miércoles , mayo 27 2020
Gasolina Venezuela
El desabastecimiento de gasolina en Venezuela se ha agravado por las sanciones impuestas por EEUU

Venezuela no produce suficiente gasolina y tampoco la puede importar

Venezuela vive la paradoja de tener las mayores reservas de crudo y afrontar escasez de gasolina. El gobierno de Nicolás Maduro está aumentando la presión sobre proveedores de combustible para que entreguen sus cargamentos a la petrolera estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA), incluso si no se han resuelto problemas con los pagos.

Todo ello ocurre en medio de las sanciones de Estados Unidos, mientras los clientes europeos han pausado sus compras.

Los inventarios de combustible de Venezuela han ido disminuyendo esta semana. La reducción se debe a que las refinerías locales producen poco.

A esto se suma el hecho de que PDVSA enfrenta complicaciones relacionadas a las nuevas sanciones de Estados Unidos. Estas medidas tienen el objetivo de obligar a Maduro a que abandone el poder.

Medidas desesperadas

El jueves, efectivos policiales y militares de Venezuela amenazaron con abordar un tanquero atracado en el puerto de Cardón. La instalación está ubicada en la costa occidental del país.

La medida buscaba presionar a la tripulación a descargar diésel vendido por el refinador estadounidense Citgo Petroleum. El cargamento aún no había sido pagado, dijeron cuatro fuentes, citadas por la agencia Reuters.

El buque petrolero que transportaba diésel llegó a aguas venezolanas el 25 de enero. Para esa fecha, aún no se habían emitido las sanciones.

La tensión se disipó poco después. Ello ocurrió cuando PDVSA dijo a la tripulación que buscaría una orden judicial para conseguir la descarga de los suministros.

Sin embargo, el hecho en sí evidencia el creciente nerviosismo por las necesidades de combustible en el país.

Venezuela tiene gasolina para menos de dos semanas

Según algunas estimaciones, Venezuela tiene menos de dos semanas de inventarios de gasolina y diésel. En este entorno,  ya se están formando filas en las estaciones de combustible del país.

Iván Freites, secretario general del Sindicato de Trabajadores Petroleros y Gasíferos, es aún más pesimista. Aseguró que los inventarios de gasolina para el mercado interno de Venezuela alcanzan para alrededor de 6 o 7 días.

El dirigente sindical advirtió que no se está produciendo en las refinerías nacionales “ni un litro de gasolina terminada”.

Agregó que parte del carburante que importa el país se va a través del contrabando. Otro tanto es desviado hacia Cuba.

Freites recordó que entre diciembre y enero, Venezuela decidió hacer compras compulsivas de gasolina.

Según las estimaciones de PDVSA, el consumo interno es de 190.000 barriles diarios, destacó el sindicalista. Sin embargo, la producción nacional llegó a 70.000 barriles diarios de gasolina no terminada. Este volumen se corresponde “con cifras oficiales internas que nosotros manejamos”, agregó.

Mientras, se importaban más de 60.000 barriles. Ello quiere decir que “disponíamos de 130.000 barriles, quedando un déficit de 60.000 barriles por día“, agregó el dirigente.

Para el secretario general de la Federación Unitaria de Trabajadores Petroleros de Venezuela (Futpv),  José Bodas, la situación es crítica. Las sanciones restringen “la compra de los aditivos necesarios” para convertir la nafta “en gasolina apta para vehículos”. Bajo esas condiciones, en Venezuela “no podríamos hacer gasolina”, afirmó.

Las sanciones han agravado la situación

EEUU y la mayoría de los gobiernos de América Latina han reconocido al opositor Juan Guaidó como el legítimo presidente. Washington implementó una serie de sanciones económicas contra el gobierno de Maduro.

El Parlamento Europeo también respaldó el jueves a Guaidó. El organismo acordó liderar un grupo de crisis internacional para buscar la realización de nuevas elecciones. Adicionalmente, amenaza con nuevas sanciones económicas.

Eso podría frenar el flujo del petróleo venezolano a Europa. A ello se sumaría el problema generado por los suministros que esperan frente a los puertos de PDVSA. Se trata de más de dos decenas de tanqueros que almacenan casi 18 millones de barriles de crudo.

Las sanciones estadounidenses impiden que el gobierno de Maduro reciba dinero de las ventas.

La situación impacta las ventas a EEUU

Los cargamentos varados incluyen embarcaciones que debían transportar el crudo a clientes en Estados Unidos. Entre ellos están Citgo, Valero Energy, Chevron Corp y PBF Energy.

Las refinerías en Estados Unidos han comenzado a reducir su procesamiento. Valero dijo el jueves que debió detener las compras de petróleo venezolano.

PDVSA anunció que no se permitirá a los tanqueros zarpar si los cargamentos no han sido previamente pagados. Pero la compañía y sus clientes aún no han podido asegurar esas transacciones sin violar las sanciones.

Toda la situación amenaza con afectar el ya precario suministro de gasolina en Venezuela.

Para más información visite: Cambio16

Lea también:

Venezolanos temen nueva escasez de gasolina tras sanciones de EEUU

Conforme a los criterios de
Saber más

Sobre Dimas Ibarra

Areas of Expertise:

Mundo
Energía
Política
Ambiente

Location Expertise:

Venezuela
España
Iberoamerica

Official Title:

Redactor Jefe de Cambio16

Phone Number:

+34 914 201 199

Email Address:

[email protected]

Avatar
Venezolano, radicado en Venezuela. Licenciado en Comunicación Social en la Universidad Católica Andrés Bello. Redactor jefe de la sección de energías fósiles y renovables, para las versiones digitales e impresas de Cambio16 y Energía16. Redactor de la revista Cambio Financiero. Amplia experiencia como periodista y productor audiovisual, en la Industria Petrolera y diversos medios y agencias de comunicación. Asesor en el área de comunicación organizacional y vocería. Membresía: Asociación de Revistas ARI, Colegio Nacional de Periodistas (CNP) y Sindicato Nacional de la Prensa de Venezuela (SNTP).

Check Also

Mundo contagiados y muertes por Covid-19

5,5 millones de contagiados y 346.700 fallecidos en el mundo

La OMS advierte que con las desescaladas se entra en una fase crítica