Home / La guía esencial para entender el caso Cataluña

La guía esencial para entender el caso Cataluña

Por Andrés Tovar
29/09/2017

.

La recta final de una agitada e inquietante batalla política, jurídica e identitaria está a punto de desenlace. La convocatoria del referéndum ilegal de independencia del 1 de octubre en Cataluña afronta la recta final, mientras la tensión se recrudece.

Este viernes 29 de septiembre, el gobierno autonómico catalán dejó entender que no pretende obedecer a las instituciones del Estado e intentará celebrar la consulta este domingo, para lo que públicamente ha anunciado un operativo electoral para tal fin, pese a que su propia policía ha emitido la orden de bloquear todos los centros electorales. Pero el segundo al mando de la Generalitat de Carles Puigdemont, Oriol Junqueras, ha insistido en que “los ciudadanos votarán” y en que el Govern hará “todo lo posible” para que esto suceda.

Entretanto, desde Madrid, el Gobierno nacional ha insistido a través de la voz del presidente Mariano Rajoy, de los miembros del Ejecutivo y de todas las instituciones pedir a los líderes catalanes independentistas que detengan la escala radical y la desobediencia. El otro escenario ha sido la calles catalanas, principalmente Barcelona, donde posturas a favor y en contra y manifestaciones públicas para protestar por los intentos del gobierno central de detener la votación han contrastado contra los operativos de las autoridades, guíadas por el Gobierno, para detener la votación.

Y toda esta convulsa envuelta en el manto de la incertidumbre. Al día de hoy, aún la sociedad española y del mundo que ha seguido el caso se preguntan si el referéndum seguirá adelante y, de ser así, si el resultado será reconocido -considerando que el gobierno central lo ha considerado ilegal- y cuáles serán las consecuencias a futuro, de concretarse o no. Acá, algunos puntos clave que hay que conocer para entrar en la hecatombe que este fin de semana pondrá a los ojos del mundo nuevamente sobre Cataluña.

La Génesis política

Artur Mas, Francesc Homs y Carles Puigdemont. FOTO: Reuters

.

Cinco años después de que la Generalitat de Artur Mas iniciara la huida hacia delante e institucionalizara el independentismo, el tan temido choque de trenes ha llegado ante el desafío lanzado por el Govern, ahora en manos de Carles Puigdemont, que se ha mostrado dispuesto a desobedecer todas las leyes para celebrar, el 1 de octubre (1-O), su referéndum secesionista. 

El Gobierno central, con Mariano Rajoy a la cabeza, asegura apostar por la “moderación” y la “mesura” y, por el momento, ha utilizado la vía judicial para hacer frente a la escalada, recurriendo, por ejemplo, la reforma exprés del reglamento del Parlament que avalaba una secesión unilateral. También ha decidido intervenir las cuentas catalanas.

En manos del Ejecutivo está ir más allá. Podría aplicar el polémico y arriesgado artículo 155 de la Constitución que implicaría la suspensión de la autonomía y la asunción por parte del Gobierno de las funciones de la Generalitat. O, llegado el caso, declarar incluso el estado de sitio movilizando a las fuerzas policiales y militares. En lo que se insiste una y otra vez desde la Moncloa es en que ese referéndum no se va a celebrar y que realizará todas las iniciativas necesarias para que no se produzca.

Las posturas políticas se han mantenido prácticamente inamovibles desde que, en 2012, un Artur Mas enfadado por el rotundo rechazo de Rajoy a la implantación en Cataluña de un sistema de concierto económico similar al del País Vasco, y por la campaña del PP que hizo que se suspendiera el Estatut aprobado por los catalanes, decidiera iniciar el llamado procés hacia la independencia de Cataluña. La coyuntura económica y social del momento provocó una efervescencia del secesionismo sin parangón desde la recuperación de la democracia en España.

Pero las calles y las gentes de Cataluña no son las mismas cinco años después. Al margen del sentimiento más o menos favorable al proceso, éste ha hecho mella en la economía y en el día a día de la primera comunidad autónoma del Estado por su PIB y segunda por número de habitantes.

¿Por qué el gobierno español quiere parar el referéndum?

.

Al día de hoy no está claro si el referéndum de independencia seguirá adelante.

El gobierno español está tan vehementemente en contra del referéndum que los funcionarios de Madrid han advertido como una amenaza para la democracia española. En el momento de la votación, el Ministerio Público ordenó a los Mossos d’Esquadra, la policía catalana, cerrar y ocupar todos los lugares que pudieran ser utilizados como mesas de votación -orden que este viernes 29 de septiembre ha confirmado que acatará-. La policía también recibió órdenes de aprehender los artículos que se están utilizando para votar, “especialmente urnas, computadoras, boletas y documentos electorales y propaganda”. Como parte de estas operaciones, la policía nacional ha intervenido oficinas de la Generalitat.

Cataluña es una parte crucial de la economía española. Sus 7,5 millones de habitantes representan el 16% de la población española, pero la región representa el 19% del PIB español, según la OCDE. La economía de Cataluña se beneficia de una amplia gama de industrias, desde la fabricación hasta la construcción y la agricultura. Si saliera de España, habría un gran agujero económico para ambos países.

Fuente: Statistical Atlas, Eurostat regional yearbook 2017
Fuente: Statistical Atlas, Eurostat regional yearbook 2017
Fuente: Statistical Atlas, Eurostat regional yearbook 2017
Fuente: Statistical Atlas, Eurostat regional yearbook 2017
Fuente: Statistical Atlas, Eurostat regional yearbook 2017
Fuente: Statistical Atlas, Eurostat regional yearbook 2017
Fuente: Statistical Atlas, Eurostat regional yearbook 2017
Fuente: Statistical Atlas, Eurostat regional yearbook 2017
Fuente: Statistical Atlas, Eurostat regional yearbook 2017
Fuente: Statistical Atlas, Eurostat regional yearbook 2017
Fuente: Statistical Atlas, Eurostat regional yearbook 2017
Fuente: Statistical Atlas, Eurostat regional yearbook 2017
Fuente: Statistical Atlas, Eurostat regional yearbook 2017
Fuente: Statistical Atlas, Eurostat regional yearbook 2017

El ministro de Economía, Luis de Guindos, ha explicado que la independencia supondría la salida de Cataluña de la zona euro y de la UE, lo que conllevaría que el 75% de su producción estaría sujeta a un arancel. Por otro lado, ha añadido, los bancos con sede en Cataluña deberían cambiar su domicilio, lo que generaría una “incertidumbre brutal”. Al mismo tiempo, la Cataluña independiente tendría que crear su propia divisa, con una devaluación de entre el 30% y el 50%su PIB se reduciría entre el 25% y el 30% y su tasa de paro se duplicaría.

Ciertamente Cataluña es una parte crucial de la economía española. Sus 7,5 millones de habitantes representan el 16% de la población española, pero la región representa el 19% del PIB español, según la OCDE. La economía de Cataluña se beneficia de una amplia gama de industrias, desde la fabricación hasta la construcción y la agricultura.

.

Si Cataluña saliera de España, habría un gran agujero económico para ambos países. En primer lugar, Cataluña la instalación de una nueva frontera y las nuevas leyes que afectan los puestos de trabajo y de negocios de inmediato. Además, ya no formaría parte de la UE (más adelante), por lo que el comercio con otros miembros de la UE no podría continuar como de costumbre. Cataluña representa más del 25% de las exportaciones españolas.

El gobierno central también está preocupado de que si Cataluña sigue adelante con una votación, podría alentar a la región vasca a hacer lo mismo, aunque ahora mismo no parece probable

¿Es probable que Cataluña vote por la independencia?

Escritores y artistas catalanes contra el referéndum

Probablemente no. Así es como los analistas de Barclays lo resumieron en una nota de investigación de este mes:

.

¿Debemos preocuparnos por el referéndum y sus posibles consecuencias? A pesar de todos los titulares de las últimas semanas y de los venideros, creemos que la probabilidad de independencia en el corto plazo es cercana a cero. Los votantes separatistas no tienen mayoría. Las encuestas ponen este número en poco más del 40%. Además, el Tribunal Constitucional ha declarado ilegal el referéndum y, con toda probabilidad, declarará ilegal cualquier posible declaración unilateral de independencia.

¿Qué piensa la UE de la independencia catalana?

Parlamento Europeo pide ampliar sanciones de la UE a Venezuela

.

.

A principios de este mes, el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, dio la declaración más clara sobre Cataluña. En una entrevista con tres jóvenes creadores de vídeos de YouTube para Euronews, dijo que la comisión reconocería a un Estado independiente, siempre que se celebrara un referéndum con la bendición de Madrid, lo que no sucederá.

Reflejando lo que la comisión dijo cuando Escocia celebró un referéndum de independencia en 2014, Cataluña tendría que volver a solicitar la adhesión a la UE si rompía con España. “Cataluña no será capaz de convertirse en un Estado miembro de la UE el día después de tal voto”, dijo Juncker. El proceso de adhesión podría llevar años.

“Europa tiene fuertes tradiciones regionales y esto es lo que la hace rica”, dijo Juncker. “Pero no quiero que las tradiciones regionales conduzcan al separatismo ya la fragmentación de Europa. Pero, ¿quién soy yo para decirle a la gente lo que deberían pensar si son tentados por la independencia?