Vacuna contra el nuevo coronavirus

La falta de mercado descartó una vacuna contra un coronavirus

Explicativo Incluye también cronogramas, preguntas y respuestas. Proporciona el contexto o antecedentes, definición y detalles sobre un tema. Ayuda a entender cómo funciona algo o lo que ocurrió en el pasado.
Noticias Basada en hechos, observados y verificados por el periodista o por fuentes. Incluye múltiples puntos de vista, sin la opinión del autor. Si incorpora análisis, se etiqueta como noticias y análisis.

Los brotes anteriores de SARS (por las siglas en inglés de síndrome respiratorio agudo severo) y de MERS (síndrome respiratorio de Oriente Próximo) fueron una señal de advertencia para que se continuaran las investigaciones sobre una vacuna contra el coronavirus.

Señalan los expertos que si bien es cierto que una vacuna contra el SARS y el MERS no serviría contra el nuevo coronavirus, Sars-CoV-2, la experiencia hubiera servido de base y ahorrado mucho tiempo.

Ahora habrá que esperar entre 12 y 18 meses para que llegue una vacuna contra la cepa del coronavirus de la COVID-19.

Una vacuna contra el coronavirus

En 2016 ya había una vacuna lista contra el coronavirus. Un grupo de científicos en Houston, Texas, había finalizado los ensayos clínicos. El aspecto más crítico, dar con un proceso de producción piloto, se había superado.

La investigadora María Elena Botazzi, Botazzi, codirectora de la Escuela Nacional de Medicina Tropical del Colegio Baylor de Medicina de Houston y codirectora del Centro para Desarrollo de Vacunas del Hospital Infantil de Texas, contó  que los científicos que hacían la investigación fueron a los NIH (Institutos de Salud de Estados Unidos) para asesorarse. Querían saber cómo podrían pasar más rápido a la fase de seguridad en humanos. La respuesta que recibieron fue desconsoladora: “Mira, ahora no estamos interesados”. 

La vacuna era contra el coronavirus que provocó el brote de SARS en 2002 en la provincia china de Cantón y en algunos lugares de Canadá. El nuevo coronavirus, Sars-CoV-2 es “primo cercano” del coronavirus del que causó el brote de SARS en 2002.

Un camino cerrado

Los expertos coinciden en  que si la vacuna contra el SARS de 2002 hubiese estado lista se tendrán muchos más fundamentos para trabajar en este nuevo virus cercanamente relacionado. La génetica de los virus coincide en un 80%.

Con la vacuna para el SARS de 2002 ya se habían superado las exigencias clínicas para su aprobación, lo que se habría podido adaptar más rápidamente al nuevo coronavirus. Se sabría cómo se comportan este tipo de vacunas; se contaría con la experiencia de saber dónde surgen los problemas y cómo resolverlos y lo más importante, se tendría un perfil de seguridad de su actuación en humanos.

Los expertos señalan que habrían bastado un millón y medio de dólares  para hacer un estudio clínico y tener un perfil de la vacuna en los humanos.

Vacuna-contra-el-nuevo-coronavirus_2
En el mundo las aves y otros animales cuentan con una vacuna contra el coronavirus. Evita millones de pérdidas a la industria avícola y ganadera Imagen Reuters

Falta de recursos

El financiamiento terminó porque no había mercado para la vacuna. El virólogo Peter Kolchinsky, director de la biotecnológica RA Capital, explicó que desarrollar un producto que no será utilizado en décadas o quizás nunca no es un buen plan de negocios para una empresa. Señaló que actualmente sí hay vacunas contra el coronavirus, pero para cerdos, pollos y vacas. Las vacunas para los animales evitan millones de dólares en pérdidas en la industria avícola y ganadera.

Kolchinsky aventura que si la vacuna contra el coronavirus hubiese sido una prioridad en ese momento, las agencias gubernamentales habrían financiado su desarrollo, “la ciencia estaría mejor preparada para actuar frente a la COVID-19”.

Los brotes de SARS y MERS fueron advertencias sobre los peligros que representa el coronavirus para la humanidad. A pesar de la evidencia no se completó la investigación. Ocho meses después de finalizar la epidemia se había perdido el interés por el estudio del virus. Además, ambos brotes de coronavirus afectaron principalmente a Asia y Oriente Próximo, no llegaron a Europa, donde el nuevo coronavirus ha hecho estragos.

Responsabilidades

Desde modelos de simulación por ordenador hasta el casi logro de una vacuna, son muchos los indicios que apuntan a que el mundo pudo haber estado mejor preparado para la actual pandemia. Incluso, la pudo haber evitado.

Se confirma, entonces, el hecho de que los gobiernos y las empresas tienen poder para generar soluciones que ayuden al mundo y, también, el poder de hacerse la vista gorda ante sus responsabilidades, la vida de millones depende de eso. La consecución de una vacuna contra el nuevo coronavirus depende de esa responsabilidad.

Para más información visite Cambio16.com

Lea también:

Totalitarismo y epidemia

Totalitarismo y epidemia

Sobre Maria Rosales

Areas of Expertise:

Ambiente
Derechos Humanos

Location Expertise:

Caracas, Venezuela
Madrid, España
Iberoamérica

Official Title:

Redactora y Correctora Editorial de Cambio16

Phone Number:

+34 914 201 199

Email Address:

[email protected]

Avatar
Venezolana radicada en Venezuela. Licenciada en Letras en la Universidad Católica Andrés Bello. Redactora y correctora editorial de versiones impresas y páginas web, de Cambio16 y Energía16. Redactora de la revista Cambio Financiero. Con 17 años de experiencia como investigadora y editora de contenidos para talleres de ciencia y teatro, libros de inglés, micros radiales, sitios web y redes sociales. Membresía: Asociación de Revistas ARI.

Check Also

La COVID-19 ya tendría un freno, la inmunidad de rebaño

Los rebrotes en Madrid, Aragón y Cataluña siguen preocupando a las autoridades sanitarias.