@POLPRSEVILLA

Un libro de 337 años de edad regresó a Sevilla después de 30 años

Por Cambio16
21/11/2016

La Policía Nacional recuperó un libro que fue escrito entre 1679 y 1683 que había desaparecido de los archivos documentales del Ayuntamiento de Écija (Sevilla) hace más de 30 años y que estaba en posesión de un librero afincado en Madrid que lo había puesto a la venta en Internet por 750.000 euros. El manuscrito, de 337 años de edad, regresó a los archivos de la localidad astigitana después de 30 años de ausencia.

El éxito de la investigación se inició cuando la regente del archivo municipal de Écija, informó que un volumen que había sido colocado puesto a la venta en línea por un coleccionista de libros de Madrid por 750.000 euros bien podría corresponder a la que desapareció de su casa de tres hace décadas.

El tomo consta de 767 páginas y detalla los procedimientos notariales en España a finales del siglo 17. Probablemente no es una lectura interesante para muchos miembros del público, pero es una fuente de información histórica que sería muy valorada.

@POLPRSEVILLA
@POLPRSEVILLA

Una vez que el libro había sido visto, fue relativamente fácil relacionarlo con la que desapareció de Écija hace 30 años: el vendedor describió como “pergamino manuscrito, 1679-1683, Écija (Sevilla) 767 folios”, que correspondía exactamente a la descripción del volumen ausente, y explicó a la policía que había sido legada a él por su padre.

Una vez recuperado el tomo, y tras realizar todas las gestiones relativas a su autenticidad, origen y desaparición, el jefe de la Comisaría de Écija ha entregado a la archivera municipal, en presencia del alcalde del municipio y en nombre de la Policía Nacional, el manuscrito, todo ello en un acto que ha tenido lugar en el Archivo Municipal de la localidad sevillana, donde volverá a custodiarse la obra.

Conforme a los criterios de
Saber más

Sobre Andres Tovar

Avatar

Check Also

superficie terrestre extinción

Proteger el 30% de la superficie terrestre disminuiría el riesgo de extinción

Se calcula con el establecimiento de zonas protegidas se podría salvar el 50% de las especies que se extinguirían por el cambio climático.