Preso, pero libre: El gran talante de Leopoldo López

Por Cambio16

El 18 de febrero pasado se cumplieron tres años que Leopoldo Lopez está encarcelado en Venezuela. El oponente está condenado por el régimen de Nicolás Maduro a casi catorce años, en la prisión militar de Ramo Verde, a unos cuarenta kilómetros al sur de Caracas. Después de un juicio calificado como una “farsa” por la ONG Human Rights Watch (HRW), fue condenado “por instigar la violencia durante la protestas contra el presidente Nicolas Maduro” y por la exigencia de reformas económicas y sociales durante más de tres meses en 2014, y en las que fallecieron 43 personas en hechos represivos similares a los que actualmente vive el país caribeño.

El caso puntual por el cual se procesó a López fue el fallecimiento de tres personas durante el inicio de las protestas, el 12 de febrero de ese año. Sin embargo, el 1 de diciembre de 2016, un comisario del Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin), José Ramon Perdomo Camacho fue condenado a 29 años y medio de cárcel por el asesinato del estudiante Bassil Da Costa, una de esas tres víctimas. De acuerdo con una larga investigación hecha por la prensa venezolana la fiscalía pudo determinar que las tres muertes no eran atribuibles a la oposición sino a la policía política venezolana (Sebin).

Este audiovisual, realizado por el antiguo equipo de investigación del diario venezolano Últimas Noticias -a pesar de estar bajo la censura de los grupos afectos al Gobierno que se hicieron de la cabecera en 2013- sirvió de prueba a la Fiscalía para determinar lo que pasó en ese 2014. El material fue ganador de los premios IPYS y Gabriel García Márquez.

Pero gran parte de la violencia provenía de las fuerzas de seguridad, que también detuvo a cientos de venezolanos, precisó en su momento HRW. Las fuerzas de seguridad fueron acusadas ​​de torturas y abusos “pero el gobierno también ha tolerado y ha colaborado con grupos armados progubernamentales de civiles”, dijo HRW.

López brevemente pasó a la clandestinidad, pero luego se entregó a las autoridades, utilizando los medios sociales para reunir a una multitud de seguidores que fueron testigos de lo que sería un sacrificio político y personal, mientras que el tribunal que lo esperaba para procesarlo dijo que la participación de López en las protestas era parte de “un plan para un golpe de Estado”.

En un país normal, la justicia habría liberado inmediatamente a Leopoldo Lopez , que no tenía relación con el asesino. Sin embargo, el Gobierno, junto al aparataje judicial que controla, decidió culparlo por las 40 muertes posteriores, buscando la manera de condenarlo. El presidente Nicolás Maduro, el sucesor elegido a dedo al presidente fallecido Hugo Chavez, acusó a López de terrorismo y asesinato. Cuando Chávez estaba vivo, López ya era una espina para el gobierno. En 2008, el gobierno de Chávez prohibió a López participar en las elecciones presidenciales inhabilitándolo políticamente.

“Venezuela no es un país normal. No hay separación de poderes. El poder judicial no es independiente. Uno de los fiscales del juicio, exiliado hoy, admitió que los magistrados habían obedecido las órdenes del ejecutivo” sentenció por el caso Leopoldo López Gil, su padre.

Sin separación de poderes

López se mantiene en una torre aislada, lejos de otros prisioneros, en la cárcel militar. Las visitas son restringidas a familiares y abogados, bajo el control de cámaras y micrófonos, y su derecho a la visita es violado a discreción por sus carceleros constantemente, cada vez que el gobierno tema que alguna de sus opiniones pueda salir fuera de la cárcel a la opinión pública. Saben que el líder es una pieza clave de la oposición venezolana y tiene un enorme poder de convocatoria e influencia.

“Los murmullos que Leopoldo deslizaba al oído de su esposa, Lilian Tintori, se emiten en el programa de televisión de Diosdado Cabello” -el número dos del Chavismo-, dice indignada Antonieta Mendoza de López, la madre del detenido. Ambas mujeres, cuando se les permite la visita, se someten a registros corporales intrusivos.

“Cuando Hugo Chávez fue encarcelado en 1992, después de su intento de golpe en el que mató a 200 personas, lo podía visitar cualquier persona que quisiera” recuerda Antonieta López. “ Y fue indultado dos años más tarde”.

Leopoldo López es considerado un” preso de conciencia ” por Amnistía Internacional, que ha sentenciado que está encarcelado por sus opiniones políticas. Otros líderes de Voluntad Popular, el partido que fundó, también han sido encarcelados o forzados al exilio para escapar de la persecución. “Los presos políticos son rehenes del poder”, cree Alfredo Romero del Foro Penal Venezolano, una red de abogados que defiende y apoya a las familias.

Actualmente, en Venezuela hay más de 120 presos políticos, entre ellos nueve mujeres. Veinte de ellos recibieron órdenes de libertad emitidas por los tribunales, pero el Sebin, la policía política, se niega a cumplirlas. Entre ellos se encuentra el ex líder estudiantil Yon Goicoechea, de nacionalidad venezolana y española.

Preso, pero libre

Con esa frase se titula su libro, que fue presentado a finales del año pasado en Madrid. Poco después de su llegada, los guardias recibieron la orden de mantenerlo alejado de la pluma y el papel de modo que no pudiera comunicarse con el exterior. Maduro no quiere que las palabras de López alcanzar el mundo, pero las palabras pueden escapar de otras maneras.

“Su hermana Diana escribió los párrafos -del libro de López-  en su piel” reveló en su momento Lilian Tintori, esposa de López y convertida en los últimos años en una de las principales y más activistas defensoras de los derechos humanos en Venezuela.  “Su madre escribió en sus piernas … Yo también escribí en pequeños trozos de papel que llevaba conmigo, o en mi propia piel”.

En su primera noche, recuerda, todo lo que tenía en su celda era “una vieja sábana y un colchón desgastado”.  Sus condiciones no han mejorado desde entonces. “Las altas autoridades en Ramo Verde nos tratan como prisioneros de guerra extranjeros”, escribe López. “Se nos considera enemigos”.

Al principio se le había permitido elegir sus propios libros para leer. Se las arregló para acumular unos 300 libros en su celda. Ahora sólo puede tener tres a la vez.

Tintori, quien lo visita dos veces por semana, ha denunciado en reiteradas ocasiones que López está siendo torturado. Recientemente una controversia tras rumores de un posible fallecimiento de López luego de más de un mes de incomunicación, llevaron a Tintori junto a la presión de la comunidad internacional a presionar al gobierno a dar una fe de vida de su paradero.

Pero las autoridades no han roto el espíritu de López. “Desde que llegué a Ramo Verde, me di cuenta de mi principal campo de batalla sería en mi mente y mi estado de ánimo”, escribe López. “Si estoy bien, mi familia es mejor, y mi equipo político está más motivado.”

En la prisión, López intenta mantener una rutina: Se despierta a las 5 de la mañana, hace su cama, tiene café, ora, trabaja y prácticas de boxeo con otro interno. A media mañana se inicia lo que él llama su primer “lote” de la lectura. La disciplina se cumple el resto de su día. Su lema: “El que se cansa, pierde”.

Su salida de la cárcel ahora depende de la elección de un nuevo gobierno. “Nicolas Maduro es el que mantiene Leopoldo en la cárcel” dice Tintori, quien junto a los líderes de la oposición venezolana están presionando por un cambio de gobierno. Mientras tanto, la situación política y económica de Venezuela se hace más grave.

“Estamos hablando de una dictadura en Venezuela”, dijo Tintori. “Maduro es un dictador. Él es responsable de la crisis social, política y humanitaria en Venezuela. Él sabe que en Venezuela no hay comida, no hay medicinas. Pero hay violencia, una venezolana es asesinada cada 18 minutos. Él sabe, y no ha hecho nada para mejorar las cosas”.

A medida que la presión sobre el gobierno de Maduro ha crecido, las condiciones de cárcel para López han empeorado. Además de impedimento de expresarse a través de cualquier tipo demedio escrito, las autoridades prohibieron las llamadas telefónicas de la familia. “Ellos lo encierran cada noche a las 8 en punto, sin luz, y ni siquiera se le permite una vela o una lámpara para leer” reveló Tintori. “Ahora, en la inspección, los guardias me piden que me frote la piel con alcohol para que él (López) no sea capaz de escribir sobre ella”.

Pero la voz de López ya ha salido, y sigue saliendo. Sigue resonando en las calles, en una Venezuela que  se rebela contra el régimen. Mientras hayan voces comprometidas con la libertad, la democracia y el estado de Derecho, voces como las de López y otros presos de conciencia jamás quedarán en silencio.

“Incluso en la cárcel lucharé por una Venezuela libre”

(Carta pública de Leopoldo López, publicada por The New York Times en septiembre de 2015)

PRISIÓN DE RAMO VERDE, VENEZUELA – El 12 de febrero de 2014, la elite inepta y represiva que gobierna Venezuela ordenó mi arresto por conspiración, incendio, incitación a la violencia, daño a la propiedad pública y otros crímenes. Más tarde, esa misma semana, después de dos sorpresivas visitas del presidente de la Asamblea Nacional a la casa de mi familia, me sugirieron que buscara refugio en una embajada extranjera.

En cambio, decidí entregarme el 18 de febrero de 2014, para afrontar el juicio que el régimen había planeado. Tomé esa decisión plenamente consciente de los riesgos que enfrentaba y de las posibles consecuencias de un proceso motivado políticamente, con un Poder Judicial comprometido. Por eso, cuando el 10 de septiembre de 2015 la jueza Susana Barreiros -una simple marioneta de esos gobernantes que buscan defender sus riquezas y privilegios- me sentenció a más de 13 años de prisión, no tenía ningún arrepentimiento por la decisión que había tomado. Fui condenado con el absurdo argumento de que usé “mensajes subliminales” en mis discursos sobre la no violencia para inspirar violencia durante las protestas de febrero de 2014.

Ahora estoy en confinamiento solitario en una celda de 7 x 10 pies (2 x 3 metros) que no tiene más de una cama, un inodoro y una pequeña repisa para mis escasos cambios de ropa. No tengo permitido escribir, y el único libro que me dejan tener es la Biblia. Ni siquiera tengo una lámpara o una vela para cuando oscurece. Si bien todo esto ha sido muy duro para mi familia, ellos entienden que las grandes causas requieren grandes sacrificios.

Estoy convencido de que nuestra causa es justa: la liberación del pueblo de las dolorosas consecuencias de un sistema de gobierno que ha fracasado económica, social y políticamente. Nuestra economía es la de peor rendimiento en la región: el PIB caerá un 7% en 2015 según las previsiones, y sufrimos la inflación más alta de mundo. Esta inflación nos ha llevado una devastadora escasez de bienes esenciales y ha destruido la producción doméstica, incluida la industria petrolera. La desesperación creada por estas condiciones, en conjunto con las difundidas fallas de las fuerzas del orden, ha hecho de nosotros uno de los países más violentos del mundo, con cerca de 25 mil asesinatos en 2014 solamente.

Lo que es peor, hemos perdido nuestra democracia. El Gobierno persigue a quienes piensan diferente y usa la represión para mantenerse en el poder. El juicio en mi contra fue pensado para enviar el mensaje a todos los venezolanos que pelean por un país mejor de que, a menos que desistan y cedan ante el régimen, serán los próximos. Nuestro Gobierno quiere aplastar nuestras aspiraciones y hacernos creer que esta lucha no tiene esperanzas. Quiere que nos rindamos. Pero no podemos darnos el lujo de rendirnos, porque el que se cansa pierde.

Estamos trabajando para una Venezuela en la que los derechos sean garantizados para todos, incluso el derecho a vivir dignamente. Queremos cambios regulares en el poder a través de elecciones limpias y libres, para que los venezolanos puedan coexistir pacíficamente sin importar su ideología.

En la economía, queremos un modelo que permita a todos beneficiarse del crecimiento -especialmente aquellos que tienen menos. Queremos promover las industrias locales y alentar la inversión privada para incrementar la producción y generar empleo. Queremos incrementar la producción de petróleo y usar los ingresos para diversificar nuestra economía, en lugar de usarlos para comprar votos. Y queremos proveer la educación de calidad necesaria para que todos los venezolanos prosperen.

Nuestros planes son ambiciosos, pero tienen el apoyo de millones. Para que Venezuela se mueva hacia adelante necesitamos antes que nada cambiar el sistema removiendo democráticamente al partido que nos gobierna. Las elecciones parlamentarias del 6 de diciembre presentan una oportunidad. Pero para triunfar en los comicios tenemos que unirnos. Una alianza opositora, la Mesa de la Unidad Democrática, ya se ha formado, pero necesitamos expandirla a todos los miembros de la sociedad que quieran un cambio

No podemos hacer esto solos. Les agradezco sinceramente a todos aquellos alrededor del mundo que nos han defendido. Ese apoyo nos da fe, pero esos esfuerzos no pueden terminarse hoy. Necesitamos que la comunidad internacional pugne por nuestros derechos democráticos ante los abusos del Gobierno de Venezuela, condenando la represión y promoviendo la solidaridad en los asuntos de derechos humanos en la región. Necesitamos que las Naciones Unidas incorporen estos temas en la agenda del Consejo de Derechos Humanos. Y necesitamos que la Organización de Estados Americanos invoque su carta democrática para discutir nuestra situación urgente.

Hay que ejercer presión sobre el Gobierno para que permita que haya observadores de la OEA y de la Unión Europea en las elecciones de diciembre, algo que no ocurre desde 2006. Su independencia e imparcialidad se necesita ahora más que nunca para asegurar que nuestra oportunidad de cambio no está comprometida.

Finalmente, el Gobierno de Venezuela tiene que terminar con la infundada descalificación de los líderes opositores para las próximas elecciones. Los diez a los que les prohibió postularse, incluidos los ex gobernadores Manuel Rosales y Pablo Pérez, los líderes opositores María Corina Machado y Carlos Vecchio, y yo mismo. El régimen debería liberar a los 76 prisioneros políticos, incluidos los que están bajo arresto domiciliario, como el alcalde de Caracas, Antonio Ledezma, y el ilegalmente destituido alcalde de San Cristóbal, Daniel Ceballos.

Una elección no puede ser libre ni justa cuando a aquellos que piensan diferente no se les permite postularse o están tras las rejas.

Loading...