.
lunes , septiembre 16 2019
Home / Actualidad / Groenlandia no está a la venta, pero sí abierta a los negocios

Groenlandia no está a la venta, pero sí abierta a los negocios

Las declaraciones que confirman el deseo de Donald Trump de comprar Groenlandia han causado revuelo a nivel mundial. Por supuesto, las especulaciones no se han hecho esperar dado que el presidente de los EEUU no ha sido muy claro en cuál sería el objetivo de una supuesta compra de esa isla. No obstante, este territorio es rico en recursos mineros y energéticos que lo hacen atractivo para cualquier potencia económica.

Trump causa revuelo otra vez

“Bueno, se pueden hacer muchas cosas. Esencialmente es un gran negocio inmobiliario; se pueden hacer muchas cosas. Esto está perjudicando muchísimo a Dinamarca, porque ellos están perdiendo casi 700 millones de dólares al año respaldándola (a Groenlandia), por lo que soportan una gran pérdida y estratégicamente para Estados Unidos podría ser bueno y nosotros somos un gran aliado de Dinamarca y ayudamos a Dinamarca y protegemos a Dinamarca y lo haremos. Se supone que debo parar. Estoy pensando en ir allá (Dinamarca). No necesariamente voy para allá, pero podría ir. Vamos a Polonia, quizás vayamos a Dinamarca no necesariamente por esta razón, pero vamos a ver. No es la prioridad en la agenda”.

Estas han sido más o menos las palabras de Trump, luego de dos días rumores sobre un posible interés por parte del mandatario estadounidense de comprar la isla en el Ártico. Hasta ahora no se conoce una posición oficial por parte del gobierno danés, pero sí se han conocido comentarios acerca del tema.

Por su parte la primera ministra danesa, Mette Frederiksen – quien está de visita en la isla– señaló que “Groenlandia no está en venta. Groenlandia no es danesa, es groenlandesa. Espero de verdad que no sea nada que se haya dicho en serio”, reseña Deutsche Welle. Mientras añadía que sí hay muchas otras cosas que quisieran hablar con Donald Trump.

Está previsto que el presidente de los Estados Unidos visite la nación nórdica para principios de septiembre, según lo han informado fuentes de la casa real danesa y de la oficina de la primera ministra.

Alrededor de las declaraciones de Donald Trump han surgido comentarios, miedos y suspicacias, sin embargo, los representantes del ministerio de relaciones exteriores tanto de Dinamarca como de Groenlandia afirmaban vía Twitter que la isla no está en venta, pero sí abierta a los negocios.

Groenlandia, terreno para la inversión extranjera

De acuerdo a Rasmus Leander Nielsen, profesor de la Universidad de Groenlandia, Dinamarca no puede vender esta isla ártica, lo cual no implica que el interés de Estados Unidos no resulte atractivo para el gobierno groenlandés.

“Groenlandia ha estado trabajando para convertirse en un actor de política exterior desde la década de 1970, y en los últimos años ha abierto oficinas de representación en Washington, Bruselas e Islandia. También planea abrir una oficina en China. Entonces Groenlandia está tratando de expandir su círculo de amigos”, explica Rasmus Leander Nielsen a Berlingske.

Groenlandia es un territorio autónomo perteneciente a Dinamarca. Esta autonomía la ostenta desde 1979, para 2008 el gobierno groenlandés obtiene todas las competencias que esta autonomía le concede. No obstante los asuntos exteriores, la seguridad y la política extranjera siguen en manos danesas.

Este territorio apenas si alcanza los 60 mil habitantes y su economía se basa en la caza y la pesca. Por lo que buscar fuentes alternativas de ingresos está en la agenda del gobierno local. Estas fuentes alternativas apuntan hacia el sector energético y de recursos minerales.

“Más de 200 años de recolección y estudio de minerales en Groenlandia han llevado al descubrimiento de oro, rubíes, diamantes, cobre, olivino, mármol y aceite, y nada menos que su aplicación. Se encuentran 75 nuevas especies minerales. Se estima que el futuro traerá la posibilidad de explotar las reservas de diamantes, platino y, por último, pero no menos importante, las reservas de petróleo y gas”, señala la página oficial del gobierno.

Base área de Thule

La riqueza mineral podría explicar de alguna forma el interés del presidente estadounidense en este territorio. Igualmente, podría existir un interés estratégico-militar, ya que Estados Unidos cuenta con la base aérea de Thule en territorio groenlandés.

Estas instalaciones militares se construyeron durante la II Guerra Mundial para mantener a raya la ocupación alemana que ya estaba en Dinamarca. La infraestructura se completó a inicios de los 50´en medio de la Guerra Fría.

Groenlandia_1
Vista general de la base aérea de Thule, Groenlandia

Para los 60´contaba con un Sistema de Alerta Temprana de Misil Balístico, desarrollado para prevenir a EEUU sobre misiles transpolares desde la Rusia continental o misiles lanzados desde submarinos en los Océanos Ártico y Atlántico. A finales de esta década ocurrió un incidente que la revista Times calificó como uno de los peores desastres nucleares de la historia, cuando un avión que transportaba 4 bombas de hidrógeno tuvo que aterrizar de emergencia. Actualmente, sigue como una base aérea con este mismo sistema de alerta.

La carrera del Ártico

El interés sobre Groenlandia no es un hecho aislado ni una ocurrencia más de Trump, pues Groenlandia forma parte del Ártico. Se presume que en esta región del planeta se encuentran 25% de las reservas desconocidas de gas y petróleo a nivel mundial.

Este territorio en realidad es un océano gigante cubierto por banquisa – capa de hielo flotante que se forma en las regiones polares -. Geopolíticamente, la región incluye los territorios más septentrionales de Canadá, Dinamarca, Estados Unidos, Finlandia, Islandia, Noruega, Rusia y Suecia.

El cambio climático con su consecuente calentamiento global está derritiendo el hielo en el Ártico, lo cual ha abierto rutas marinas antes inexistentes. Esto ha llamado la atención de las superpotencias que han enfilado su artillería hacia este territorio inhóspito.

Llámese Ruta Polar de la Seda (China) o Proyecto Iceberg (Rusia) la explotación de este territorio inmaculado y frágil está a la vuelta de la esquina. De allí que se presuma que Trump piense en una posible adquisición de Groenlandia en aras de ganar terreno a sus posibles adversarios.

Para más información visite Cambio16.com

Lea también:

El Ártico, la última frontera

El Ártico, la última frontera

 

 

About Maria Rosales

Check Also

Valdis Dombrovskis, vicepresidente de la Comisión Europea para el Euro, expresó que se se precisan otras más discusiones sobre el tema de la aplicación de impuestos energéticos en la UE.

Representantes de la UE proponen imponer impuestos al uso energético

Los ministros de Economía y Finanzas de la Unión Europea (UE) protagonizaron este fin de …