Home / En Cuba, Wi-Fi significa Familia
El guía turístico Daniel Hernández, de 26 años, se sienta en su automóvil de fabricación rusa mientras habla con su novia que vive en Gran Bretaña. "No hay absolutamente ninguna privacidad aquí", dijo Daniel Hernández, de 26 años, guía turístico, luego de chatear por video. "Cuando tengo cosas delicadas de las que hablar, intento encerrarme en mi automóvil y hablar en voz baja".

En Cuba, Wi-Fi significa Familia

Por Cambio16 – Fotos: Reuters
24/10/2017

.

La introducción de los hotspots o puntos de acceso Wi-Fi en espacios públicos en Cuba hace dos años ha transformado a la isla administrada por los comunistas, que estaba en su mayoría fuera de línea. Al anochecer, cuando lo peor del calor del Caribe ha disminuido, los parques alrededor de Cuba se llenan de familias que chatean con sus seres queridos en el extranjero o se desplazan a través de las redes sociales, con sus caras animadas iluminadas por las pantallas del móvil o la tableta.

La gente hace una vídeo llamada dentro de un automóvil en un punto de acceso a Internet en La Habana, Cuba. La luz del domo está encendida para proporcionar una mejor iluminación para la videollamada. Al anochecer, cuando lo peor del calor del Caribe ha disminuido, los parques alrededor de Cuba se llenan de familias que chatean con sus seres queridos en el extranjero o se desplazan a través de las redes sociales, sus caras animadas iluminadas por pantallas de teléfono y tableta.
El guía turístico Daniel Hernández, de 26 años, se sienta en su automóvil de fabricación rusa mientras habla con su novia que vive en Gran Bretaña. “No hay absolutamente ninguna privacidad aquí”, dijo Daniel Hernández, de 26 años, guía turístico, luego de chatear por vídeo. “Cuando tengo cosas delicadas de las que hablar, intento encerrarme en mi automóvil y hablar en voz baja”.
Un hombre se conecta a un punto de acceso a Internet en el paseo marítimo en el Malecón de La Habana en Cuba. Dado el gasto relativo de conectarse a internet, los cubanos lo usan principalmente para mantenerse en contacto con familiares y amigos. Aunque los precios han disminuido, la tarifa por hora de $ 1.50 representa el 5 por ciento del salario estatal mensual promedio de $ 30.
El taxista René Almeida habla con familiares que viven en los Estados Unidos en una videollamada dentro de su taxi en un punto de acceso a Internet en La Habana. La luz del domo está encendida para proporcionar una mejor iluminación para la videollamada. Almeida, de 62 años, estaba sentado en su taxi mirando el correo electrónico. Dijo que se sentía afortunado de que sus dos hijos se hubieran mudado a los Estados Unidos, donde las comunicaciones son mejores que nunca. Fue solo en 2008 que el gobierno primero permitió a los cubanos poseer teléfonos celulares. Él también se quejó de la falta de privacidad y el gasto. “Es mejor que nada”, dijo. “Pero debería mejorar. Lo hará”.
El doctor Alejandro Soto se encuentra con su perro Coco mientras se conecta a un punto de acceso a Internet en La Habana. Los cubanos que pueden permitírselo acuden a los cibercafés y a 432 puntos de acceso al aire libre donde se enfrentan a las hormigas, los mosquitos y los elementos.
Claudia Espinosa y su madre, Maribel Sosa, hablan con parientes que viven en los Estados Unidos. “Mucho ha cambiado”, dijo Maribel Sosa, de 54 años, después de pasar una hora con su hija en la esquina de un parque en La Habana, video chateando con su familia en Estados Unidos, riendo y gesticulando en la pantalla de su teléfono. Recordó cómo solía hacer cola durante toda la noche para usar un teléfono público para hablar con su hermano durante unos minutos después de que él emigró a Florida en la década de 1980.
Los cubanos dicen que las promesas anteriores de dicho acceso no se han cumplido, por lo que sus expectativas no son altas. También dicen que el costo es prohibitivo, con la suscripción mensual más barata a un precio de $ 15.
La gente se conecta a internet en un punto de acceso en Regla.
Un bailarín utiliza un punto de acceso a Internet desde el interior de un autobús antes de actuar en el Carnaval de La Habana.
La calidad de las conexiones a menudo es buena solo en lugares específicos, dijo, y cuando menos usuarios están conectados. De lo contrario, la pantalla tiende a congelarse a mitad de la conversación. Hernández dijo que también usa Internet para buscar noticias. En Cuba, el estado tiene el monopolio de los medios impresos y de radiodifusión.