermedad no era principalmente impulsado por “personas infectadas pero que aún no están enfermas”. La evidencia de China, dijo la Organización Mundial de la Salud al mundo, “mostró que solo el uno por ciento de los casos reportados no tienen síntomas, y la mayoría de esos casos desarrollan síntomas en dos días”. Sin embargo, muchos expertos, citando datos de Japón, Corea del Sur y otros lugares, cuestionaron enérgicamente estas afirmaciones. Ahora está claro que las afirmaciones de China, repetidas al mundo por la Organización Mundial de la Salud, eran muy inexactas.

• Cuando finalmente declaró el virus como una pandemia el 11 de marzo de 2020, había matado a más de 4,000 personas e infectado a más de 100,000 personas en al menos 114 países de todo el mundo.

• El 11 de abril de 2020, varios embajadores africanos escribieron al Ministerio de Relaciones Exteriores de China sobre el trato discriminatorio de los africanos relacionados con la pandemia en Guangzhou y otras ciudades de China. Sabía que las autoridades chinas estaban llevando a cabo una campaña de cuarentenas forzadas, desalojos y denegación de servicios contra los nacionales de estos países. No ha comentado sobre las acciones racialmente discriminatorias de China. Sin embargo, ha calificado sin fundamento como quejas racistas de Taiwán sobre su mal manejo de esta pandemia.

• A lo largo de esta crisis, la Organización Mundial de la Salud ha insistido curiosamente en elogiar a China por su supuesta “transparencia”. Siempre se ha unido a estos homenajes, a pesar de que China ha sido todo menos transparente. A principios de enero, por ejemplo, China ordenó que se destruyeran muestras del virus, privando al mundo de información crítica. Incluso ahora, China sigue socavando el Reglamento Sanitario Internacional al negarse a compartir datos precisos y oportunos, muestras virales y aislamientos, y al retener información vital sobre el virus y sus orígenes. Y, hasta el día de hoy, China continúa negando el acceso internacional a sus científicos e instalaciones relevantes, todo mientras echa la culpa ampliamente e imprudentemente y censura a sus propios expertos.

• La Organización Mundial de la Salud no ha pedido públicamente a China que permita una investigación independiente sobre los orígenes del virus, a pesar del reciente respaldo de su propio Comité de Emergencia. El hecho de que la Organización Mundial de la Salud no lo haya hecho ha llevado a los estados miembros de la Organización Mundial de la Salud a adoptar la Resolución de “Respuesta COVID-19″ en la Asamblea Mundial de la Salud de este año, que se hace eco del llamado de los Estados Unidos y de muchos otros para un gobierno imparcial e independiente, y una revisión exhaustiva de cómo la Organización Mundial de la Salud manejó la crisis. La resolución también exige una investigación sobre los orígenes del virus, que es necesario para que el mundo entienda la mejor manera de contrarrestar la enfermedad.

Quizás peor que todas estas fallas es que sabemos que la Organización Mundial de la Salud podría haberlo hecho mucho mejor. Hace solo unos años, bajo la dirección de un Director General diferente, la Organización Mundial de la Salud mostró al mundo cuánto tiene para ofrecer. En 2003, en respuesta al brote del Síndrome Respiratorio Agudo Severo (SRAS) en China, el Director General Harlem Brundtland declaró audazmente el primer aviso de viaje de emergencia de la Organización Mundial de la Salud en 55 años, recomendando no viajar hacia y desde el epicentro de la enfermedad en el sur China. Tampoco dudó en criticar a China por poner en peligro la salud mundial al intentar encubrir el brote a través de su libro de jugadas habitual de arrestar a los denunciantes y censurar a los medios. Se podrían haber salvado muchas vidas si hubiera seguido el ejemplo del Dr. Brundtland.

Está claro que los pasos en falso repetidos por usted y su organización al responder a la pandemia han sido extremadamente costosos para el mundo. El único camino a seguir para la Organización Mundial de la Salud es si realmente puede demostrar independencia de China. Mi Administración ya ha comenzado conversaciones con usted sobre cómo reformar la organización. Pero la acción es necesaria rápidamente. No tenemos tiempo que perder. Es por eso que es mi deber, como Presidente de los Estados Unidos, informarle que, si la Organización Mundial de la Salud no se compromete a realizar mejoras sustanciales en los próximos 30 días, suspenderé temporalmente los fondos de los Estados Unidos para el Organización Mundial de la Salud permanente y reconsiderar nuestra membresía en la organización. No puedo permitir que los dólares de los contribuyentes estadounidenses continúen financiando una organización que, en su estado actual, claramente no sirve a los intereses de los Estados Unidos.

Sinceramente , Donald Trump”

Indicó que no podía permitir que los impuestos de los americanos continúen financiando una organización que, “en su estado presente, claramente no sirve a los intereses de los Estados Unidos”. Afirmó que la OMS falló en su respuesta ante la COVID-19 y ha mostrado una “alarmante falta de independencia” con respecto a China, país en el que se originó el nuevo coronavirus.

Al mostrar una cronología de las acciones llevadas a cabo por la OMS desde diciembre de 2019, Trump indicó que “está claro que sus repetidos pasos en falso y los de su organización respondiendo a la pandemia han sido extremadamente costosos para el mundo. La única manera en la que la OMS puede avanzar es si, de hecho, demuestran independencia con respecto a China”.

“Se necesita una acción rápidamente. No tenemos tiempo que perder”.

Durante la primera Asamblea Mundial de la Salud, Azar dijo que el “fracaso” de la OMS al gestionar la COVID-19 costó “muchas vidas”. Reclamó transparencia y más explicaciones.

La vacuna, un bien público mundial

A diferencia de la posición de los Estados Unidos, los representantes de otros países que intervinieron alabaron la actuación de la OMS y del director Tedros Adhanom Ghebreyesus, quien reiteró que la institución “hizo sonar rápidamente la alarma”. Afirmó, sin embargo, que lanzará “una evaluación independiente lo más pronto posible en el momento apropiado para examinar las experiencias y lecciones aprendidas y formular recomendaciones con vistas a mejorar el estado de preparación a escala nacional y mundial”.

Los países esperan aprobar una resolución, impulsada por la Unión Europea, que reclama “el acceso universal, rápido e igualitario de todos los productos (…) necesarios para reaccionar contra la pandemia”. Y donde se  califica como “un bien público mundial”, la “vacuna a gran escala contra la COVID-19”, algo que fue refrendado por el presidente de Francia Emmanuel Macron, cuando en una intervención dijo que si se hallaba la vacuna, “todos deberían poder tener acceso”.

El texto que respalda la UE reclama el lanzamiento “cuanto antes (…) de un proceso de evaluación” para examinar la respuesta sanitaria internacional y las medidas tomadas por la OMS.

Al igual que otros líderes del mundo,  el presidente chino, Xi Jinping, aseguró que una posible vacuna china se convertiría en un “bien público mundial”. Anunció que su país  destinaría 2.000 millones de dólares en un plazo de dos años para la lucha mundial contra la COVID-19.

Guterres: El impacto será devastador en el sur

El secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, dijo que la pandemia de COVID-19 ha demostrado nuestra fragilidad global. A pesar de los enormes avances científicos y tecnológicos de las últimas décadas, un virus microscópico “nos ha puesto de rodillas. Todavía no sabemos cómo erradicar, tratar o vacunar contra la COVID-19”.

Sostuvo que esta pandemia debe ser una llamada de atención para poner fin a la arrogancia y a que todos avancemos a una mayor humildad, una nueva unidad y solidaridad.

“Hemos visto algo de solidaridad, pero muy poca unidad, en nuestra respuesta a COVID-19. Diferentes países han seguido estrategias diferentes, a veces contradictorias, y todos estamos pagando un precio muy alto. Muchos países han ignorado las recomendaciones de la OMS. Como resultado, el virus se ha extendido por todo el mundo y ahora se está moviendo hacia el Sur global, donde su impacto puede ser aún más devastador, y estamos arriesgando más picos y olas”.

Recordó que desde un primer momento la estrategia que se ha impulsado ha estado sustentada en tres puntos:

  1. Una respuesta de salud a gran escala, coordinada e integral, guiada por la OMS, con énfasis en la solidaridad hacia los países en desarrollo. Este se complementa con “nuestra respuesta humanitaria” y con inversiones que deben adelantarse en servicios de salud mental.
  2. Políticas para abordar las devastadoras dimensiones sociales y económicas de la crisis. A menos que se controle la propagación del virus, la economía nunca se recuperará. Entonces, junto con la respuesta de salud, se necesita un apoyo directo que mantenga a los hogares a flote y las empresas solventes.
  3. La recuperación de la crisis de COVID-19 debe conducir a economías y sociedades más equitativas, inclusivas y sostenibles que sean más fuertes y resistentes.

Energía limpia, inclusión social, igualdad…

Guterres indicó que la pandemia “es una tragedia”, por lo que la recuperación debe poner los derechos humanos en el centro, “pero también es una oportunidad para abordar la crisis climática y la desigualdad de todo tipo, incluidas las enormes brechas en nuestros sistemas de protección social”.

“Es una oportunidad para reconstruir de manera diferente y mejor. En lugar de volver a los sistemas que eran insostenibles, debemos dar un salto hacia un futuro de energía limpia, inclusión e igualdad y redes de seguridad social más fuertes, incluida la cobertura universal de salud. Requerirá un esfuerzo multilateral masivo”.

Sostuvo que esperaba que la búsqueda de una vacuna pueda ser un punto de partida. ACT Accelerator es una colaboración mundial histórica para acelerar el desarrollo, la producción y el acceso equitativo a los nuevos diagnósticos, terapias y vacunas COVID-19.

“Es esencial que estén universalmente disponibles y sean asequibles para todos, en todas partes. Son un bien público mundial por excelencia. Podemos hacerlo. ¿Pero lo haremos?”.

Lee también:

El Gobierno envía al Congreso la Ley de Cambio Climático

El Gobierno envía al Congreso la Ley de Cambio Climático

Citations & References:

ONU. COVID-19 Must Be Global Wake-Up Call, Secretary-General Tells World Health Assembly, Saying Virus Has ‘Brought Us to Our Knees’. Naciones Unidas Cuenta Twitter de Donald Trump. Estados Unidos fustiga el fracaso de la OMS. fri.fr  

Dateline:

Madrid, España

Conforme a los criterios de
Saber más

Sobre Ernesto Linzalata

Areas of Expertise:

Mundo
Energía
Política
Deportes
Medio Ambiente
Opinión

Location Expertise:

Venezuela
Madrid, España
Iberoamérica

Official Title:

Coordinador de Contenidos de Cambio16

Phone Number:

+34 914 201 199

Email Address:

[email protected]

Avatar
Venezolano, radicado en Venezuela. Licenciado en Comunicación Social y Máster en Desarrollo Organizacional y Gerencia de Proyectos, en la Universidad Católica Andrés Bello. Coordinador de contenidos de las versiones digitales e impresas de Cambio16 y Energía16. Y de la revista Cambio Financiero. Con amplia experiencia en el mundo de las comunicaciones, en medios como la Agencia Alemana de Prensa y el diario Economía Hoy. Asimismo, fue director redaccional de la revista de la Cámara Venezolana-Americana. Por más de 13 años se desempeñó en el área de Comunicaciones Corporativas de la Industria Petrolera. Membresía: Asociación de Revistas ARI, Colegio Nacional de Periodistas (CNP) y Sindicato Nacional de la Prensa de Venezuela (SNTP).

Check Also

¿Experimentar con animales o lograr una vacuna? He ahí el dilema

Dilema ético, ¿experimentar con animales o lograr una vacuna?

Sin las pruebas de laboratorio en animales es imposible garantizar que una vacuna es segura e inofensiva.