viernes , enero 17 2020
Home / Actualidad / Venezuela despierta, pero Europa se duerme
Venezuela despierta, pero Europa se duerme
El presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guyaido, momentos después de autoproclamarse presidente interino de Venezuela. Foto: CAMBIO16

Venezuela despierta, pero Europa se duerme

Por Orlando Viera-Blanco, abogado y analista político venezolano, fue designado por el secretario general de la OEA, Luis Almagro, para alinear las acciones del organismo regional con el Parlamento Europeo en el caso de Venezuela

La situación que está viviendo el país en los últimos días no tiene precedentes ni en tiempos de dictadura o democracia, ni en los gobiernos de Chávez y Maduro. Las circunstancias políticas, económicas y sociales de entorno son diametralmente diferentes. Y la forma de enfrentar y contener el desmontaje republicano del Estado (protesta, cabildos, dimensión de las manifestaciones), también es inédita. Veamos…

Antecedentes históricos

Cuando Hugo Chávez mandó hacer un traje a su medida llamado asamblea constituyente [no prevista en la Constitución de 1961], hizo parir la constitución bolivariana de 1999, llevando a Venezuela a un dramático retroceso histórico. Calcó las constituciones militaristas del siglo XIX y mediados del siglo XX, conductoras de una autonomía voraz de las Fuerzas Armadas que propició la militarización de la función pública. Chávez se proclamó entonces como el gran Caudillo-Comandante (taita) de una nueva República Bolivariana que dejaba de ser ciudadana y comenzaba a ser una granja… 

Rápidamente la sociedad civil –con profundo ADN democrático– comenzó a movilizarse en protestas abiertas contra las intenciones absolutistas y autoritarias de Hugo Chávez. 

“Con mis hijos no te metas”, fue una de las primeras protestas en contra del Decreto 1011, promulgado por Chávez, para modificar el reglamento de práctica docente, creador de supervisores itinerantes con obvias intenciones de adoctrinamiento. 

Ley habilitante

Pronto llegaron otras manifestaciones de la industria petrolera, los sindicatos y los gremios corporativos, en contra de 40 leyes dictadas por Chávez en el marco de una ley habilitante (sic).

Este movimiento ciudadano desbordó los afanes confiscatorios de Hugo Chávez, originando los sucesos del 11 de abril de 2002, cuando lo obligaron a dejar el poder. Sin embargo la falta de planificación, agregación, consolidación y coherencia política y militar permitió su regreso dos días después.

Smartmatic & Corp

El país continuó resistiendo valiente y fervientemente. Salió masivamente a votar el Referéndum Revocatorio contra Chávez (2005), quien apoyado de un andamiaje plebiscitario defraudatorio (Smarmatic & Corp) pilló una evidente mayoría popular en contra.

La gente volvió a la calle a defender la propiedad privada y la alternancia en el poder en 2007, cuando que Chávez intentó modificar la Constitución para eternizarse. La oposición ganó pero jamás se supieron la cifras. En 2009 Chávez pasó la reforma de reelección apoyado de Smartmatic y una manifiesta parcialidad ventajista del Poder Electoral.  

La voz de la calle

Las protestas más elocuentes fueron 2014 y 2017, ambas bajo la arenga de la salida que condujeron a más de 5.000 detenciones arbitrarias, 3.000 juicios incriminatorios y más de 200 muertos en ambos períodos.

Un sinnúmero de torturas y abusos represivos. Sin duda estas protestas conocidas como marchas enfrentaron un careo muy desigual contra un gobierno salvajemente represor donde los más jóvenes pagaron con sus vidas y su libertad. Muchachos ataviados de cartón y hojalata que lucharon contra tanquetas de balines de vidrio, perdigones y balas, que fueron diezmando los ímpetus de la gente y elevando sus miedos. Lo que nunca se vio en estas protestas –al menos de forma significativa– fue la presencia de los desposeídos, los miserables. Se quedaban en casa o salían a la calle pero buscando que comer. 

De abajo hacia arriba

Manifestaciones del 23 de enero en el centro de Caracas
Centenares de miles de venezolanos se manifiestan en la Avenida Francisco de Miranda, una de las principales arterias de Caracas. Foto: CAMBIO16

Las movilizaciones que se están produciendo en Venezuela en este momento van ahora de abajo hacia arriba. De los pobres a los sectores medios. Tienen un entorno político, social, económico, táctico y militar distinto. 

Políticamente Maduro ha quedado desnudo, desconocido a lo interno y a lo externo del país. Su mandato expiró. No fue elegido de forma justa y transparente. Las elecciones fueron convocadas por una Asamblea Constituyente ilegítima y portátil. Su autoritas es casi cero…

Socialmente tenemos a un pueblo hambreado y moribundo que llegó a un punto donde la alternativa antes de morir o irse, es salir a la calle a dar la vida por sobrevivir

Un país en ruinas

Económicamente somos un país en ruinas sin que Maduro tenga margen de maniobra para sacarlo a flote… En lo táctico por primera vez la protesta no va de autopista en autopistade plaza en plaza, correteada por colectivos, guardias o policías bolivarianos.

Manifestaciones del 23 de enero en las calles de Caracas
Los venezolanos exigen la salida de Maduro y la vuelta de la democracia. Foto: CAMBIO16

Los Cabildos Abiertos han desarmado al gobierno siendo reuniones ciudadanas estáticas, participativas y reflexivas. Por primera vez el pueblo de a pie se pliega a estas concentraciones.

Y las Fuerzas Armadas no tienen disposición de reprimir a una masa crítica con la cual se identifican por verla con la misma piel, languidez y tristeza con la que ven a sus propios vecinos y familiares… Además hoy oficiales, policías y soldados acumulan sus propios miedos. Y quieren saltar de bando, parar, desobedecer o irse…

Hoy es otra historia. Las concentraciones, cabildos y protestas no se reducen a centros urbanos y capitales entre Caracas, Táchira, Puerto La Cruz o Maracaibo. Al tiempo de escribir estas líneas solo en un día se activaron espontáneamente más de 100 manifestaciones en 80 ciudades y poblados del país. Es solo el comienzo. Es un movimiento de movimientos; horizontal, masivo, incontenible, popular, crítico y profundamente humano, que desbordará todas las maledicencias del régimen.

La comunidad internacional

¡Venezuela: ahora si! Es quizás la ultima gran oportunidad de oro. Si el país se desborda y el gobierno opta por una represión desmedida –no necesariamente asistida de las Fuerzas Armadas sino de sus hordas paramilitares– la comunidad internacional, el eurocentrismo representado en el Parlamento y la Comisión Europea, deberán permutar la diplomacia de micrófono por la diplomacia preventiva y restitutiva prevista en el Capitulo 7 de la Carta de las Naciones Unidas sobre injerencia legítima.

Los venezolanos no solo han luchado por su libertad. La han madurado, por lo que el costo en vidas, torturas y barbaries no debería repetirse bajo la mirada impávida de Europa.

En dos oportunidades [2014 y 2017] Europa fue testigo de primera fila de las atrocidades impunes, espantosas y crueles perpetuadas por el régimen de Caracas.

Europa, a la tercera va la vencida

A la tercera va la vencida. Si el pueblo venezolano hace lo suyo por desencadenarse esperamos que Europa también haga lo propio por rescatarlo. Europa y el mundo serían corresponsables de un holocausto en Latam, si ante un despertar de un pueblo indefenso, sin armas, se quedan de brazos cruzados viendo masacres por internet…

Kofi Annan, que fue secretario general de la ONU y Premio Nobel de La Paz, a propósito del genocidio de Ruanda escribió en su discurso sobre La Responsabilidad de Proteger en la Cumbre NNUU/ 2004: “¿Por qué nadie intervino? No deberíamos dirigir esa pregunta solo a las Naciones Unidas, o siquiera a sus Estados miembros. Nadie puede aducir ignorancia. Todos los que por entonces desempeñaban algún papel en los asuntos mundiales deberían preguntarse: ¿Qué más pude haber hecho? ¿Cómo reaccionaría yo la próxima vez, y qué estoy haciendo ahora para que sea menos probable que haya una próxima vez?”.

Ojalá Europa se lo pregunte: ¿por qué nadie interviene?, ¿por qué no intervenimos? ¿Qué haremos para evitar lo que sabemos que viene? Y ojalá Europa cuando teniendo algo que evitar, evitándolo se lo premie, o haciendo poco o nada, !se lo demande! 

Venezuela despierta, solo falta que Europa no se quede en la cama…

Más información en Cambio16

Lea también:

Conforme a los criterios de
Saber más

Sobre Juan Emilio Ballesteros

Avatar
Español, radicado en Sevilla, España. Licenciado en Ciencias de la Información, Universidad de Navarra y en Periodismo, Universidad Complutense de Madrid. Experiencia local / demográfica: España, Sevilla. Subdirector y secretario del Consejo Editorial, responsable de cierre y publicaciones (versiones digitales e impresas de Cambio16 y Energía16, y de la revista Cambio Financiero). Con amplia experiencia en el periodismo de investigación. Fundador y director del Diario de Andalucía y director de Cuadernos para el Diálogo (segunda época). Autor del libro El sindicato clandestino de la Guardia Civil, Serie Reporter, Ediciones B, Grupo Z. Membresía: Asociación de Revistas ARI, Colegio Profesional de Periodistas de Andalucía, Asociación de la Prensa de Sevilla (APS) y Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE).

Check Also

Carlos Sainz

Carlos Sainz hace historia al ganar su tercer Dakar a los 57 años de edad

En el mundo de los deportes no hay límites. Y eso lo demostró el español …